Skip to main content

Reportaje

Mitos revitalizados con acertados diseños retro

Clásicos modernos de David Obendorfer

¿Un diseño retro? ¡Claro! El diseñador David Obendorfer crea en su ordenador modelos inspirados en clásicos legendarios... que pueden rodar de verdad

El ser humano tiene sueños. David Obendorfer, además, no es de los que se los guardan, sino que los comparte cada vez que se sienta frente al ordenador y convierte sus ideas en coches fascinantes. Ahora, acaba de reinventar una furgoneta VW T1 Bulli a su gusto. La ha imaginado en formato expedición aventurera, basada en la clásica, por supuesto, pero con sus ruedas gordas, equipamiento offroad y tecnología de hoy. La T1 Adventure, como la llama el diseñador del prototipo, tiene virtudes para hechizar a fans de todo el mundo. Y la verdad es que encajaría perfectamente con los planes que han trascendido desde Volkswagen, que pasarían de cara a 2025 por una línea de todoterrenos puros... 

Clásicos modernos de David Obendorfer

Para entonces, la T1 Adventure podría llevar ya tiempo rodando. Porque -igual que en proyectos anteriores, que causaron y causan admiración allí por donde circulan- el diseñador quiere llevar su idea a producción: "Tomo la T6 actual al milímetro y aprovecho todos sus detalles tecnológicos, pero con una carrocería como me gusta a mí". Por fuera tiene unas formas inequívocamente retro, muy orientadas a la T1, pero con matices que la modernizan. Con todo, permanecen las señas de identidad del modelo clásico, como el frontal en forma de nariz picuda, las ventanillas rectangulares y, dentro, un velocímetro circular en un salpicadero pintado como la carrocería (aquí puedes verla con más detalle: www.davidobendorfer.com). 

VÍDEO: Tres anuncios de coches clásicos que hoy serían imposibles de ver

Pero aunque la fantasía de Obendorfer parece desenfrenada, sigue siempre criterios técnicos: "Mantengo todas las zonas contra impactos sin tocar, y el volante y los asientos están en el mismo sitio que en la T6 original". Por eso, su boceto se ve tan realista, aunque en el camino que va desde el papel hasta la fabricación de serie, "seguro que hay cientos de problemas", como comenta este diseñador de 44 años. "No quiero depender de ningún equipo de diseño, sino seguir exclusivamente mi propio gusto". Y este es indudablemente retro, si bien él atenúa un poco esa etiqueta: "Me encantan los coches con líneas limpias y proporciones equilibradas, que aún no están recargados como los modelos actuales". Obendorfer entiende sus bocetos como una suerte de inspiración, que recupera los clásicos iconos para usarlos de modelos en proyectos futuros. "No puedo entender por qué Volkswagen no quiere fabricar modelos retro, cuando tanta gente siente añoranza por sus coches clásicos", opina Obendorfer. "Retro no tiene por qué ser una mirada hacia atrás, sino un adaptación de ese diseño potente y elegante a hoy", con detalles como, por ejemplo, los ojos redondos de la T1. 

Que sus diseños no son castillos en el aire, sino que pueden llegar a ser realidad, ya lo ha probado el diseñador el año pasado. Obendorfer resucitó en su ordenador la legendaria Citroën HY, y el diseñador industrial Fabrizio Caselani le contactó. El carrocero Sospiro, del norte de Italia, planeó una serie especial para el 70 aniversario de esta histórica furgoneta, a la que se apodó Nariz de cerdo en algunos países. Junto a los expertos en chapa de Caselani, partieron de la base constructiva de una Citroën Jumper, a la que despojaron de su piel. Los paneles de GFK hicieron posibles los faros independientes y los laterales corrugados (ondulados). 

Caselani ha fabricado más de 60 de estas carrocerías desde entonces - el montaje del kit se termina en el taller-. En el Caravan Salon 2018 de Düsseldorf (Alemania), los visitantes se quedaron impresionados con su autocaravana estilo Citroën HY. "El Nariz de cerdito va a recorrer mundo", se comentaba. Exactamente, esa era la idea de Obendorfer. 

No te pierdas: Así será la futura Volkswagen Bulli

Este diseñador de carrera nunca ha abandonado su pasión por los coches. Tras estudiar en el Mome de Budapest, fue contratado primero por un proveedor, luego se mudó a Italia y estuvo en Alfa Romeo, en Arese. "Unos coches fantásticos, pero el equipo era demasiado grande". 

Casi de casualidad, terminó en un estudio de diseño de barcos para Riva y Sanlorenzo. "Las pequeñas lanchas fueraborda tienen mucho que ver con los coches: son como cabrios sin ruedas".

Clásicos modernos de David Obendorfer

Su exitosa carrera allí le procuró una vida relajada para concebir sus creaciones más bellas, como su BMW CS Vintage Concept, sobre la base del Serie 6, con el doble riñón en la calandra, los cuatro faros e incluso la muesca característica en la ventanilla trasera, con el logo detrás. Y unas líneas muy depuradas, sin sobrecargarlo innecesariamente. Algo muy diferente al lenguaje que siguen los lápices de BMW hoy. El resultado ha emocionado en todo el mundo y este diseñador empieza a ser de lo más conocido. "En aquel momento fui contactado por alguien de BMW", confiesa, al tiempo que reconoce que, aunque la cosa finalmente no cuajó, no se arrepiente en absoluto.

VÍDEO: ¿Te gustan los clásicos? Empieza por uno de estos cinco

En el mismo estilo ha presentado su reinterpretación del Renault 4 y del Fiat/Seat 127 (que más tarde conocería las versiones Abarth), así como un Fiat 600 en el estilo del 500, pero con dos puertas detrás. 

O un 850 como coupé; o un Spider sobre la base del Punto... "Dibujar a mano alzada sería más sencillo, pero prefiero hacerlo correctamente, pensando en que los coches pudieran ser reales". Y aun diciendo esto, Obendorfer se contradice cuando afirma: "No soy capaz de hacer coches para las masas, solo prototipos". 

Clásicos modernos de David Obendorfer

Llamémosles mejor sueños... sin olvidar que algunos de ellos se han hecho realidad.

No te pierdas: Volkswagen Multivan Bulli 70 aniversario: edición limitada

Sobre David Obendorfer

Nacido en Hungría, estudió Diseño en Budapest y primero trabajó para un proveedor automovilístico. De ahí saltó a Alfa Romeo, en Italia. En 2009 cambió a la Officina Italiana Design de Bérgamo, donde dibujó para Riva y Sanlorenzo. "El diseño en pequeñas series se parece a la manera en que lo hacían Pininfarina y Bertone en los años 70".

Clásicos modernos de David Obendorfer

Y además