Prueba

Peugeot 208 1.2 VTi, cuestión de ahorro

Emilio Salmoral

27/12/2012 - 10:04

El nuevo Peugeot 208 también se apunta a la moda de los motores de tres cilindros. En este caso lo hace con uno de 1,2 litros atmosférico de 82 CV... que no se luce tanto como debería.

El Peugeot 208 es un coche con unos antecesores muy distinguidos. Siempre he sido un gran amante del Peugeot 205. Hace muchos años teníamos en casa un Turbo D que con su motor diésel de 1,8 litros y 78 CV era un auténtico matagigantes. Recuerdo que corría muchísimo y, además, gastaba muy poco. Uno de sus secretos era su peso en vacío: solo 925 kilos. Además, cuando me saqué el carnet de conducir estuve a punto de hacerme con un 205 GTI. ¡Cuánto me arrepiento de no habérmelo comprado!

Ahora, años después, me encuentro con la prueba del nuevo Peugeot 208, Premio ABC Mejor Coche del Año 2013. Ya han pasado a la historia los 206 (gran coche) y 207. Esta semana me toca probar un discreto modelo de gasolina que se presenta con un motor de tres cilindros y pretende hacer su pequeña revolución. Sin embargo, lo que más me ha desilusionado de este utilitario es su propulsor. Está claro que esperaba que ofreciera un rendimiento más contundente, pero me que he quedado con la ilusión. Sin salir del grupo PSA, recuerdo lo que corrían (por ejemplo) los Citroën AX GT, que con solo 85 CV eran unos productos con un carácter muy deportivo. Sí, es cierto que parte de su secreto residía en que solo pesaban unos 750 kilos, pero ese bloque de cuatro cilindros tenía mucho carácter.

En el Peugeot 208 me encuentro con una mecánica tricilíndrica a la que le vendría fenomenal la incorporación de un turbocompresor para ofrecer 120 CV de potencia y tener un tacto completamente diferente. Al propulsor 1.2 VTi le cuesta mucho subir de vueltas, lo hace de un modo muy perezoso y las recuperaciones son bastante discretas. Es más, he realizado bastantes kilómetros en autovía carretera y te puedo asegurar que no se encuentra cómodo: en los adelantamientos tienes que llevarlo hasta el límite si los quieres hacer con cierta soltura.

Sin duda, este bloque no tiene nada que ver con el 1.0 VTi que lleva el 107 y fabrica Toyota. El motor japonés es ágil, le gusta subir de vueltas y su consumo medio es muy bueno. Por cierto, aunque el 208 está disponible con otro tres cilindros de un litro, no es el mismo que el del Aygo. Se trata de un propulsor de esta nueva familia de Peugeot. Por otro lado, tampoco he obtenido un consumo medio para lanzar cohetes: 6,0 l/100 km. Sí, es una cifra razonable, pero se me cae el mundo a los pies cuando compruebo que un 208 1.6 HDI se conforma con solo 4,9 litros y me da una autonomía de 1.020 kilómetros. Es cierto que cuesta unos 1.800 euros más, pero con estos datos... no hay color.

Bien puesto a punto

No obstante, aunque el propulsor no sea santo de mi devoción, tengo que decirte que este Peugeot es un producto muy interesante. Sobre todo, porque ofrece un sensacional comportamiento. Por ejemplo, la unidad que he probado es de lo más discreto que puedes comprar dentro de la gama Peugeot 208, pero tiene una puesta a punto de la que los franceses llevan años haciendo gala: su suspensión absorbe muy bien las irregularidades del terreno y, encima, tiene una estabilidad muy elevada. Redescubrí lo bien que Peugeot afina los chasis en un 508 que probé hace unos meses y con el 208 me he encontrado con un coche muy preciso.

Además, el diminuto volante te da una agradable sensación de dinamismo y deportividad. Aunque, pensándolo fríamente, se han pasado al hacerlo tan pequeño. Deja tan poco hueco en su interior que cuesta mucho leer el velocímetro. ¿Por qué te crees que los volantes de Mercedes suelen ser tan grandes? Los alemanes tienen la regla de que siempre se deben contemplar los datos que aporta la instrumentación de un solo vistazo. Así que este francés nunca podría estar fabricado por germanos.

Por otro lado, me ha gustado mucho lo bien aprovechado que está el habitáculo del Peugeot. Con algo menos de cuatro metros de longitud, ofrece unas plazas traseras con mucho espacio para las piernas y un maletero de 285 litros que está por encima de la media del segmento. Además, su equipamiento de serie es muy completo y no faltan el aire acondicionado, el control de estabilidad o la toma USB para el iPhone. Si a esto le añades que el precio de las opciones es muy contenido y que por 490 euros tienes un navegador sobre una pantalla táctil de 7 pulgadas... sobra decir que no todo en un coche es motor.

Lecturas recomendadas

Todo sobre

Peugeot 208 208 5P

Acabados de Peugeot 208 5P 2013 más populares:

Ver todos los acabados

La valoración de Auto Bild

6

Todo sobre Peugeot 208

Buscador de coches