Reportaje

Coches clásicos

Renault Avantime. Demasiado pronto para él

Luis Guisado

26/08/2015 - 11:46

El Renault Avantime tuvo que luchar contra un tiempo que no era el suyo. Quizá fue un experimento
para acostumbrar a la gente a unas líneas que estaban por venir. El caso es que si hoy nadie se sorprende de un todoterreno coupé, puede que en parte sea culpa de este modelo...

El Renault Avantime llegó armando revuelo y generando más de uno (y de dos) comentarios. ¿Un monovolumen coupé? ¿Dos puertas y forma de coche del futuro? ¿Es que Renault nos la quería colar sin darnos cuenta? El coche más raro que se ha vendido en los últimos 25 años tiene una historia curiosa: vamos a repasarla juntos.

El Renault Avantime comparte con el Audi A2 su fracaso comercial, pero el francés no era un avanzado a su época, sino a cualquier época. Si Renault sacara algo así a día de hoy no nos seguiría pareciendo raro y futurista.

Corría el año 2001 cuando la firma francesa sufrió una auténtica revolución estética. El Renault Espace, que acaba de cumplir 30 años,  funcionaba bien y la marca creía de una manera decidida que la gente quería y demandaba espacio. "¿Qué pasa si juntamos un monovolumen con unas dimensiones más compactas y cierto toque deportivo? Se venderá como rosquillas, ¿no?".

El experimento era arriesgado, de eso no cabe duda, y para intentar lavarse algo las manos recurrieron a un socio histórico: Matra. En aquellos momentos, la firma de ingeniería francesa ya se encargaba de la producción del Espace y también lo iba a hacer del Avantime.

Está claro que el Avantime era un coche raro; estéticamente la apuesta fue muy ambiciosa. Las líneas son rectas y su concepción técnica avanzada y muy interesante. Especialmente destacable es la estructura de aluminio de la parte superior, que alberga uno de los techos panorámicos más espectaculares que hemos visto hasta la fecha. Para darle un mayor protagonismo se dejó sin pintar, aunque a buen seguro poca gente sabe que se trata de este material y no una simple capa de pintura.

Si bien el frontal era raro, con un enorme parabrisas que podría tener cierto aire al de su hermano mayor el Espace, la parte trasera era lo que realmente dejó a todos petrificados: sus pilotos parecían sacados de una paranoia de un arquitecto fan de la geometría, mientras que, visto de perfil, su silueta no era mucho más convencional: ¿dónde narices se habían dejado el pilar B?

El interior también era muy novedoso, con el navegador oculto bajo una trampilla en el salpicadero, ¡puro minimalismo! Solo cinco botones sobresalían en la consola.

Su espíritu monovolumen se respira en la gran cantidad de huecos portaobjetos que se encuentran por todas partes. Pero, sin duda, lo más interesante es su habitabilidad interior y su luminosidad.

Es el momento de recapitular: en el Renault Avantime, tenemos una carrocería extrema y un interior espacial, ¿qué más falta? Un motor sin sentido. Y así fue: el Avantime montaba en sus inicios un V6 3.0 de 210 CV, más gastón que prestacional, una combinación poco lógica que terminó de sentenciarle.

Pero bajo mi punto de vista, el principal factor que mató las ventas de algo tan ‘molón’ fue su precio: 42.000 euros. En 2001, por ese dinero, te podías comprar un BMW 330Ci, más rápido, más fiable y con una imagen más potente.

Tras un año en el mercado, Renault y Matra decidieron terminar con esta locura, lo que provocó el cierre de su fábrica y que la producción del Espace volviera a Renault, donde sigue fabricándose ahora (aquí tienes la prueba del Renault Espace 2015).

Pero yo ahora me pregunto una cosa: ¿no nos estarían intentando colar unas formas que más tarde iban a vendernos? Porque luego llegó el Vel Satis y, sobre todo, el Renault Mégane II. Sí, ese modelo que ya no provoca que te partas el cuello, pero que en su día era rompedor (y que puede presumir de una de las mejores versiones deportivas que se han creado jamás: el Renault Mégane R26.R del que te dejo un vídeo)

El precio y las especificaciones técnicas del Avantime le sentenciaron, pero abrió las puertas a un diseño con el que más tarde iban a dar un auténtico pelotazo.

Lecturas recomendadas

Todo sobre Renault

Renault

Modelos de Renault más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches