Skip to main content

La tercera generación del Mazda6, que ahora recibe un facelift, lleva en el mercado desde 2013, y con su carrocería afilada y atractiva, viene a ser algo así como la versión racional de un Alfa Romeo. Pero vamos a enfrentarlo a otros dos modelos de su segmento que tienen su propia personalidad. A los tres le une, eso sí, que llevan potentes motores diésel. Comparativa: Mazda6 vs Opel Insignia y Volkswagen Passat.

El lavado de cara que acaba de recibir el Mazda se detecta en un morro alfo cambiado, nuevos faros y unas salidas de escape más grandes. Dentro, me encuentro materiales de mejor calidad, una consola centra rediseñada y una nueva pantalla de ocho pulgadas. Los faros de LED, el navegador y el climatizador bizona con ahora de serie en todos los 6. El espacio interior permanece invariable, y el maletero cubica 480 litros.

Mazda6 vs Opel Insignia y Volkswagen Passat

Gracias a que ahora el respaldo trasero se abate en dos partes, aumentar su capacidad es más fácil. Nos hubiera gustado, eso sí, que hubieran mejorado las regulaciones de los asientos delanteros. Y echamos en falta regulación en la zona de los muslos. Hay alguna falta de detalle, como el tapizado del maletero, de aspecto barato, que contrasta mucho con le gran sensación de calidad que transmite el cockpit.

El Opel, con portón

En eso, el Opel Insignia lo hace mejor: su calidad de acabados aguantan el segundo y el tercer vistazo. Gracias a sus 4,90 metros de largo, ofrece un par de centímetros más de espacio que el Mazda en todas las cotas. Además, es el único que ofrece un gran portón trasero, con un acceso muy cómodo de equipaje y una capacidad que va de los 490 litros a los 1.450 si abates su respaldo divisible en tres partes. Nos han decepcionado sus siempre alabados asientos AGR. Siguen siendo cómodos, pero el mullido del respaldo es menos generoso que en los de modelos anteriores.

El diésel del Mazda, una delicia

Los asientos del Volkswagen Passat son mejores. Ofrecen mucha comodidad lo que, unido a su generoso espacio, logra que los viajes largos se solventen sin fatiga alguna. Es el que ofrece mayor habitabilidad con las menores cotas exteriores (4,77 metros). Eso sí que es optimizar espacio. Por eso no sorprende que también tenga el maletero más grande, con 586 litros. 

El motor del Mazda6 cumple la exigente norma Euro 6d TEMP. Gracias a su sobrealimentación de dos fases y le geometría variable del turbo, este 2,2 litros diésel rinde 184 CV, nueve más que antes. El par motor sube en 25 Nm, hasta los 445. Es un motor muy suave, que va tan fluido y silencioso ya desde el arranque en frío, que uno piensa que lleva un gasolina bajo el capó. Sube elástico por las diferentes  franjas de revoluciones, y no se nota que tiene seis CV menos y es más pesado que el Passat.

Mazda6 vs Opel Insignia y Volkswagen Passat

El TDI de Volkswagen tiene un funcionamiento más rudo, y al arrancar molesta bastante su pronunciado agujero del turbo, y una elasticidad posterior menor que la del japonés. La culpa la tiene una transmisión con relaciones muy largas. También lleva catalizador SCR de serie, pero no pasa de la norma Euro 6c. A partir de este mes, con DSG, cumplirá la Euro 6d TEMP.

Así se comportan

Con sus 170 CV, el Insignia se queda por detrás de sus rivales en aceleración. Pero su buen empuje ya desde bajas vueltas, y el hecho de que cumpla la Euro 6d TEMP, juegan a su favor. No así su consumo de 6,2 litros, que es el más elevado. El Mazda ha gastado 6,1, y al Volkswagen le han bastado 5,6. El alemán lleva n chasis variable que siempre encuentra el ajuste idóneo para cada situación. Eso, junto a sus 1.170 kilómetros de autonomía, lo convierten en el compañero ideal para los viajes largos. Siempre va muy bien asentado sobre el asfalto, incluso cuando aceleramos a fondo a alcanzamos velocidades muy elevadas por autovías alemanas.

El Mazda tiene un ajuste más duro, y a poca velocidad se vuelve rebotón sobre los agujeros de la carretera, pero cuando alcanzas cierto ritmo su comportamiento es más amable. Nos ha sorprendido el Opel. Aunque lleva unas enormes llantas de 20 pulgadas y el chasis estándar, apenas se queda por detrás el Passat en confort. Y eso con un rodar muy aplomado y un guidado preciso. Y su potencia de frenada está al nivel de un deportivo. En comportamiento, el Opel se lleva la palma.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas