Skip to main content

Lista

Motor

Cómo se hace un control de drogas, paso a paso

Control de drogas

Conducir bajo los efectos del alcohol o de las drogas está prohibido. Sí, parece una obviedad, pero, sin embargo, son muchos los conductores los que se ponen al volante del coche después de haber consumido alguna de estas sustancias sin ser conscientes del riesgo que esto implica. La DGT es consciente de que se trata de un problema que no cesa y por ello sigue estrechando el cerco con una amplia red de pruebas a la que puede que te hayas enfrentado en alguna ocasión. Así es cómo se hace un control de drogas, paso a paso.

Multas de alcoholemia: estas son las sanciones y así te afecta el alcohol al volante

Según los datos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de España, en los últimos tres años la tendencia en el porcentaje de conductores que habían dado positivo en alcohol había descendido… hasta que llegó 2019. El año pasado se registró un aumento del 1,6%: se pasó del 26,5% de 2018 a un 28,1%.

El consumo de drogas también ha subido. En concreto, el porcentaje de positivos ha crecido casi ocho puntos en diez años: en 2009 era de un 12,3% y en 2019 se alcanzó un 20,1%. Los psicofármacos también han experimentado una tendencia al alza, pero algo más contenida ya que en 2009 se registró un 8,4% y diez años después los positivos se sitúan en un 12,4%.

Cómo se hace un control de drogas

Los controles de alcohol y drogas no sólo tienen como objetivo a los conductores de coches y motocicletas: los ciclistas y peatones también pueden verse obligados a someterse a un test cuando han causado un accidente de tráfico. Si alguna vez tienes que enfrentarte a estas pruebas, así será el proceso.

1. Información

Antes de empezar, el agente te informará al conductor de la obligación de someterte a dicha prueba. Negarse es un delito del que te hablaremos más tarde.

2. Una muestra de saliva

Normalmente te harán una prueba de alcohol para, después, coger una muestra de saliva con unos dispositivos especiales. A esta toma se le llama ‘indiciaria’ y su objetivo es detectar la posible presencia por consumo reciente de sustancias ilegales.

3. Segunda muestra

Si das positivo en algún tipo de sustancia, cogerán una segunda muestra de saliva que enviarán directamente a un laboratorio para su análisis y confirmación del positivo. Además, no podrás volver a ponerte al volante de su coche.

Un Guardia Civil en un control de alcoholemia

4. Análisis de sangre

Puedes pedir un análisis de sangre como prueba de contraste. Te lo harán en un centro de salud o en un hospital y si das positivo, tendrás que pagar los gastos.

5. Expediente

Los resultados del laboratorio toxicológico formarán parte del informe de la Guardia Civil con el que se iniciará el correspondiente expediente. Éste puede llevar por dos vías:

  • Administrativa: multa de 1.000 euros y pérdida de 6 puntos.
  • Judicial: penas de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días… y privación del derecho a conducir de 1 a 4 años.

La multa por negarse a un control de drogas

Como te hemos explicado antes, si te niegas a realizar un control de alcoholemia o de drogas será considerado como un delito. Así lo estipula el Artículo 383 del Código Penal que, además, establece las penas con las que está castigado: prisión de entre seis meses y un año y la sustracción del permiso de conducir de uno a cuatro años.

Y además