Skip to main content

Prueba

Coches 4x4

Prueba Subaru XV 2018: nuevo en casi todos los sentidos

Prueba Subaru XV 2018
Nota

8

Aquí tienes la prueba del Subaru XV 2018, la segunda generación del SUV japonés que incorpora tres elementos claves y nuevos: la nueva plataforma global de Subaru, el sistema X-Mode que mejora su tracción integral permanente y el sistema de seguridad EyeSight.

Tras el facelift recibido en 2016 del modelo que apareció en 2012, llega la prueba del Subaru XV 2018 o, lo que es lo mismo, su segunda generación. Porque en él todo, o mejor dicho, casi todo, es nuevo. Para Subaru, la importancia de este modelo es vital, ya que representa su modelo más vendido en España y del que han comercializado más de 4.000 unidades desde su llegada hace más de cinco años.

Ahora mejora en todo. No en vano, el segmento de los SUV compactos al que pertenece, es uno de los que más aceptación tiene y más sigue creciendo en nuestro país desde hace ya varios años. Desarrollado sobre la nueva plataforma global de Subaru, estrena una estética renovada, motores y cambios más refinados y nuevas tecnologías, que incluso llegan de serie desde los modelos más básicos. Pero vamos por partes…

Estética similar

Se puede decir que es lo que menos cambia del coche: su agresiva y, a la vez, dinámica y robusta estética. Son nuevos los faros, los paragolpes delantero y trasero o los pilotos traseros. 

Prueba Subaru XV 2018
Prueba Subaru XV 2018

Algo más cambian sus medidas: El nuevo Subaru XV 2018 mide 4.465 mm de longitud (15 mm más que su predecesor) y, gracias a la nueva plataforma tiene una distancia entre ejes 30 mm mayor: de  2.635 a 2.665 mm. También aumentan las vías delantera y trasera en 25 y 30 mm, respectivamente y aunque tiene la misma altura que el anterior XV, su centro de gravedad se sitúa 5 mm más bajo. Pero casi lo mejor es que esta plataforma es entre el 70 y el 100% más rígida que la del anterior XV y que su disipación de energía en caso de impacto es mejor. En Japón ha sido nombrado el coche más seguro de la historia… y eso es mucho decir.

El interior cuenta con un suelo más bajo y ancho, unos asientos de renovada ergonomía, calefactables de serie, con mullido más firme y que proporcionan mayor sujeción lateral; la nueva generación del sistema de infoentretenimiento y cuyo centro de operaciones es una pantalla táctil de 8 pulgadas y nuevos detalles y materiales, destacando un acabado con costuras en color naranja para el cuadro de instrumentos.

Prueba Subaru XV 2018
Prueba Subaru XV 2018

Además, estrena dos nuevos colores exteriores, Cool Gray Khaki y Sunshine Orange, dentro de su gama total de nueve colores disponibles. Las llantas también exhiben nuevo diseño y son de 17 pulgadas para el motor 1.6 y de 18 para el 2.0, ambas con neumáticos M+S de serie.

Dinámica mejorada

En el Subaru XV 2018 se han revisado todos los componentes que intervienen en su dinámica de conducción. Empezando por su chasis con mayor batalla y que, en las cercanías de Toledo hemos podido comprobar como su aplomo y comportamiento en línea recta han mejorado, hasta su dirección más directa y precisa o su suspensión revisada, sobre todo con una estabilizadora fijada ahora al chasis y que reduce en un 50% los balanceos en virajes respecto a la anterior generación.

Además, el aumento en la vía delantera (25 mm) y trasera (30 mm) da una confianza más elevada al conducirlo, que se transforma en poder viajar a más velocidad sean cual sean las circunstancias. Porque si estas se complican, por ejemplo con una adherencia crítica, su tracción integral permanente simétrica con el sistema X-Mode y el reparto activo de par, te sacarán de situaciones en las que no creo que te atrevas a meterte, como pistas agujereadas y embarradas de lo lindo. La tracción normal manda el par en un 60% al eje delantero y en un 40% al trasero en condiciones normales, aunque puede variar al 50% en cada eje y, además, gracias también al ESP, se puede variar en cada rueda y hacer que llegue más fuerza a la que tenga más tracción.

Motores: solo de gasolina.

Sí, porque según Subaru, no vende casi diésel, aunque para quien lo quiera, podrá acceder a él, eso sí, montado en la versión anterior, hasta el próximo verano.
De momento, lo que sí tendremos son dos mecánicas bóxer de gasolina atmosféricas: un 1.6 de 114 CV y un 2.0 de 156 CV.

Prueba Subaru XV 2018
Prueba Subaru XV 2018

Empezando por el 2.0, es nuevo al 80% además de 12 kilos más ligero y más refinado en su funcionamiento. Me ha gustado bastante, la alegría con la que responde al acelerador en los primeros compases del cuentavueltas, porque a partir de las 3.400-4.000 rpm el ruido mecánico se hace muy evidente. Y no ayuda mucho su cambio automático Lineartronic de tipo variador contínuo. Sí, puede que sea 8 kilos más ligero y que tenga velocidades prefijadas (6 en el motor 1.6 y 7 con levas tras el volante en el 2.o), pero no me terminan de convencer en su funcionamiento, donde tras cualquier pisotón al acelerador se quedan anclados en la zona alta del cuentavueltas. Por lo menos éste hace las veces de uno automático convencional y con sus velocidades prefijadas, le da respiros al motor… En el motor 1.6 cuenta con una función denominada ‘Low’, que acorta los desarrollos en un 30% para simular una especie de reductora o proporcionar más fuerza con menos revoluciones.

El 1.6, de 114 CV es el motor de acceso y como tal, es lo que es… con esta potencia, la tracción integral permanente de la que hay que tirar y su cambio automático… vamos, que no se le pueden pedir unas prestaciones que te vayan a infartar…

De serie, a tope

El nuevo Subaru XV cuenta con multitud de sistemas y opciones de serie que te harán la vida más fácil y que puedes ver en la siguiente foto, además de sus precios, con campaña de descuento.

Prueba Subaru XV 2018
Prueba Subaru XV 2018


Pero unas líneas aparte merece el conjunto de asistentes a la conducción EyeSight: su funcionamiento es tan simple como interesante: funciona a través de dos cámaras estéreo que simulan los dos ojos humanos, procesa imágenes y reconoce objetos, vehículos, bicicletas peatones y/o marcas viales a diferentes distancias. Si hay riesgo de accidente, entran en acción sus seis funcionalidades destinadas a prevenir y/o mitigar daños. Algunos de estos son frenado precolisión, control de crucero adaptativo, advertencia de salida de carril o alerta de arranque del vehículo en seguimiento.

Y todo esto, desde 21.900 euros. Sí, ya sé que hay muchos SUV muy atractivos en el mercado, pero el nuevo Subaru XV 2018 se postula, con no pocos argumentos, en una de las compras más interesantes de su segmento.

Conclusión

Lo mejor

Tracción integral. Motor bóxer. Dinámica y facilidad de conducción.

Lo peor

Cambio Lineartronic. Consumo algo elevado. Maletero pequeño.

Lecturas recomendadas