Skip to main content

Noticia

El accidente más bestial: parte el coche en dos y ¡sale disparada!

Accidente

Valentina Tomasello es una piloto venezolana que ha protagonizado el accidente más brutal que se recuerda en un circuito de carreras, tras estrellarse contra un árbol, partir su coche en dos y salir disparada del mismo. Pero no, no hay una tragedia que lamentar...

Incluso los no creyentes aceptarán que en la historia que os vamos a contar hoy ha habido algún tipo de intervención divina de por medio. La buena suerte no puede acaparar tanto. Nos situamos en el Autódromo Sunix, en la República Dominicana, donde tenía lugar una carrera de turismos que acabó deteniendo una bandera roja. ¿La razón? Uno de los accidentes más impactantes y virulentos que se recuerdan en una pista de velocidad.

Valentina Tomasello, piloto venezolana, peleaba por su posición con un rival cuando ambos se tocaron. Los dos coches se fueron a la escapatoria, hecha de césped y, por tanto, responsable de convertir a ambos vehículos en proyectiles. El coche de Tomasello impactó de lleno contra un árbol. Tal fue la violencia del golpe que su coche se partió por la mitad. Literalmente. Pero lo peor no fue eso, sino que la piloto salió disparada de su habitáculo saltando por encima del vehículo de su rival y cayendo al suelo.

No te pierdas: 15 accidentes de tráfico difíciles de explicar

Todos en el circuito dominicano se temieron lo peor, sobre todo porque, para rizar el rizo, Tomasello había perdido el casco en el impacto. Nadie sabe cómo pudo suceder. Sin embargo, nada más detenerse su cuerpo, Valentina dio síntomas vitales claros al intentar levantarse, algo que el propio aturdimiento del momento evitó. Enseguida llegó el personal médico, que estabilizó a la mujer antes de llevarla al hospital.

Tras las pruebas a las que fue sometida Tomasello saltó la sorpresa. Apenas una fractura en el brazo derecho después de un accidente que parecía haberla llevado a una muerte más que segura. Impresionante, sin duda. En cualquier caso, esperamos que esto sirva para que circuitos como el de Sunix revisen sus estándares de seguridad. No es de recibo tener un árbol en plena escapatoria, ni que éstas no tengan al menos grava. Que sí, que los deportes del motor siempre tendrán su peligro, pero mientras más riesgos se minimicen, mejor.

Lecturas recomendadas