Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Opel Crossland X vs Opel Grandland X

Opel Crossland X vs Opel Grandland X

Dos nacidos en Rüsselsheim del matrimonio con PSA: hablamos del Opel Crossland X y el Opel Grandland X. ¿Cuál de los dos SUV hermanos ha salido más redondo? Eso es justo lo que vamos a comprobar aquí. Comparativa: Opel Crossland X vs Opel Grandland X.

No te pierdas: Novedades 2019

Lo que no podemos confirmar es si aquel matrimonio se fundó sobre el amor o es de conveniencia. Opel y Peugeot caminan de la mano por el mundo desde 2017, y son los orgullosos padres de estos dos SUV. El primero en nacer, el Crossland, es más pequeño, pero ópticamente tiene más de ese toque 'chic' francés. Y detalles como el amortiguador del capó delatan que este modelo es el niño bonito del matrimonio.

¿Y qué pasa con el Grandland X?

VÍDEO: El Opel Grandland X a fondo

¿Es al que tienen manía? Por lo pronto, el capó se sostiene abierto con una varilla. Y las zonas de separación entre los elementos de la carrocería nos han parecido bastante irregulares. ¡Pero un momento! Porque el Grandland, 26.5 centímetros más largo, esconde muchos valores interiores.

No te pierdas: prueba a fondo del Opel Crossland X

En las plazas traseras han más distancia respecto al respaldo anterior, y puedes llevar el pelo más, cardado, concretamente, en dos centímetros. Los 10 centímetros que le saca a su hermano a la altura de los hombros permiten que detrás puedan viajar tres personas con cierta comodidad. Y no tendrán que dejarse nada en casa: tiene casi 400 litros más de capacidad máxima para equipaje que su hermano pequeño.

Así se comportan

Opel Crossland X vs Opel Grandland X

En cuando a confort, lo cierto es que ambos SUV podrían tener unas suspensiones más fluidas. Sobre todo en el Grandland, en carreteras en mal estado, se nota algo tosco. Al menos, los asientos de detrás van mejor mullidos. Y sobre asfalto normal, con sus 100 kilos extra, se nota más pesado, pero también más sólido y aplomado. Más maduro, en definitiva.

En el Crossland entran, claramente, más ruidos del chasis y el motor al interior, el coche se siente menos grueso y aislado, más sencillo. Pero sí que nos gusta su respuesta briosa. El tres cilindros turbo de 130 CV gruñe ávido de vueltas, y tomar curvas con este coche es más divertido que al volante de su hermano mayor.

Conclusión

Al primer vistazo, nos conquista antes el dinámico Crossland. Pero el Grandland sorprende con su espacio interior, y una respuesta relajada que casa con esta categoría.

¿Cuál es tu coche ideal?

Y además