Skip to main content

Prueba

Prueba Volkswagen Polo TGI 90 CV, la versión a gas natural comprimido

Prueba Volkswagen Polo 1.0 TGI
Nota

8

Dame más gas... olina.

En un mundo donde los líderes mundiales no tienen entre sus prioridades el cuidado del medio ambiente, son las personas las que tienen la responsabilidad de cuidar el planeta. El coche de la prueba, el Volkswagen Polo TGI 90 CV, es una de las pequeñas herramientas que tenemos para ello. Se trata de la versión del urbano alemán que funciona tanto con gas natural comprimido (CNG) como con gasolina.

Prueba Volkswagen Polo 1.0 TGI

Por fuera es como cualquier Polo, resultón y de rasgos parecidos al Golf, salvo por un pequeño y redondo detalle: la etiqueta ECO de la DGT que porta en el parabrisas y con la que se beneficia de una serie de ventajas que más adelante te detallaré. Equipa unas llantas de no muy grandes dimensiones por una simple y llana razón: en esta versión prima que el consumo sea el mínimo. Por ese mismo motivo, el interior también prescinde de equipamiento como puede ser el volante multifunción. Asimismo, la unidad de pruebas equipa aire acondicionado, algo poco habitual; monta una pantalla de 6,5" y unos asientos bastantes simples y poco robustos, pero que por ello no tienen por qué ser incómodos. De hecho, durante la prueba del Volkswagen Polo impulsado por GNC he recorrido más de 1.000 kilómetros sin percibir un cansancio más acusado de lo normal. A pesar del justo equipamiento y lo sencillo del habitáculo, tiene un aspecto bastante atractivo y bien resulto, y eso que los plásticos duros inundan todo el habitáculo. 

VÍDEO: Comparativa Ford Fiesta ST vs Volkswagen Polo GTI

Para abrir el vehículo saco la llave. Para cerrar el vehículo saco la llave. Para arrancar el vehículo saco e introduzco la llave. Perdóname, pero uno se acostumbra bien rápido a lo fácil... Me Acomodo en las plazas traseras para comprobar que dispongo de un holgado espacio para las piernas y que son cuatro los dedos que separan mi cabeza del techo. Muy bien por ello. Eso sí, lógicamente el hueco para los hombros es más justo. Y hablando de hueco, y hablando de justo: el de carga, debido a la instalación de los dos tanques de gas natural de 90 kg, se ha visto reducido a 250 litros, por los 351 de las versiones convencionales.

Comparativa: Polo GTI vs TGI. Dale gas... ¿Natural?

Es hora de encender el Volkswagen Polo TGI 90 CV y comenzar la prueba. La función la empieza el motor de tres cilindros usando gasolina, para, casi de forma instantánea, pasar al GNC. Eso siempre y cuando quede algo de este hidrocarburo. Y es que la variante más ecológica del Polo siempre funciona con gas y es solo cuando se agota éste cuando comienza a tirar de la gasolina. Ese cambio resulta imperceptible para el conductor, que solo se dará cuanta de ello porque el testigo verde con las letras GNC desaparece. 

Prueba Volkswagen Polo 1.0 TGI

En marcha, el Polo TGI funciona la mar de bien. Es ágil, la suspensión mantiene bastante firme la carrocería a la vez que absorbe las irregularidades de la calzada y la dirección es precisa y cuenta con un tacto agradable. Respecto al motor, pocas pegas se le pueden poner porque a 2.000 rpm despierta con bastante contundencia -también las vibraciones-. No se le atragantan los repechos pronunciados. Hemos viajado en él dos personas a tope de carga y en cuestas con una destacada inclinación, bastaba con bajar a cuarta velocidad para mantener o, incluso, aumentar el ritmo. Sí, cuarta, porque el tricilíndrico que monta el Volkswagen Polo TGI 90 CV está asociado a un cambio de cinco relaciones. Es cierto que se podía haber metido una más para mejorar el consumo, pero tampoco es algo estrictamente necesario, puesto que a 120 km/h rueda a 2.600 rpm y el sonido tampoco es molesto. De hecho, me atrevería a decir que está bastante bien insonorizado. Sí señor.

Como te decía anteriormente, este coche está enfocado a reducir el consumo al mínimo. Para ello, en la pantalla central del cuadro de instrumentos da una serie de útiles indicaciones para tal fin, como, por ejemplo: "Por encima de las 1.300 rpm no poner punto muerto", "Hacer caso a las recomendaciones de cambio de marcha" o "Subir las ventanillas para una menor resistencia aerodinámica". 

Comparativa: VW Tiguan/Mazda CX-5/Hyundai Tucson/Honda CR-V

Y si de ahorrar pasta se trata, que para eso estamos probando esta versión, he de decirte que con el Polo TGI lo harás. Nosotros nos hemos movido con una media de 4,0 kg/100 km, por lo que su coste no ha superado los 4 euros cada 100 km. Además, la autonomía de los dos tanques de GNC de 90 kilos supera los 300 kilómetros. Si a eso sumas lo que te brinda el depósito de gasolina de 40 litros lleno...

Prueba Volkswagen Polo 1.0 TGI

Y encima te beneficias de una bonificación de hasta el 75% del impuesto sobre vehículos de tracción mecánica en Barcelona y Madrid, descuento en zonas de aparcamiento con hora regulada, no pagarás el impuesto de matriculación, tampoco los peajes dependientes de la Generalitat de Cataluña y podrás circular por el carril BUS VAO y por las carreteras en episodios de alta contaminación.

Prueba Volkswagen Polo 1.0 TGI

Pero no toda iba a ser bonito. ¿Qué falla? Las gasineras. Existe un número muy limitado de ellas repartidas por el territorio nacional. Porque lo que es el proceso de llenado, ninguna pega, ya que se realiza de forma rápida y limpia.       
 

Conclusión

Lo mejor

Muy buena relación kilómetro/precio. Buena respuesta de su motor. Suspensión y dirección.

Lo peor

En cuanto se acaba el gas natural, una luz amarilla en el cuadro de instrumentos será tu peor compañera. Falta de gasolineras.

Lecturas recomendadas