Skip to main content

Práctico

Motor

7 (malos) trucos contra el calor en verano

Termómetro calor

Getty Images

Dicen que este verano no es que haya habido varias olas de altas temperaturas, sino que los termómetros no han llegado apenas a recuperarse y los registros han sido especialmente hostiles sin dar tregua. ¿Y en el coche? ¿Todo vale? Aquí van 7 (malos) trucos contra el calor en verano que conviene que conozcas para evitar disgustos si no los ejecutas correctamente. 

1 Aparcar fuera del asfalto. Estacionar bajo un árbol suele ser sinónimo de sombra, frescor y descenso de la temperatura del habitáculo. Pero también, de suciedad por la floración, resina, bichos, excrementos... Tenlo en cuenta si vas a permanecer allí mucho tiempo, o podría comprometerse la visibilidad si se manchan las lunas. 

VIDEO

VÍDEO: Todo sucede en segundos, fíjate en el espectacular incendio de un autobús eléctrico en París

Si este lugar, además, no está pavimentada, ojo con dejar el coche con el motor muy caliente sobre una zona de hojarasca o hierba seca. La temperatura del motor así como las 'chispitas' que a veces se detectan en el turbocompresor podrían hacer arden el suelo, calcinar tu vehículo y poner en peligro todo lo que haya alrededor.   

2 Fundas. Son ideales tanto a la intemperie como el interiores para proteger tu coche del sol, la lluvia, y el resto de inclemencias meteorológicas. Ahora bien: si las colocas inmediatamente después de finalizar tu trayecto, existe el riesgo de no dejar que el motor se refrigere correctamente y que el contacto con el capó y el tubo de escape agujereen el tejido o lleguen a prenderlo. 

Mejores fundas para proteger tu coche del calor y el sol en verano

3 Toallas. Pueden sacarte de un apuro como parasol sobre el parabrisas o las ventanillas. Pero ojo, porque además de llenarte el coche de arena de playa u hojas y restos de césped de piscina, si las pillas con las puertas, acabaras deformando las gomas. Si las fijas con las ventanillas, también. Y en marcha, podrían salir despedidas y provocar un accidente. 

4 Ventanillas. Si el aire acondicionado no enfría bien o quieres ahorrar unos euros, puedes abrirlas. Pero debes saber que a partir de los 80 km/h más o menos, la resistencia aerodinámica aumentará tanto que los consumos se disparen. Así que con velocidades superiores, si puedes, merece la pena encender la refrigeración y no someterte innecesariamente a ruidos y fatiga.  

 

5 Descapotables. Aunque seas de los que adora conducir a cielo abierto, no conviene que retires la capota en las horas en las que 'pega' más el sol, porque una sobreexposición podría provocarte quemaduras, mareos, deshidratación... Y un desvanecimiento en marcha resultaría especialmente peligroso. 

7 SUV descapotables

Así que no dudes en encender el sistema de refrigeración y disfrutar de la capota plegada tan pronto como el 'astro rey' no castigue tanto la piel y, a ser posible, puedas circular a una velocidad más moderada. La experiencia será mucho más placentera, la resistencia aerodinámica será menor y no despilfarrarás energía con el aire puesto y el techo abierto. 

6 Chanclas. En verano no conviene llevar ropa ni calzado de abrigo, para no aumentar la temperatura corporal en exceso, sudar más de la cuenta, fatigarse antes y aumentar el riesgo de deshidratación. Pero conducir con un calzado inadecuado como chanclas de piscina o sandalias que no se sujeten bien al pie o puedan deslizarse de los pedales está prohibido y compromete la seguridad. 

Conducir con chanclas

7 Bebidas. La Dirección General de Tráfico es la primera en lanzar campañas todos los años para que los conductores y el resto de los ocupantes beban lo suficiente durante todo el camino. Sin embargo, esta práctica tan evidente podría estar incluida también entre los 7 (malos) trucos contra el calor en verano. ¿Por qué?

Porque no todo vale. La DGT -igual que las autoridades sanitarias, los clubes automovilísticos y todos los que formamos parte del mundo de la automoción- desaconseja la ingesta de bebidas alcohólicas, 'energéticas' o demasiado excitantes. En su lugar, para hidratarse y luchar contra las altas temperaturas abogan por agua y refrescos. ¡No lo olvides!

Y además