Skip to main content

Reportaje

Coche eléctrico

¿Sería el Volkswagen Bus eléctrico icono de los hippies hoy en día como lo fue en los años 60?

Volkswagen ID. Buzz
Pero la pregunta que surge:¿hay hippies en el siglo XXI?

En estos días de confinamiento forzoso decretado por el estado de alarma por la pandemia del coronavirus se cumplen 70 años del inicio de producción del que se convertiría en el icono de la libertad en todas sus vertientes, libertad de movimientos, libertad sexual...: el Volkswagen Bully. 

Y es que una vez recaló en Estados Unidos en los años 60, el Volkswagen Bully fue adoptado rápidamente por los hippies y todos aquellos representantes de la llamada 'contracultura norteamericana'. ¿Y qué se entiende por 'contracultura americana'? Como su propio nombre indica, a todo aquello que iba en contra de los valores de Estados Unidos, que por todos son conocidos.

Así, en ese grupo de sospechosos de ir en contra de los valores norteamericanos se incluía personajes tan provocadores como, por ejemplo, Jim Morrison, líder de la banda de música de rock The Doors (of perception),...

70 años VW Bully
Mural de Jim Morrison, líder de The Doors, en Venice Beach, California.

... los hippies y todo aquel que pululaba por Venice Beach (California) –donde aún hoy en día el olor a marihuana lo inunda absolutamente todo–, promoviendo 'hacer el amor y no la guerra' y abominando del poder de Washington DC, la carrera nuclear, el sistema de bloques (USA vs URSS) y, sobre todo, la guerra de Vietnam.

70 años VW Bully
Imagen dela paseo marítimo de Venice Beach, California.

Y en este aspecto hubo un convidado motorizado inesperado: el Volkswagen Bully –también conocido como Microbus o Bus o T1–. Pero, ¿cómo se convierte el VW Bully en el icono del movimiento hippy? "Para mucha gente, el Volkswagen Bus se convirtió en el símbolo para protestar contra los coches todopoderosos de Detroit y la sociedad en general. Era una forma de hacerle una peineta al establishment", explica Roger White, conservador de Historia del Transporte Terrestre del Museo Smithsonian de Historia Americana.

"Hay que pensar que en realidad el Volkswagen Bus fue el primer monovolumen como tal en Estados Unidos. Antes de su llegada, la gente se movía yen los típicos y enormes coches americanos y hacía los transportes en las camionetas americanas", continúa White.

Un poco de historia: el VW Bully fue la visión de Ben Pon

Quién iba a imaginarse que la visión de un holandés iba a convertirse en el icono de la contracultura americana. Sí, porque el Volkswagen Bully fue una suerte de epifanía de Ben Pon. Este importador holandés estaba de visita en la planta de VW en Wolfsburgo en 1946 porque pretendía llevar a su país el Type 1, el que más tarde se denominaría Beetle (Escarabajo), y que había dado nombre a la marca Volkswagen, como coche del pueblo, ideado por Adolf Hitler. Pon vio circulando por la planta de producción un vehículo sumamente raro, de corte casi artesanal, que era utilizado para mover planchas de acero. Ese artefacto se llamaba Plattenwagen (vehículo de planchas, en alemán). 

70 años VW Bully
El Plattenwagen, el origen del VW Bully.

Y entonces tuvo la visión y la plasmó en un cuaderno de notas:

70 años VW Bully
Esbozo que Ben Pon hizo sobre su concepto del que sería el VW Bully.

Lo que Ben Pon proponía era llevar la cabina del conductor delante y que el plano de carga pudiera transportar hasta 690 kg. La idea gustó en Wolfsburgo, pero el problema es que la planta solo tenía capacidad para fabricar el Type 1. Había que esperar. 

Cuando se liberó la carga de producción de Wolfsburgo, se elaboró en tan solo tres meses un prototipo conocido internamente como el Type 29. El plano de carga de serie del Type 1 demostró ser poco resistente, por lo que el prototipo utilizó un chasis escalera con carrocería monocuerpo. Se daba la circunstancia de que la batalla del Type 29 era la misma que la del Type 1.

Aunque la aerodinámica de los primeros bocetos no era idónea, los ingenieros utilizaron el túnel de viento en la Universidad Técnica de Braunschweig (Alemania) para optimizar el diseño. Algunos cambios simples como dividir el parabrisas y la línea del techo en una "v" ayudaron a que el Type 29 de producción lograr un coeficiente de resistencia de 0,44, superando los 0,48 del Type 1.

70 años VW Bully
Esquema de dimensiones del que sería el VW Bully.

El nuevo director ejecutivo de Volkswagen, Heinz Nordhoff, dio el visto bueno a la furgoneta para que empezara a la producción el 19 de mayo de 1949 y el primer modelo de producción –denominado Type 2– salió de la línea de montaje el 12 de noviembre de ese mismo años. En principio solo se ofrecían dos modelos: el Kombi (con dos ventanas laterales y asientos medios y traseros que una persona podía quitar fácilmente), y el Comercial. El Microbus (Bully) se sumó a la oferta en mayo de 1950, junto con el Microbus Deluxe en junio de 1951. Había nacido un mito.

70 años VW Bully
Imagen de la planta donde se montaba el VW Bully.

Volkswagen Microbus: simple y muy práctico

Para lanzar el nuevo producto que acababa de nacer, el departamento de Marketing de Volkswagen aprovechó la publicidad del Beetle y poniendo el foco en los mismo argumentos de venta: el VW Microbus promueve un estilo simple y práctico como vehículo para el hogar, el trabajo y el ocio.

Al público  le encantó el hecho de que el VW Microbus pudiera transportar personas y bienes. Con un interior espacioso, tracción trasera y motor refrigerado por aire, era fácil de conducir y, lo más importante, barato de mantener. Y en Estados Unidos pronto caló como una alternativa asequible a la camioneta familiar típica americana.

70 años VW Bully
El VW Bully se convertió en el coche familiar.

Además, el Volkswagen Microbus era fácil y divertido de personalizar. Tan pronto como salió de la línea de montaje, los propietarios del VW T1 comenzaron a adaptar el Microbus a sus propias necesidades. Así, los entusiastas de las actividades al aire libre lo utilizaron como una caravana y lo equiparon con camas, lavabos y más. Volkswagen tomó nota de esta tendencia y contrató a Westfalia, una empresa alemana conocida por construir carros y vagones, para comenzar a fabricar kits de conversión de caravanas. Las primeras versiones camper del VW Westfalia se exportaron a los Estados Unidos en 1956.

70 años VW Bully
Interior de un VW T1.

A medida que la aceptación del VW Microbus fue creciendo en Estados Unidos, empezó a cosechar también mucho predicamente entre grupos marginales. Su diseño cuadradote, tan diferente a todo lo que producían los principales fabricantes de automóviles en Detroit, se convirtió en todo un icono para el movimiento contracultural, que quería ante todo disociarse del resto de la sociedad. Un hecho que se agudizó desde el momento que muchos propietarios de VW Microbus comenzaron a pintar el signo de la paz en el frontal, con lo que se comenzó a ganarse el apodo de 'autobús hippie'.

70 años VW Bully
Imagen campestre de un VW T1.

"Se hizo sumamente popular entre todos aquellos que rechazaban la cultura estadounidense dominante", señala White, del Museo Smithsonian. "Era su forma de decir: 'No necesitamos enormes automóviles con motores V8'".

El VW Microbus también se convirtió en el vehículo favorito para aquellos grupúsculos de la sociedad que huían del 'mainstream', y los utilizaban como medio de transporte para acudir a manifestaciones y protestas que caracterizaron los años de agitación política y cultural en la década de 1960 en Estados Unidos, o a conciertos multitudinarios como Woodstock.

70 años VW Bully
Un VW Bus decorado con motivos hippies.

Y así mientras Estados Unidos se encaminaba a convertirse en una superpotencia nuclear y se fomentaba en la sociedad norteamericana el consumismo atroz y el apetito voraz por 'más, más y más', algunos segmentos de la sociedad decidieron desconectar y conectar con la música rock psicodélica y viajar en VW Bully cubiertos con motivos de paz y mucho 'flower power'.

70 años VW Bully
Un VW Microbus con la estampa de Jim Morrison en el frontal.

VW Bus eléctrico: ¿representa lo mismo que en la época hippie?

Tras muchas postergaciones y cancelaciones, parece que por fin en 2022 llegará el reemplazo del VW Bus, esta vez como coche eléctrico. Lo poco que se conoce del concept Volkswagen ID. Buzz es que utilizará la plataforma MEB XL del grupo, tendrá una longitud de 4,94 metros, mientras que la anchura será de 1,97 metros y su altura alcanzará los 1,96 metros. La variante que se pudo ver en el Salón de Ginebra 2017 contaba con baterías de 111 kWh de capacidad que ofrecían una autonomía real de 430 kilómetros.

Teniendo en cuenta que de media un coche eléctrico es más de un 30% por ciento más caro que un vehículo con motor de combustión interna, digamos que el nuevo VW Bus eléctrico no será barato; al contrario, será un vehículo premium... por tarifa. A priori alejaría a los hippies. Pero, ¿existen hippies hoy en día?

Volkswagen ID. Buzz

Lo cierto es que la revolución hacia la electrificación y la descarbonización la van a pilotar los early adopters, aquel segmento de la sociedad que adopta antes que nadie las nuevas tendencias y tecnologías. Se alejan del mainstream –ahí hay concomitancias con los hippies–, pero precisamente porque abrazan lo nuevo antes de que se popularice, suelen contar con un alto poder adquisitivo –ahí se alejan de los hippies–. No es que sean consumistas voraces –aunque los hay–, pero siempre quieren estar a la última y adquirir lo último. Pero su conciencia medioambiental, los uniría con los hippies.

Sea como fuere, sean hippies, early adopters o convencidos de la electrificación, el nuevo Volkswagen ID. Buzz no dejará indiferente a nadie. Como ocurrió con el Volkswagen Bully.

Y además