Skip to main content

Noticia

F1

Ferrari pone a punto el coche de Villeneuve de 1979

Ferrari - Villeneuve - Fiorano

Ferrari ya tiene listo el coche de Gilles Villeneuve con el que su hijo Jacques rendirá homenaje dentro de unos días por el aniversario de la muerte de su padre.

Trabajar para Ferrari con uno de los
coches de Villeneuve puede ser un gran
regalo, además de una gran resposabilidad. De vez en cuando, todo
el mundo disfruta de un día especial y este fue sin duda el caso de
Andrea Bertolini, que trabaja con la Scuderia
Ferrari
 como probador en el desarrollo de coches y
como piloto en carreras de GT. 

Recientemente ha podido cumplir un sueño que había tenido desde
la infancia. Él creció con la leyenda que es Ferrari y tuvo la
oportunidad de hacer una prueba que sería inolvidable para él.
Conducir uno de los Ferrari de Gilles
Villeneuve
. Parte del trabajo de Bertolini se desarrolla
dentro del departamento 'F1 Clienti' en el que se
hace el mantenimiento y puesta a punto de los monoplazas históricos
de la marca que se conservan, tanto por parte de Ferrari, como por
coleccionistas privados, un privilegio único que le ha llevado a
poder conducir la mayoría de los monoplazas de Ferrari de
la Fórmula 1. Ya que la mayoría de los
coches, estén comprados o no, son conservados por el propio equipo
en Maranello.

En Fiorano, Bertolini llevó a cabo su salida a pista número 283
desde que trabaja en Maranello, mientras se acomodaba en el cockpit
de uno de los pocos coches que aún no había podido probar: uno de
los Ferrari 312T4 utilizado por Gilles Villeneuve y Jody Scheckter
en 1979 y que logró el doblete para la Scuderia con el sudafricano como
campeón del Mundo de pilotos. El coche, número de chasis 41, es
parte de la colección de Jonathan Giacobazzi Donelli Vini y el 8 de
mayo, será conducido por el hijo del mítico
Gilles, Jacques
Villeneuve
, para conmemorar el trigésimo aniversario de la
muerte de su padre. 

Bertolini dio un par de vueltas en la versión corta de la pista
de Fiorano para comprobar
el Ferrari de Villeneuve funcionaba
correctamente, experimentando la emoción especial que tiene saber
que se está conduciendo un coche que fue pilotado por un hombre que
se siempre tendrá un lugar especial en la historia de Ferrari.

Lecturas recomendadas