Skip to main content

Reportaje

Motor

La increíble historia del Volkswagen Golf R32

La increíble historia del Volkswagen Golf R32

El Golf más radical

A principios del siglo XXI, el mismo año que el Euro comenzó a circular, Volkswagen decidió dar un golpe encima de la mesa y llevar su popular compacto a un extremo más radical. Esta es la increíble historia del Volkswagen Golf R32.

El Golf R32 fue presentado en 2002 con cierto sabor español, porque fue desvelado en el Salón Internacional del Automóvil de Madrid. Por aquel entonces, el Golf pasaba por su cuarta generación, que contaba con la correspondiente versión GTI con 150 CV, aunque luego hubo una edición limitada con 180 CV.

Prueba del Volkswagen Golf R: ¿Me concede este baile por 51.720 euros?

Pero en Wolfsburgo pensaban que no era suficiente y que había espacio para crear una versión más potente y radical. Un Golf nunca antes visto, que no solo sería rápido, sino también muy lujoso y tecnológico.

El resultado fue un Volkswagen Golf muy exclusivo, el más potente fabricado hasta entonces, con una poderosa mecánica bajo el capó compuesta por un bloque V6 de 3.2 litros que producía 241 CV. Fue, además, el primer coche en equipar un cambio DSG.

Volkswagen Golf R32, la historia de un compacto único

La increíble historia del Volkswagen Golf R32
El Volkswagen Golf R32 se diferenciaba estéticamente de un Golf normal

Cuando el Golf R32 fue presentado, a muchos llamó la atención su estética. Se diferenciaba claramente del resto de la gama Golf, pero, como es habitual en la marca alemana, sin ser demasiado radical.

El coche lucía unas formas ensanchadas, unas tomas de aire centrales, un sistema de escape específico con doble salida y elementos aerodinámicos como los faldones laterales o el spoiler trasero. Además, contaba con un chasis deportivo especial, con una suspensión rebajada en 20 milímetros

Comparativa: Volkswagen Golf GTI Clubsport vs Honda Civic Type R GT

Todo esto contribuía de forma especial a que el rendimiento del motor y el comportamiento fueran notablemente superiores, comparado con el Golf GTI de la época. 

Continuando con la estética, el Golf R32 proyectaba una imagen muy deportiva, con modificaciones significativas en el frontal y en la zaga para favorecer la aerodinámica. Mención aparte merecían sus preciosas llantas de 18 pulgadas multi radio que dejaban ver las enormes pinzas de freno azules

La increíble historia del Volkswagen Golf R32
El interior del Golf R32 era lujoso y muy tecnológico

Los responsables del proyecto querían hacer un Golf más lujoso y tecnológico. Esto se aprecia en el interior, revestido con materiales de primera calidad, tapicería de cuero y aplicaciones en aluminio, como los pedales, el centro de la consola y la palanca del cambio, rematados en aluminio pulido

Los asientos delanteros König de nuevo diseño, con reposacabezas integrados y el volante de cuero especial fueron concebidos para dotar al modelo de un aspecto más exclusivo. 

La exclusividad se reflejaba también en el equipamiento que incluía de serie: Climatronic, sistema de radio Gamma con ocho altavoces y reproductor de CD, indicador multifunción, sensor de lluvia, retrovisor interior fotosensible y antideslumbramiento, asientos calefactables, faros de xenón y sistema lavafaros.

Un motor para el recuerdo

La increíble historia del Volkswagen Golf R32
El motor V6 producía 241 CV y emitía un sonido embriagador

En la década de los 2000, asistimos a la producción de algunos de los mejores motores que han sido fabricados en la historia. El Dowsizing no existía todavía y los fabricantes se animaban a fabricar grandes bloques de seis, ocho y hasta diez cilindros, de aspiración natural, sin ningún miedo.

Ese fue el caso del Volkswagen Golf R32. Bajo el capó, escondía un motor VR6 de 3.2 litros atmosférico, que entregaba 241 CV a 6.250 vueltas y 320 Nm de par, entre las 2.800 y las 3.200 rpm

El motor estaba asociado a una caja de cambios manual de seis relaciones que repartía el par entre las cuatro ruedas, a través del sistema de tracción total 4Motion. Alcanzaba los 100 km/h desde parado en 6,6 segundos y una velocidad máxima de 247 km/h

Entre las características técnicas del R32 merece la pena destacar la distribución, el encendido y la admisión variables, que permitían un rendimiento del motor brillante a todos los regímenes. El sistema de escape de doble tubo con salida posterior no solo era un elemento de diferenciación estética, también producía un característico y agradable sonido muy deportivo.

El primer coche con cambio de doble embrague

La increíble historia del Volkswagen Golf R32
Fue el primer coche en instalar un cambio DSG

Pero, además de la estética más deportiva y de la potente mecánica, el Golf R32 fue también especial por otro motivo: fue el primer coche en instalar un cambio DSG de doble embrague.

Volkswagen decidió estrenar su nuevo cambio de doble embrague en este modelo para demostrar que era deportivo. Este cambio permitía hacer unos cambios de marcha más rápidos y mejoraba las prestaciones de la mecánica, así como los consumos.

Otra de las ventajas de este cambio automático era que se podía utilizar en modo secuencial, seleccionando las marchas desde las levas del volante. De esta forma, las sensaciones deportivas aumentaban. 

Deportivo, pero sin llegar a ser radical

La increíble historia del Volkswagen Golf R32
Era menos radical que otros rivales, como el Alfa Romeo 147 GTA

El Golf R32 fue un vehículo único en todos los sentidos: exclusivo, potente, deportivo, lujoso y muy equipado. Era un coche deportivo, pero sin llegar a ser tan radical como otros rivales de la época, como el Alfa Romeo 147 GTA o el Ford Focus RS200

No obstante, conducirlo era una delicia, sobre todo, por la respuesta de su motor V6 y por el sonido que emitía. Dos características que, por desgracia, no volveremos a disfrutar.

Por otro lado, era un coche bastante caro, con un precio de tarifa de 35.250 euros, sin contar con ningún extra. Un precio claramente superior al de los modelos mencionados y que, quizá, no justificaba la diferencia de prestaciones con respecto al Golf GTI

La increíble historia del Volkswagen Golf R32
El Golf R32 homologaba un consumo medio de 11,5 litros

A esto hay que añadir su elevado consumo. La marca homologaba una media de 11,5 litros a los 100 k/h, aunque medición se obtenía con el antiguo ciclo NEDC. En la realidad, y exprimiendo el motor, se podían conseguir valores por encima de los 20 litros.

Volkswagen siguió produciendo la versión R32 en las siguientes generaciones del Golf, aunque el Dowsizing obligó en la sexta generación a implantar un motor de cuatro cilindros en lugar de seis y turboalimentado

A partir de la sexta generación, abandonó la denominación R32 (ya no tenía un motor de 3.2 litros) y la sustituyó por, simplemente, R. Actualmente, el Golf R VIII monta un bloque de 2.0 TSI con 320 CV.

Y además