200 razones para comprar una buena batería para tu coche

200 razones para comprar una buena batería para tu coche

Tranquilo que no te voy a enumerar una por una las 200 razones por las que debes comprar una buena batería para tu coche, pero sí te las voy a resumir en dos ideas: según cada coche, de la batería depende el correcto funcionamiento de 50 ordenadores y hasta 150 dispositivos eléctricos.

Toma nota porque te voy a dar 200 razones para comprar una buena batería para tu coche. Tranquilo, que nos las voy a enumerar todas una a una. Primero porque puede que te canses de leer antes de tiempo; segundo, porque depediendo de cual sea tu coche quizá la lista sea algo más reducida y, tercero, porque con decirte que de la batería depende el buen funcionamiento de una media de 50 ordenadores y hasta 150 dispositivos eléctricos ya te he dado 200 motivos más que contudentes, ¿no te parece?

La responsabilidad de la batería del coche ha ido in crescendo desde aquellos años 50 en los que era la encargada de las labores de arranque-alumbrado-ignición. Hoy día, sin ella no sería posible abrir y cerrar el techo solar, acceder a los vehículos con tecnología de apertura sin llaves o disfrutar de buena parte de los sistemas de gestión del motor (como el Start-Stop) y los de entretenimiento a bordo.

La batería debe ofrecer un funcionamiento cuando el vehículo está en marcha, pero también mientras permanece parado. Para ello cuenta con una capacidad de reserva para mantener los ordenadores activos y listos para su uso cuando el conductor lo necesite. Esta reserva es la que alimenta los sistemas de alarma, los sistemas de apertura por control remoto, y los sistemas de telecomunicaciones que se encuentran presentes en la mayoría de los vehículos modernos.

“Debido al aumento en las necesidades de alimentación de los accesorios del vehículo y de las funciones de seguridad, junto con el cambio en la normativa medioambiental, las baterías de automoción desempeñan un papel cada vez más importante en los vehículos de hoy en día”, declara Christian Rosenkranz, Vicepresidente de EMEA Engineering en Johnson Controls, fabricante de las baterías VARTA. 

¡El coche no arranca!

De acuerdo con los informes de la Asociación General Automovilística Alemana (ADAC), el 33% de las averías en los vehículos se producen por culpa de baterías defectuosas. 

Para evitar problemas en el arranque el mejor consejo es hacer una revisión periódica de la batería; y llegado el momento de montar una nueva, acudir a un taller cualificado. “Para cambiar una batería es necesario contar con unas herramientas especiales y conocimiento técnico. Cambiar una batería no es un juego de niños”, explica Rosenkranz.

Desde VARTA recuerdan que quitar una batería y poner otra no es tan sencillo como desconectar o conectar los bornes. La batería se encuentra directamente conectada a los componentes eléctricos del coche. Si el circuito eléctrico entre la batería y el sistema informático del vehículo está roto, puede producirse una pérdida de datos en las unidades de control del vehículo y en las estructuras de entretenimiento. Puede que sea necesario reprogramar los componentes electrónicos como las radios y las ventanas.

Los sistemas que más batería consumen

Hemos dicho que no te íbamos a cansar con el listado completo de los 200 sistemas que funcionan gracias a la batería, pero para que no te quedes con la duda aquí van algunos de los que más batería consumen:

El encendedor: también utilizado para cargar los Smartphone, necesitan hasta 100 vatios.

Calefacción de la luna trasera: Su consumo: 120 vatios.

Techo solar: requiere 200 vatios cada vez que se abre o cierra.

Calefacción: el calor generado por el motor no es suficiente cuando este está frío y las temperaturas en el exterior también son frías. La batería tiene que proporcionar energía a la calefacción porque se necesita una carga de 1000 vatios. 

Luces antiniebla: cada una consume entre 35-55 vatios cuando están encendidas.

Elevalunas: se necesitan hasta 150 vatios de potencia para operar los motores de las ventanas, puertas y maletero.

Asientos calefactables: consumen entre 100-200 vatios por asiento.

Arranque: necesita entre 800 y 3.000 vatios de potencia para arrancar el motor -más que el horno de una cocina. 

Limpiaparabrisas: utilizan entre 80 - 150 vatios.

Luces de cruce y de carretera: los sistemas LED modernos requieren solo en torno a 50 vatios de potencia.

Sistema de gestión del motor: se utilizan 200 vatios para alimentar una serie de componentes electrónicos que garantizan el funcionamiento eficiente del motor. Sin él, los automóviles modernos no serían capaces de cumplir con la estricta normativa de emisiones.