Skip to main content

Noticia

2º Informe RACE 2018: seis sillas de coche que NO debes comprar

Sillita de bebé contramarcha

Muchas están fabricadas con sustancias tóxicas para los niños

Cada año, el RACE junto con otros clubs y asociaciones europeas realiza dos pruebas de seguridad infantil. Con el segundo informe de 2018 llega una advertencia: cuidado, porque el 25% de las sillitas infantiles analizadas no son seguras.

El Real Automóvil Club de España ha publicado su 2º Informe de Seguridad Infantil para 2018. En el primero, dos de las 29 sillas analizadas suspendían en impacto frontal. En este segundo, han puesto a prueba la seguridad de 24 sistemas de retención infantil: ninguna ha conseguido el nivel muy satisfactorio; 15 alcanzan la clasificación de satisfactorio; tres se quedan a nivel aceptable; y seis suspenden con muy insatisfactorio.

Para elaborar el ranking de las mejores y peores sillas infantiles para 2018, el RACE y demás clubs europeos analizan cuatro parámetros:

  • seguridad en choque frontal y lateral
  • manejo, limpieza y acabado
  • ergonomía
  • presencia de sustancias tóxicas

Los seis peores sillas infantiles para 2018 según el RACE

  1. Foppapedretti Uniko i-Size. De 40 a 95 cms. Suspende, por un lado, en el test de choque frontal y, por otro, porque su tapicería está cargada de naftalina. En consecuencia, ambos apartados del test reciben la calificación de "Muy insatisfactorio" y ninguno de los dos resultados puede ser compensado con un resultado mejor en otras pruebas.
    A nivel de seguridad, su nota también es Muy Insatisfactorio.
    Silla Foppapedretti Uniko i-Size
  2. Jané Koos i-Size + iPlatform. De 40 a 83 cms. El gran problema de esta silla es su alto contenido en naftalina.
  3. Jané Koos i-Size. De 40 a 83 cms. Como la anterior, esta Jané tiene un alto contenido en sustancias tóxicas, naftalina, concretamente, lo que implica un suspenso en la nota final.
    Es importante apuntar que esta silla consigue muy buenos resultados en los test de impacto.
  4. Graco Turn2Reach. Menos de 18 kilos. Aunque su seguridad ante impacto es aceptable, suspende por la presencia de sustancias tóxicas: contiene un retardante de llama TCPP.
  5. Nachfolger Hy5 TT. Menos de 18 kislo. Otra silla infantil que suspende por tener sustancias tóxicas (naftalina) en su composición. En seguridad es aceptable.
  6. Osann Fox. Menos de 18 kilos. Además del TCPP encontrado en la silla Graco Turn2Reach, esta Osann está cargado de otro retardante que se llama TDCP. En ambos casos, supera los valores legales vigentes para juguetes de la Directiva europea 2014/79/UE.
    La Ossan Fox es una silla nada recomendable ya que también suspende en las pruebas de impacto.

Cinco consejos a la hora de comprar un silla de coche

  1. La silla infantil para el coche tiene que poder montarse en el vehículo de la forma más apretada y firme posible. Sobre todo, en coches antiguos, por ejemplo, con unos anclajes de cinturón demasiado largos, puede ocurrir que el asiento no se pueda fijar de forma estable.
  2. Para garantizar una retención óptima hay que fijarse en que los cinturones vayan lo más rectos posible y que no estén doblados.
  3. Especialmente en el caso de los capazos para bebé, hay que comprobar si la longitud del cinturón del vehículo es suficiente para poder abrochar el asiento de forma segura. Si es demasiado corto para un capazo normal, es posible instalar un capazo con base aparte.
  4. En los elevadores con respaldo a veces sucede que el cinturón deja de permitir automáticamente que el niño se eche hacia adelante. En ese caso se debe probar otro asiento cuya posición de la guía de los hombros se adapte mejor a la geometría del cinturón del coche.
  5. Los modelos de silla de coche con homologación semiuniversal (por ejemplo, cualquier asiento infantil con pata de apoyo) no pueden montarse en todos los coches. Estos productos traen una lista de modelos en la que consultar si se pueden usar en el vehículo propio.

Así debe ser la sillita perfecta 

  • Segura. Un buen asiento infantil debe proteger al niño incluso en accidentes más graves que los de este análisis, que ya exceden los requisitos legales. Además, tampoco tiene que haber mucho riesgo de lesión para el niño en caso de impacto lateral.
  • De fácil manejo. Se sabe por diferentes estudios que es frecuente cometer errores al usar las sillas infantiles. Un buen asiento se puede manejar de forma intuitiva, reduciendo así el riesgo de error de uso.
  • Ergonómica. En una buena silla, el niño se encuentra cómodo y relajado, y en ella caben bien tanto niños crecidos como vigorosos.
  • No tóxica. Existen varias leyes, normas y reglamentos sobre el contenido de sustancias tóxicas en juguetes y tejidos. Los buenos asientos para coche también cumplen estas directrices.

Lecturas recomendadas