Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

5 verdades y 5 mentiras del coche eléctrico

Verdades mentiras coche eléctrico

Con el coche eléctrico hay cosas que podemos poner en duda... otras no.

El coche eléctrico poco a poco va ganando terreno en nuestro mercado. El futuro apunta a él y las marcas lo saben, motivo suficiente para justificar sus próximas ofensivas. Pero aún en este tiempo la falta de información nos hace encontrarnos con serias dudas en este apartado. Aquí te dejamos 5 verdades y 5 mentiras del coche eléctrico, y es que no todo lo que parece es en realidad.

No te pierdas las novedades de 2019

Lo que no podemos poner en duda

Poca infraestructura

Esta es una de las verdades más importantes y, por otro lado, más limitantes del coche eléctrico. En estos momentos la infraestructura, en lo que a puestos de recarga pública se refiere, no es la más apropiada. Aún queda desarrollo en este sentido.

Precio más alto

El precio es, en la mayoría de los casos, superior a un coche tradicional. Los gastos de desarrollo son mayores y, por lo tanto, el precio de un coche eléctrico no es de lo más asequible. Eso sí, no todos son caros, encontrando buenas opciones a precio contenido.

VÍDEO: Así es el Kia Soul EV 2019

También contaminan

El coche eléctrico también contamina, es otra gran verdad. Por supuesto, no al nivel del coche de combustión interna y no de la misma manera. Durante su fabricación el coche eléctrico emite gases contaminantes. Además, su uso, en lo que a ruedas y sistema de frenado se refiere, deja residuos contaminantes.

Más tiempo de espera

El tiempo de espera en recarga es, en condicionales normales, notablemente alto. Si bien existen los “supercargadores” de Tesla, entre otros, que bajan el tiempo de espera notablemente. Si en el día a día coges el coche para la ciudad y por la noche aprovechas para cargarlo no hay problema, en cambio si haces un viaje largo y debes parar cuando necesites una recarga este tiempo de espera resulta más determinante.

Mayor aceleración

La aceleración de los coches eléctricos es superior a la de los coches tradicionales debido a que el par es instantáneo. Con ello provoca una sensación de aceleración en nuestro cuerpo mucho más intensa y continua de la que estamos acostumbrados.

No te pierdas: 'Otro radar Veloláser inmortalizado en Galicia'

Lo que sí podemos poner en duda

Poca autonomía

No todos los eléctricos tienen poca autonomía, ni tampoco en todos es tan variable. Si puedes darle la razón a quien diga que la autonomía declarada es poco realista, aunque pasa exactamente lo mismo con los coches de combustión interna.

Ninguna diversión

Un coche eléctrico puede ser también divertido como lo es un coche de combustión interna. Los coches de Tesla, con el Model S como máximo exponente, son muy interesantes de conducir. Y si le has echado un ojo a las últimas novedades en deportivos eléctricos te habrás dado cuenta que muchos superan los 1.000 CV. ¡Para aburrirte!

No te pierdas: 'La Guardia Civil patrullará en Seat León ST'

Mayor mantenimiento

El mantenimiento del coche eléctrico no es superior al de un coche tradicional. Es más, en la mayoría de casos supone un ahorro en comparación. Según muchos expertos con un coche eléctrico ahorras un 40% de media en mantenimiento debido a las pocas tareas que requiere.

Poca fiabilidad

¿Quién puede asegurar que un coche eléctrico sea menos fiable? Si es cierto que al coche eléctrico le queda un largo camino por recorrer, y que aún no disponemos de un parque móvil lo suficientemente grande para dar conclusiones. Pero la tecnología lleva desarrollándose largos años y su funcionamiento es fiable.

Alto precio de las recargas

Hay quien asegura que con las recargas no ahorras tanto como se piensa por las constantes subidas de la luz. En España es cierto que el precio de la luz se ha disparado, pero ni por esas el coche eléctrico sale caro en cuanto a recargas. De media gastarás dos euros por recarga.

Lecturas recomendadas