Skip to main content

Cuatro coches, una misma plataforma... Y estilos muy diferentes.

Tan diferentes que se ven el Volkswagen T-Roc, Sportsvan, Tiguan y Golf, los cuatro comparten la misma plataforma modular MQB. Entonces, ¿qué los diferencia, aparte de su carrocería? Para empezar, el público al que va dirigido cada modelo. Para seguir, muchas cosas más. Lo demostramos en esta prueba. Comparativa: 4 Volkswagen con la misma plataforma.

Para poder afinar aún más en lo que los diferencia, queríamos a los cuatro con el mismo motor, el 1,5 litros TSI de 150 CV. Pero el Volkswagen Tiguan aún lleva el 1,4 litros TSI bajo el capó, eso sí, con la misma potencia. Los niveles de acabado son diferentes, porque en cada modelo están configurados a su manera.

El Volkswagen T-Roc es el nuevo del cuarteto, y está en el mercado desde finales de 2017. Entra a competir en el disputado segmento de los SUV pequeños, y viene con un diseño fresco y muy estudiado con un fin claro: gustar muchos. También por dentro: su habitáculo colorido y su cockpot digital opcional hacen que te salga una sonrisa nada más entrar.

Pero nos preguntamos: ¿Por qué han recurrido sobre todo a plásticos duros para las superficies, en lugar de materiales mullidos como en los otros modelos de la comparativa? También los delgados asientos parecen más de la categoría del Polo que la del Volkswagen Golf. Uno va sentado 8,5 centímetros más elevado que en este último, más o menos como en el Volkswagen Sportsvan, pero menos que en el Tiguan, que añade 8,5 más. El T-Roc es tres centímetros más corto que el Golf y 11 que el Sportsvan, y eso, claro, perjudica su espacio respecto a sus oponentes. Detrás es, con diferencia, el más angosto, aunque suficiente, también para adultos. El maletero cubica 392 litros, solo el del Golf, con 380, es un poco más pequeño.

Volkswagen T-Roc, Sportsvan, Tiguan y Golf

Y el T-Roc prescinde de una gran variabilidad, aunque el respaldo trasero se abate por partes. La boca de carga, con 77 centímetros, es comparativamente alta. Con el 1,5 litros de 150 CV y 250 Nm, el T-Roc se mueve con viveza, pero está menos aislado que el Golf. Tiene un comportamiento dinámico que casa muy bien con su diseño. La suspensión es comparativamente más rígida, a veces, incluso algo seca en su respuesta.

El Volkswagen Sportsvan tiene un ajuste mucho más confortable, y las prestaciones apenas se diferencian de las del T-Roc y el Golf: el TSI trabaja con brío y en silencio, y solo al subirlo mucho de vueltas se hace bastante patente, pero con un sonido atractivo de tintes deportivos. Va acoplado a un cambio de siete velocidades con doble embrague que da algunos tirones al arrancar, pero una vez en marcha, cuando alcanza la temperatura óptima, el funcionamiento gana en fluidez.

El Sportsvan acusa más movimientos de la carrocería que el T-Roc, pero su enfoque es una conducción relajada, y un interior amplio, aprovechable y práctico. En la segunda fila el espacio es muy generoso y la banquera se desliza longitudinalmente, mientras que la inclinación del respaldo es regulable. Aquí van cómodos incluso adultos de gran talla. El maletero, con 590 litros, es el segundo más grande, por detrás del Tiguan. La boca de carga es la más baja con 66 centímetros, y por tanto la más cómoda de las cuatro.

Volkswagen T-Roc, Sportsvan, Tiguan y Golf

El Volkswagen Tiguan pone un poco más difícil cargar equipaje con su boca de carga de 74 centímetros. Por sus medidas, es claramente el más grande, con 26 centímetros de largo más que el T-Roc, al que también le saca 8,4 centímetros de batalla. Y es, con diferencia, el más espacioso por dentro. Delante uno va muy cómodo, a 70 centímetros del asfalto, y con la mejor visibilidad de los cuatro. Detrás tiene una banqueta que se desliza longitudinalmente por partes, y el respaldo también se regula en inclinación. Todo es muy confortable, y adultos de gran tamaño no tendrán estrecheces aquí dentro.

Tiene, además, el maletero más grande del cuarteto: de 615 a 1.655 litros. Y con 613 kilos de capacidad, es que el puede llevar más carga. También el que puede tirar de más peso: 1,8 toneladas, frente a las 1,5 de sus compañeros de grupo. Lleva el 1,4 litros TSI de 150 CV acoplado a una caja manual de seis velocidades. El funcionamiento es silencioso y cultivado, pero para llevarlo con algo de brío hay que subirlo de vueltas, y en esa zona se vuelve un poco más tosco.

Volkswagen T-Roc, Sportsvan, Tiguan y Golf

Es el más pesado, y por eso tarda algunas décimas más en pasar de 0 a 100 km/h que sus rivales. Pero todo esto lo compensa con las sensaciones al volante: tiene empuje, aplomo, y una elevada eficacia a la hora de filtrar las irregularidades del asfalto. Pero claro, la referencia su hablamos de comportamiento equilibrado es el Volkswagen Golf. Tiene un tarado firme, y es el más ágil de los cuatro. El 1,5 litros empuja con brío, tiene un sonido cautivador y esta muy bien aislado, por lo que nunca llega a ser molesto.

En prestaciones, este Golf de 1,3 toneladas se pone por delante, y es que los 150 CV dan para mucho en este conjunto. El Golf es un poco más corto y estrecho que el T-Roc, y hasta 23 centímetros más corto que el Tiguan. Lo que facilita mucho la labor de aparcar. Es en el que vas más cerca del suelo: 53 centímetros.

Cualquier talla encuentra una posición ideal al volante, e incluso los asientos de serie tienen una ergonomía que raya la perfección y un mullido firme a la par que confortable. Detrás ofrece más espacio que el T-Roc, especialmente para las piernas. Aunque en estas lides, claro, no tiene nada que hacer frente al Sportsvan y el Tiguan. Toda su concesión a la variabilidad es el respaldo abatible.

Lecturas recomendadas