Skip to main content

Reportaje

F1

Carlos Reutemann, el piloto que pasó hambre para correr en F1

Carlos Reutemann y Frank Williams

Recordamos a Carlos Lole Reutemann, subcampeón de F1 en 1981.

El automovilismo mundial llora la pérdida de Carlos Reutemann, “Lole”, el piloto que volvió a ilusionar a Argentina 20 años después de los títulos Fangio. Corrió para equipos como Ferrari, Brabham, Williams o Lotus, y rozó el campeonato en 1981. Lo dio todo para llegar a la Fórmula 1, a pesar de sus humildes orígenes, y a base de talento y buenas carreras, fue elegido por Enzo Ferrari para sustituir a Niki Lauda tras su terrible accidente en Nürburgring.

VÍDEO: 90 años de historia del equipo Ferrari en 90 segundos

A Carlos Reutemann le habría gustado verse en los libros de historia de Fórmula 1 como Campeón del Mundo, pero no fue posible por solo un punto. “Sería lindo verme como World Champion… “, dijo en una extensa entrevista con la revista argentina Corsa en 2007. “Pero en esa lista figuro con unos cuantos triunfos, cosa un poco lejana para un argentino hoy”, añadía Lole, que ya por entonces ocupaba el cargo de Senador de la Nación de Argentina y era consciente de las dificultades del automovilismo argentino. Y es que Reutemann, tras dejar el automovilismo, se dedicó plenamente a la política, una ocupación que le recordaba a la competición por sus “emociones fuertes” y la importancia de contar con un gran equipo detrás.

La historia de Reutemann es una historia de sacrificio, esfuerzo y trabajo para perseguir los sueños, aunque parezcan imposibles por los humildes orígenes. Carlos Alberto, como era su nombre de pila, nació en Santa Fe el 12 de abril de 1942. Su abuelo era germano-suizo (de ahí el apellido), pero su padre nació en Argentina, y su madre era italiana. Su familia se dedicaba a la agricultura y por ello estuvo rodeado de las maquinarias y vehículos que se utilizaban en el campo para trabajar y realizar desplazamientos... Con solo siete años aprendió a conducir un clásico Ford A del 29. Empezó a utilizarlo, según contaría más adelante “por la independencia que tiene el campo y sus necesidades”. Hasta entonces, para ir a la escuela rural, debía hacer cinco kilómetros a caballo.

Reutemann Ferrari
Reutemann corrió en la F1 para Ferrari, Williams, Brabham y Lotus

Aquel Ford A despertó en Reutemann la pasión por la conducción. Años más tarde, participaría en algunas carreras de aceleración (picadas) en Santa Fe, de forma amateur, hasta que lo descubrió Américo Grossi, que junto con su hermano tenía una agencia que llevaba a pilotos a los campeonatos nacionales de turismos en Argentina. Grossi recibió rumores sobre el talento de un tal Reutemann, pero no prestó demasiada atención… hasta que se subió a un coche con él.

“Lole venía cada día a la agencia esperando la oportunidad para iniciarse en esto (las carreras). Un día lo saludé, le di las llaves de mi coche y le dije que me llevara. Íbamos para el Parque Sur y lo incité a que diera un par de vueltas rápido. Realmente me impresionó al tomar las primeras curvas. Los radios que utilizaba eran correctos. Frenaba encima, bajaba bien los cambios y tenía reflejos. Era fino, sensible, llevaba el volante con la punta de los dedos”, recuerda Grossi, quien eligió a Lole para sustituir a uno de sus pilotos, que se retiraba, y decidió subirlo a un FIAT 1500 en Turismo Mejorado. Ahí comenzó la historia de Reutemann en las carreras; dejó de lado su amor por el campo y pasó de “mirar a lolechones (los lechones)”, de donde proviene su apodo, para luchar sobre la pista.

Tras debutar en 1965 en el Turismo Mejorado (a lo que ahora sería la tardía edad de 22 años), Reutemann llegó a coronarse campeón solo un año después, en 1966. Pasó a competir en Sport Prototipos, Turismo Carretera y Fórmula 1 Mecánica Argentina. Con este bagaje en su país, hizo las maletas y se marchó a Europa, persiguiendo el sueño que ya vivió Juan Manuel Fangio. Apoyado por el Automóvil Club Argentino, participó en el Europeo de Fórmula 2, donde fue subcampeón tras Ronnie Peterson. Consiguió una invitación para correr en la prueba no puntuable de F1 en Brands Hatch en 1971. Hizo una buena actuación y fue contratado para el año siguiente por Brabham, como compañero de Graham Hill, que ya era bicampeón del mundo de F1. Su jefe era, ni más ni menos, que Bernie Ecclestone.

Cuando echo la vista atrás y recuerdo que de niño tenía que ir a la escuela a caballo, y que de ahí pasé a ser piloto de F1... es un orgullo que nadie me puede quitar.

Ecclestone, Carlos Reutemann y Juan Manuel Fangio
Carlos Reutemann, Bernie Ecclestone y Juan Manuel Fangio

Hasta llegar aquí, el camino no fue fácil, pero el esfuerzo tuvo su recompensa. Así lo recordaba Reutemann en una entrevista:  “En 1970 en Argentina se ganaba buena plata. En el Sport Prototipos, los pilotos cobraban muy buenos sueldos. Ellos sacaban por mes lo que yo a duras penas pude ganar en un año en Europa. Recuerdo que a fines del año 1970 me vine de Europa con 1.200 dólares. Hasta en determinado momento pasaba hambre”.

Reutemann debutó en el Campeonato del Mundo Fórmula 1 en 1972, aunque llegaba tras haber participado en dos pruebas no puntuables antes. Su primera carrera oficial con Brabham fue en Argentina, e hizo la pole position por delante de Jackie Stewart en un abarrotado Autódromo Municipal de Buenos Aires. Logró su primera victoria poco después en Brasil, en una cita no puntuable, y con un cuarto puesto en Canadá sumó sus primeros puntos. 

Carlos Reutemann y Niki Lauda
Carlos Reutemann y Niki Lauda en el GP de Italia de 1976

También junto a Brabham, en 1974, logró su primer triunfo en la F1 en el GP de Sudáfrica, al que le siguieron otros en Austria y Estados Unidos ese mismo año. La temporada siguiente finalizó tercero en el campeonato, con una victoria y cinco podios, y despertó el interés de otros equipos… como Ferrari. Lole fue contratado por Enzo Ferrari para sustituir a Niki Lauda tras su accidente en Nürburgring a partir del Gran Premio de Italia, lo que enfadó mucho al austriaco, precipitando así su regreso a la F1 en Monza, solo 38 días después de casi perder la vida y con heridas todavía por curar. Reutemann, a pesar de la vuelta de Lauda, se mantuvo en Ferrari como piloto de un tercer coche. Para la siguiente temporada, la escudería italiana contó con Lauda y con Reutemann como titulares.

Reutemann dejó Ferrari al final de la temporada 1978, un año en el que finalizó tercero el Mundial – igual que 1975 – con tres victorias. No se sentía cómodo en la Scuderia, no se llevaba bien con Mauro Forghieri, líder técnico del equipo, y fichó por Lotus. Pero tampoco fue una buena temporada con ellos, acabó sexto el Mundial, mientras que veía cómo Jody Scheckter lograba el título con Ferrari, su ex equipo.

Helmut Marko, el temido asesor de Red Bull que desafió a la muerte

Polémica Reutemann-Jones en Williams... y el título perdido

Carlos Reutemann Williams F1
Reutemann, en cabeza con Williams

Sus últimas temporadas en la F1 fueron en Williams, y aquí sí que tuvo la gloria al alcance de la mano. Acarició el título mundial en su segunda temporada con los de Grove, 1981, en la que se quedó a solo un punto de Nelson Piquet en el campeonato. Reutemann era líder a mitad de temporada y encabezó el campeonato en 13 de las 15 carreras, pero un cambio de marca de neumáticos, dijo él, le hizo perder sensaciones, ritmo y resultados. En la carrera en la que se jugó el campeonato acabó en un triste octavo puesto, mientras que Piquet fue quinto. “Nunca sentí tal dolor en mi vida”, diría Reutemann al final del campeonato.

También hubo lugar para la polémica, pues en el equipo el ambiente no era bueno después de que el argentino hubiera ignorado una orden de equipo en el GP de Brasil, celebrado en Jacarepaguá, en el que le pedían que dejara pasar a su compañero Alan Jones, vigente campeón. Reutemann había firmado en su contrato que, en cada carrera, dejaría que Jones le adelantara si estaba a menos de siete segundos. Quizás, el mal ambiente en el equipo también hizo que se perdiera aquel punto que le faltó a Lole para ser campeón. Cuando al campeón, Piquet, le preguntaron que si Williams había sido clave en la resolución del título, no tuvo en reparos en decir “no tengo la más mínima duda”.

De la Fórmula 1… a la política

Según recuerda el argentino Darío Coronel en un reportaje para Infobae, Reutemann decidió retirarse de la F1 al final de aquella temporada, pero Williams le convenció para que continuase una temporada más. Aunque negó que le afectara lo ocurrido al final de la temporada anterior, decidió colgar el casco tras abandonar en el GP de Brasil, la segunda cita de la temporada. Aquel año, su compañero Keke Rosberg fue Campeón del Mundo, un título que Reutemann vio ganar a sus exequipos, mientras a él, el gran honor le seguía siendo esquivo. 

Carlos Reutemann y Colin Champman Lotus
Reutemann, en su presentación como piloto de Lotus, junto a Colin Chapman

Reutemann cambió los coches por otra tarea muy diferente. Fórmula 1 y política siempre han ido de la mano, especialmente en las últimas décadas. Pero Reutemann lo llevó al extremo y pasó de ser piloto de carreras a ocuparse de asuntos relacionados con su amado país. En 1991, cuando ya había vuelto al campo, fue elegido gobernador de Santa Fe por el Partido Judicialista. Estuvo en el cargo hasta 1995 y, posteriormente, entre 1999 y 2003. Aquel año fue elegido Senador, función que ha ocupado hasta su muerte el 7 de julio de 2021.

En el podio de los tres grandes campeonatos: F1, Prototipos y Rallyes

Reutemann era rápido con todo lo que tuviera ruedas. Además de lograr victorias y podios en la Fórmula 1, el argentino llegó a acariciar el éxito en las 24 Horas de Le Mans, en 1973, aunque un problema técnico le impidió subir a lo más alto del podio y mantener el liderato que había ocupado. En prototipos logró varios segundos puestos en carreras como los 1000 Kilómetros de Nürburgring o de Imola. También logró dos podios en el Mundial de Rallyes, en Argentina, en 1980 y 1985 al volante de un FIAT 131 Abarth y un Peugeot 205 T16 respectivamente.

Victoria de Carlos Reutemann

Versátil, técnico y tremendamente veloz, así era Reutemann. Según la versión de Enzo Ferrari y Mauro Forghieri, alguien “tormentoso e indeciso”, y que necesitaba un apoyo psicológico extra para sacar lo mejor de sí mismo y del coche, como recordaría años más tarde Frank Williams. El británico hasta confesó que no habían apreciado su talento como debían. Quizás por eso, obsesionados con que el título de 1981 fuese de Alan Jones, se quedaron sin el trofeo que se llevó Piquet a las vitrinas de Brabham

El Lole murió en la mañana del 7 de julio después de meses de lucha en el hospital. En Argentina le lloran como el héroe que fue, y ocupa portada de diarios como en su día lo hizo por subir a lo más alto del podio. En la F1 participó en 146 carreras, logró 12 victorias, 45 podios y un subcampeonato que, aunque supo a poco, fue histórico.

McLaren MP4-18, el F1 que solo De la Rosa se atrevía a pilotar

Imagen: Motorsport Images

Y además