Skip to main content

Noticia

5 diferencias entre el primer Porsche Cayman y el nuevo Porsche 718

Porsche 718 Cayman
Casi 15 años dan para mucho.

Aunque las miradas ahora estén puestas casi todas sobre el Porsche Taycan, la marca alemana tiene una gama de deportivos de lo más interesante. Aunque está capitaneada por el Porsche 911, es en la base de la misma donde la propuesta ya llama la atención. El Cayman (y el Boxster) son deportivos “de acceso” que ya quisieran tener como tope de gama otros fabricantes y que con el paso de los años han evolucionado mucho. Estas son 5 diferencias entre el primer Porsche Cayman y el nuevo Porsche 718, como fue rebautizado hace tres años.

VÍDEO: Porsche 718 Cayman GT4, por fin lo vemos en movimiento

Como apunte antes de empezar, tomaremos como base las versiones S, puesto que es el formato en que se presentó originalmente el Cayman, aclarando cuando nos refiramos a otras cuando sea necesario.

Cambio de nomenclatura

Salta a primera vista, ¿por qué Porsche optó por renombrar su gama de acceso y ponerle el prefijo de 718? Para realizar un homenaje al 718, un modelo que tomó el relevo del 550 Spyder y que supuso bastantes éxitos para la marca: tres victorias consecutivas en la Targa Florio (del 59 al 61), además en un tercer y cuarto puesto en las 24 Horas de Le Mans de 1958 con las versiones 718 RSK.

El número de cilindros

Lo que más destacaba del 718 era su motor, un cuatro cilindros ligero, potente y con muy buen rendimiento; y esa es la característica que supuso el mayor cambio entre el Cayman y el 718 Cayman. El original, en versión S, utilizaba un motor 3.4 de seis cilindros que rendía 295 CV de potencia, la segunda generación, que apareció en 2012, mantenía un bóxer de seis cilindros y 3,4 litros que desarrollaba 325 CV, pero en el salto al 718 el cambio fue radical: el bloque empleado era un tetracilíndrico con turbo que, a pesar de ser más pequeño, entrega 350 CV.

Prueba del Porsche 718 Cayman GT4

Los motores de más a menos y de menos a más

A la hora de presentar un coche se pueden seguir diversas fórmulas. Últimamente está de moda mostrarlo en una versión media/alta de gama o quizá el tope, para luego lanzar las versiones más potentes, pero en este caso Porsche ha utilizado dos estrategias dispares.

El Cayman original se presentó en la variante S, con un motor 3.4 que desarrollaba 295 CV de potencia y 340 Nm de par máximo, pero no fue hasta unos meses después cuando mostró la versión de acceso, con “solo” 245 CV. Por su parte, el 718 Cayman desde un primer momento estuvo disponible como base y S (con 300 y 350 CV, respectivamente), para pasar a ampliar posteriormente su gama con versiones más radicales: GTS (365 CV) y GT4 (420 CV).

Dimensiones y peso

No es que sea el automóvil más antiguo del mercado, pero con casi 15 años a sus espaldas ha tenido mucho tiempo para experimentar una cierta evolución. El original tenía una longitud de 4.341 mm, una anchura de 1.801 mm y una altura de 1.305 mm, mientras que su batalla se quedaba en 2.415 mm. El actual Porsche 718 no varía en exceso sus dimensiones, pero la poca variación sigue la tendencia de todo el sector: es más largo, llegando hasta los 4.379 mm; mantiene una anchura idéntica, es algo más bajo, con 1.284 mm; y su distancia entre ejes se ha ampliado hasta los 2.475 mm.

Aunque en Porsche han hecho un trabajo considerable para contener su peso, ha sido inevitable que gane algunos (aunque muy pocos) kilos: 1.430 para el modelo de hoy en día, por los 1.415 del original.

Precio

Como es lógico, ahora es más caro que antes, cosas de la inflación. Aunque nos refiramos a él como modelo de acceso, hay que tener en cuenta que hablamos de una marca premium y de un deportivo: el Cayman de 2006 costaba 65.344 euros y el 718 Cayman S se va hasta los 78.695 euros.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además