Peugeot i-Cockpit: control total

07/11/2014 - 13:44

Peugeot ha desarrollado el Peugeot i-Cockpit, un concepto de habitáculo en el que la experiencia de conducción es más lógica, ordenada, intuitiva y sensorial. Te lo mostramos aquí.

Si todos los automóviles te parecen iguales, entonces es que no conoces el innovador habitáculo desarrollado por Peugeot, llamado Peugeot i-Cockpit. Tal y como puedes comprobar aquí, la firma francesa ha centrado todos sus esfuerzos en crear bajo este concepto un puesto de conducción totalmente revolucionario, en el que el diseño de todos los elementos y su distribución en el espacio están especialmente pensados para que sentarse al volante sea una experiencia única. Pero todavía hay mucho más... 

Las líneas del salpicadero son limpias y han sido simplificadas al máximo con el fin de que, incluso antes de arrancar, todos los elementos esenciales se encuentren al alcance de la mano y, por consiguiente, todo lo accesorio pase a un segundo plano. La calidad de los materiales empleados también contribuye activamente a esa experiencia, con un salto hacia delante en el placer de conducir.   

Pero de nada servirían todos estos avances congregados en el Peugeot i-Cockpit si se hubieran descuidado otros componentes como el volante, pieza esencial en este nuevo concepto. Por fortuna, el volante armoniza aquí perfectamente con el conjunto, con un tacto más agradable y un tamaño compacto, acorde con este nuevo concepto de ergonomía.

Sobre él emerge un cuadro de relojes tan minimalista como elegante y funcional, que ofrece toda la información necesaria sin distracciones, y que no resta un ápice de protagonismo a la joya de la corona del Peugeot i-Cockpit: el ‘display’ que preside la refinada consola central. Se trata de una pantalla táctil de 9,7" en la que se puede pueden gestionar múltiples funciones -desde la temperatura del climatizador hasta el equipo de audio- con una botonería reducida a la mínima expresión. Todo, igualmente concebido bajo la misma filosofía: conseguir una experiencia intensa, intuitiva y placentera de la conducción.