Skip to main content

Noticia

F1

GP de Japón de F1 1989: Senna y Prost se divorcian

Ayrton Senna - Alain Prost - GP Japon - Suzuka - 1989

El GP de Japón de F1 de la temporada 1989 tuvo como protagonistas a Ayrton Senna y Alain Prost en uno de los momentos más tensos que se recuerdan.

El título de Campeón del Mundo llegó en el aire al GP de
Japón de F1 de 1989
. Alain Prost era
líder por 12 puntos de ventaja, aunque Ayrton
Senna
venía recortando esta distancia y todo apuntaba a
que en Suzuka las cosas se podrían apretar aún más. Era la
decimoquinta y penúltima carrera del calendario y Senna necesitaba ganar
obligatoriamente para poder mantener sus opciones hasta el
final.

Los primeros acontecimientos relevantes no tardaron en suceder
en aquel Gran Premio de Japón. Senna se quedaba con
la pole con una aplastante diferencia de 1,7 segundos con respecto
a Prost, que ocuparía el segundo lugar en la parrilla de salida. El
brasileño amenazaba con ser inalcanzable en Suzuka.

Sin embargo, Prost salió disparado mientras Senna erraba en esos primeros compases y
perdía la primera posición. El GP de Japón se fue calentando vuelta
a vuelta y aunque Senna parecía tener un mejor ritmo, Prost cerraba
la puerta una y otra vez.

El momento clave llegó en la vuelta 46, cuando el brasileño se
lanzó al interior de la chicane para intentar adelantar a Prost.
Ninguno levantó el pie, no cedieron y el resultado fue un choque
que les llevó a los dos fuera de la pista. Es esas circunstancias
Prost era el nuevo Campeón del Mundo. El francés se bajó del
McLaren dando por finalizada una carrera que le
había valido el título.

 

Pero Senna no tiró la toalla. Insistió a los
comisarios para que empujaran su coche y, aprovechando la
escapatoria de la chicane, volvió a pista con el alerón delantero
roto. Se apresuró a dar la vuelta completa para pasar por boxes y
montar un alerón nuevo. Cuando regresó a pista, Alessandro Nannini
era líder con cinco segundos de ventaja sobre el
brasileño. 

Senna solo tardó dos vueltas en dar caza al de Benetton y
adelantarle justo en el mismo punto en el que se había chocado con
Prost. Este veía desde el muro cómo su compañero
de equipo volaba hacia esa victoria que necesitaba para no perder
el título.

Senna cruzó la meta en primera posición y ganó la carrera, pero
el GP de Japón de 1989 no había acabado aún. La
FIA inició una investigación en la que Jean-Marie
Balestre escuchó las versiones de Prost, Senna y Ron Dennis,
jefe del equipo McLaren. Se analizaron las imágenes y sin poder
determinar si la maniobra había sido limpia por parte de Prost o
Senna, finalmente, se decidió la descalificación del brasileño por
haberse saltado la chicane en su regreso a pista a través de la
escapatoria. Además, fue sancionado con 100.000 dólares y una
suspensión deportiva de seis meses. Prost acababa de conseguir su
tercer título de Campeón del Mundo y al año siguiente abandonó
McLaren para fichar por Ferrari tras dos años de mucha tensión
compartiendo box con Senna.

Quiso el destino que la polémica decisión con la que finalizó el
GP de Japón de 1989 tuviera un emocionante segundo capítulo en la
siguiente temporada, con los mismos protagonistas y en el mismo
escenario: el GP
de Japón de 1990

Lecturas recomendadas