El blog de Enrique León - Ford EcoBoost 1.0
Enrique León - Ford EcoBoost 1.0
Ganador del concurso de probadores del nuevo Ford Focus Ecoboost 1.0
06/07/12

Siéntete diferente

 

En el post anterior pudimos conocer de cerca el diseño exterior del vehículo, una línea bien definida que convence con argumentos basados en la deportividad y el dinamismo. Hasta ahora satisface, es agradable a la vista y su estética gusta. Pero para alcanzar el equilibrio, su interior debe continuar esa armonía: un coche no se conduce sin subirnos en él. Os invito a que descubráis conmigo todos los detalles de este Ford Focus EcoBoost, ahora desde dentro.

 

 

 

Primera tarea, abrir la puerta y entrar: un cometido nada sencillo en algunos vehículos. Hasta aquí sin problema, la altura ayuda y la amplitud del habitáculo sobresale. Una gama de colores dibujan el salpicadero: el negro, el azul y los detalles en gris le dan un aire juvenil y elegante.

 

Recién sentado en el asiento del conductor comienzas a observar las innumerables opciones que tiene por objetivo hacerte la conducción más fácil. Que lo hagas de buena manera es tarea de los asientos, cómodos y bien acoplados a la espalda: esto último para mí algo fundamental, si tu conducción de vez en cuando es, llamémosla, “alegre”.

 

 

Justo frente a ti, el cuadro de mandos recuerda al de una moto racing: moderno y con un remate feroz. Especialmente, destaca el ordenador a bordo en un intenso azul, que nos da la información relativa al consumo, la autonomía o la velocidad media; desde él también podemos hacer ajustes como desactivar el control de tracción o elegir diferentes modos para las luces.

 

En un volante no todo es girar, y en este multifunción forrado en cuero -además de poder ajustarlo en altura y profundidad- encuentras controles para el equipo de sonido, velocidad de crucero, limitador, teléfono o el útil control de voz; todo al alcance de las manos sin necesidad de girar la cabeza evitan el temido despiste.

 

 

 

 

Bien ordenada se sitúa la consola central, en la que no abundan los plásticos y donde los acabados son de calidad. En altura se coloca la pantalla TFT de 4.2”, que reposa sobre el sistema de audio Sony –que incorpora una 'ruedita muy premium'-rodeado por las rejillas de ventilación-. Debajo del climatizador existen diferentes opciones de ayuda a la conducción -que abordaremos más adelante-, siendo de obligada mención el StartStop equipado de serie que busca el demandado bajo consumo. Si bien es cierto que la colocación y el desmesurado tamaño del freno de mano no concuerda con el resto, una palanca de cambio estilizada junto a él cierra el diseño ergonómico.

 

La asignatura pendiente de muchos de los compactos del mercado es el espacio en las plazas traseras: la comodidad no solo se mide por la del conductor. En esta guerra, el Focus tendría ganada la batalla al viajar confortablemente un adulto de 1.84 metros sin tener las rodillas pegadas al asiento de delante o rozar la cabeza con el techo. Aspectos a tener en cuenta.

 

Para terminar mencionar que su maletero cuenta con una capacidad 316 litros y un amplio portón trasero que favorece una mejor entrada de los objetos.

 

Aprovecho la ocasión para dar todo mi apoyo y desear una pronta recuperación a nuestra querida María de Villota. Ánimo.

 

Como siempre, os espero a todos el próximo lunes. Daremos un paso más en el análisis de este gran coche. No os lo perdáis.