Reportaje

La idea de Peugeot para hacer mejores coches que VW

Vicente Cano

04/02/2016 - 08:30

Visitamos Belchamp (Francia), donde se llevan a cabo los test de los 100.000 km de Peugeot y Citroën. Es el centro mundial de la nueva obsesión por la calidad de Peugeot, que nació con el Peugeot 308 y con la que están desarrollando sus nuevos productos con un objetivo: superar a Volkswagen.

Lo que más me ha sorprendido de la instalación donde se llevan a cabo los test de 100.000 km de Peugeot y Citroën ha sido la franqueza con la que, en todo momento, los expertos de Peugeot han reconocido que el punto de mira está en alguno de los últimos productos de Volkswagen. No es un demérito en absoluto; de hecho, estoy seguro de que los alemanes harán lo propio en su casa, a pesar de que me sorprendería todavía más vérselo reconocer algún día, pero lo digo por si acaso algún talibán de Peugeot o de Citroën decide dejar de seguir leyendo y empezar con los epítetos.

No te pierdas: "¿Qué hacer si tu coche tiene un defecto de fábrica?"

Como cuentan los expertos de la factoría de calidad de Peugeot, la calidad no solo puede medirse, también tiene un impacto directo en las ventas a partir del primer año completo del ciclo de comercial del producto. Para mejorar la calidad, en Peugeot se trabaja en cuatro áreas: venta y entrega; mantenimiento; prestaciones; y fallos o defectos.

El último aspecto de la obsesión por la calidad de Peugeot, sin olvidar la atención, la información y el trato recibido en el punto de venta, es en el que se trabaja más duramente, puesto que comprende todas los aspectos que pueden ir mal al cabo de un tiempo de uso del vehículo, esas cosas que se rompen o deterioran mucho antes de tiempo y que por ser más visibles (estado de la tapicería, asientos, volante, cambio, etc.) resultan difíciles del obviar por el conductor. El vector de las prestaciones no se refiere al motor, sino a la visibilidad, el silencio, el confort en marcha o el interfaz hombre-máquina. Todo, como puedes ver en la galería, siempre circunscrito al horizonte del ciclo de vida de los coches.

En los nuevos modelos de Peugeot, el ciclo de pruebas comprende 60.000 km de rodaje bajo condiciones extremamente severas y unos 2,5 millones de kilómetros cubiertos por los prototipos de desarrollo (unas 200 unidades en una nueva generación). Todo se localiza en los tres primeros años de uso, que es el tiempo durante el cual el usuario percibe que conduce un coche nuevo, más allá de allí, desde luego, no deben romperse cosas, pero sí pueden empezar a apreciarse pequeñas variaciones en el estado de conservación de los materiales.

Peugeot ha definido unos 1.800 puntos de control de calidad en cada nuevo modelo como parte de un compromiso con la calidad que comprende hasta 90 aspectos. Por ejemplo, debido a uno de ellos, si visitas un concesionario de PSA, el vendedor tiene la obligación de ofrecerte una prueba de producto. Esta nueva estrategia de calidad de Peugeot ha hecho que, por ejemplo, el valor residual del Peugeot 308 haya superado al del Golf VII en algunos mercados. Es llamativo que, como puedes ver en esta diapositiva que nos pusieron, lo lograran además a partir de cierto momento de su producción.

Las pruebas de calidad de Peugeot

En el centro de Belchamp (Francia), la fábrica de calidad de Peugeot, las pruebas comienzan mucho antes de tener el primer vehículo completo en su forma final. El chasis primero, pero también cada vez que se le van sumando componentes hasta tener un Peugeot 308 como el que puedes ver en el vídeo de abajo, se someten a un programa intensivo en un simulador de suspensiones. Esta prueba de validación es especialmente importante para el exterior del vehículo y para componentes tan delicados como el propio depósito de carburante. Mientras una unidad pasa en el test de duración seis semanas, otra pasa pruebas en exterior por un periodo de 20 semanas. PSA calcula que  esto es el equivalente a 240.000 km reales.

Para las pruebas de suspensión los coches son sometidos en este banco de pruebas a aceleraciones, deceleraciones verticales de 5 g y vibraciones de 4 m/s de manera constante e ininterrumpida, 24 horas al día, 7 días a la semana, hasta 22 días consecutivos. Mientras, la cámara donde tiene lugar este test puede cambiar su temperatura de los 50ºC de máximo, hasta unos -40ºC y con una humedad máxima del 95% y una mínima del 10%. También la luz puede regularse para simular los lugares del planeta con mayor exposición: 1.200 W/m2. Estas poco más de tres semanas equivalen a un uso real de tres años según la marca.

Por suerte, existen los robots, que evitan que en las pruebas de resistencia de los asientos, tenga que haber varias personas sentándose y levantándose de los asientos miles y miles de veces (20.000 repeticiones para el asiento, 30.000 para el respaldo. Los ingenieros colocan unos sensores de presión en las tapicerías para ver dónde están los lugares de roce y un brazo robótico se encarga de repetir esta operación después las veces que sea reproduciendo la misma presión en los mismos lugares. Durante las pruebas de calidad de asientos, cambian incluso el recubrimiento de los androides para simular telas más abrasivas como la de los vaqueros.

Para los asientos de cuero, hay un protocolo de pruebas de duración especial, dado que al ser un tejido vivo hace falta validar su calidad cambiando también la temperatura, la humedad y la radiación UV para reproducir el paso del tiempo. Por último, están los ciclos de prueba en circuito con peraltes, adoquinados, asfalto nuevo, viejo, piedras…. y el rodaje por carreteras en mal estado. La unidad del Peugeot 308 que puedes ver completamente desmontada en la galería rodó 60.000 km por carreteras de Rumanía y Marruecos principalmente. ¿Tuvieron estas pruebas de duración de Peugeot algún impacto en el 308?

Como puedes ver, sí. En el habitáculo, se sustituyó el plástico del salpicadero por uno más resistente, al igual que el cuero que tapiza el volante, se colocaron unos paneles aislantes en los marcos de la puerta que disipan mejor las cargas electrostáticas y atraen menos el polvo y, en el panel del túnel central, el plástico se cambió porque en algunos países se detectaron raspaduras mucho antes de tiempo. Una de las mejoras que se introdujo en el exterior fue una última capa de pintura de mayor densidad para evitar los microarañazos y los daños con agentes químicos.

En nuestros test de los 100.000 km, sometemos a algunos de nuestos coches de prueba a un protocolo de larga duración que tiene como objetivo analizar cómo se comportan algunos coches superventas tras tres o cuatro años de uso real.

Lecturas recomendadas

Todo sobre Peugeot

Peugeot

Modelos de Peugeot más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches