Skip to main content

Prueba

He probado el Subaru Outback 2018 175 CV, tres razones para comprarlo y una para pensarlo

Subaru Outback cadena de distribución
Nota

8

Bueno y diferente

Aquí tienes la prueba del Subaru Outback 2018, un modelo que se renovó ligeramente el pasado año aunque mantiene sus señas de identidad intactas: la polivalencia, el confort de marcha y ese peculiar tacto del motor Boxer que solo consigue la marca japonesa. Esas virtudes que enganchan al público de Subaru y que desde el Salón de Nueva York de 2017 se combinan con un exterior remozado, donde destacan unas entradas de aire más grandes, los faros LED o las protecciones en los bajos. Son pequeños retoques que, vistos en conjuntos, procuran una impresión más moderna del SUV japonés. A nivel mecánico mantiene la oferta y en esta prueba me he decantado pro la variante de acceso a la gama: un bloque de arquitectura bóxer y 175 CV que solo se ofrece con cambio automático Lineatronic y tracción integral

Vídeo: Outback, ¿mejor diésel o bi-fuel?

 

1. Confort de marcha

En esta renovación, el fabricante nipón ha puesto empeño en aumentar la insonorización y aislamiento del habitáculo. Y se nota, que ahora este Subaru Outback se acerca más a los niveles de confort acústico y de suspensión que pueden ofrecer sus rivales alemanes como Audi. Además, filtra muy bien los baches profundos y transmite sensación de comodidad en todo momento. Aquí se notan para bien los amortiguadores y la dirección eléctrica, con diferentes leyes de actuación para lograr una respuesta más suave.

Interior Subaru Outback

 

2. Espacio y mejora interior

Aunque el plástico sigue apareciendo más de lo deseados en un coche de este precio, el nuevo Outback destaca por la pantalla multifunción de 6,5 pulgadas, antes 6,2 y por un cuadro con mayor cantidad de información en formato digital. El volante también es nuevo. En cuanto al espacio, las plazas traseras son enormes, con espacio de verdad para tres adultos tanto en altura como en distancia para las piernas y un maletero gigante cuya capacidad ha crecido hasta los 559 litros, 33 más que el modelo anterior.

Todo la información de datos de coches, ¡aquí!

3. Comportamiento dinámico y polivalencia

El Outback de Subaru fue pionero a la hora de elevar la altura libre al suelo y montar protecciones en los laterales y en los bajos que le permiten salirse del asfalto por caminos de tierra sin problema. Eso le otorga una gran polivalencia y ventajas frente a, por ejemplo, un BMW Serie 5 Touring. Además, su comportamiento dinámico en asfalto se ha optimizado y con la tracción integral que monta digiere perfectamente la potencia del nuevo motor 2.0 175 CV bóxer. De hecho, podría con mucha más caballería.

4. Cambio automático Lineartronic

Es un variador continuo CVT que estrena una cadena para reducir el ruido mecánico, pero sigue estando un par de pasos por detrás de un DSG de Volkswagen en términos de suavidad y rápidez de respuesta. Ese sonido en vacío que no se corresponde con una gran aceleración habitual en los CVT se mantiene y el consumo es difícil bajarlo de los 9 litros cada 100 kilómetros en una conducción mixta. Mucho más me gusta el precio, pues por 36.000 euros justifica más que de sobra su completo equipamiento, versatilidad, espacio y confort de ma.rcha. Una opción para quienes buscan algo bueno y diferente.

Conclusión

Lo mejor

Confort de marcha y polivalencia de uso en asfalto o tierra

Lo peor

Respuesta del cambio automático Lineartronic frente a otros rivales

Lecturas recomendadas