Prueba

Coches 4x4

Renault Kadjar: probamos el nuevo SUV compacto francés

Prueba Renault Kadjar

Enrique Trillo

11/12/2015 - 12:40

Renault propone un modelo con muy buena planta para competir en el segmento de moda.

No te pierdas: Renault Kadjar, desvelado al completo en Ginebra 2015

El Renault Kadjar es un SUV compacto, que mide 4,4 metros de largo. Gracias a la alianza Renault-Nissan, utiliza la misma plataforma CMF C/D (Common Modul Family: Familia Modular Común para los segmentos C y D) que el Nissan Qashqai, un modelo que lidera claramente este segmento, donde también encontramos el Volvo XC40, y al que pretende robarle una buena parte de la ‘tarta’ de las ventas.

El Kadjar está disponible en el mercado español con tres motores: un gasolina TCe de 130 CV y dos diésel (fabricados en la planta de Valladolid) dCi de 110 y 130 CV. Todos ellos van unidos a cajas de cambio manuales de seis velocidades y el dCi 110, además, se ofrece con la transmisión de doble embrague EDC de seis marchas. 

Por el momento esta es toda la oferta mecánica disponible, aunque Renault confirma que el año próximo todos los motores podrán combinarse con cambio automático, lo que aún no han querido precisar es si todos serán de doble embrague o si apostaran por cajas más convencionales de convertidor de par.

En esta primera prueba del Renault Kadjar he podido conducir el motor de gasolina TCe de 130 CV. Desde ahora mismo te digo que no será ni mucho menos el más vendido, porque la demanda en este segmento en España se decanta claramente por el diésel. No obstante, hay que reconocer que se trata de un propulsor bastante redondo. Tiene empuje desde abajo, sube de vueltas con ganas y, gracias a una sexta velocidad de desarrollo largo, el consumo no se dispara en exceso. En la ruta realizada y manteniendo velocidades elevadas, no ha pasado de 7,0 litros de media (la cifra oficial es de 5,6 l/100 km).

En  esta prueba he tenido oportunidad de conducirlo tanto en asfalto como por caminos y debo decir que es un coche que no da sensación de ser pesado ni torpe, más bien todo lo contrario. Tiene una respuesta muy de turismo y no da la impresión de ser un coche con ciertas aspiraciones camperas. 

La suspensión es confortable, pero el coche se sujeta bien en curvas rápidas, incluso diría que me ha resultado más firme que lo que acostumbran otros modelos de Renault, pero esa impresión puede ser debida a que la unidad probada monta las llantas opcionales de 19 pulgadas con neumáticos de perfil bajo.

Todas las versiones son 4x2, es decir, de tracción delantera, salvo la equipada con motor dCi 130, que es la única que puede equipar el sistema All Mode 4x4-i, que permite seleccionar tres posiciones distintas: 2WD (solo dos ruedas motrices), Auto (adapta el reparto de par según la necesidad, hasta un 50/50) y Lock, que bloquea el diferencial central para que el envío sea constante de 50/50, siempre que no se superen los 40 km/h.

Al margen de este tipo de tracción, el acabado X-Mod contará con el ya conocido Extended Grip (ya lo montan otros modelos de la marca del rombo, como el Scénic), que mediante el control de tracción asegura un buen agarre en circunstancias de baja adherencia.

Fuera del asfalto he podido probar la variante 4x4 y debo aclarar que se nota que la suspensión es un pelín más suave que la normal, aunque esa sensación que el coche me ha transmitido también se puede deber a la llantas, sobre todo se nota el cambio respecto a las de 19 pulgadas con neumáticos de perfil bajo de la versión que he conducido en asfalto y que se mostraba un tanto más duro.

Por lo demás, fuera del asfalto, además del plus extra de agarre y tracción que ofrece la tracción integral, lo que más se agradece es la altura libre al suelo del Kadjar, que es de 200 milímetros, así como sus ángulo de ataque y salida, que son de 18º y 28º respectivamente. Eso te permite afrontar obstáculos de cierta complejidad sin temor a quedarte enganchado o a rozar los bajos del coche.

El interior me ha resultado mucho más soso que su musculosa y llamativa carrocería. Diría que le falta colorido. Es demasiado serio. No obstante, cuenta con un cuadro de mando que se ilumina en color y un puesto de conducción orientado al conductor, donde todo queda a mano. Es fácil de manejar, pero teniendo en cuenta la tendencia de otros fabricantes a eliminar botones y simplificar la consola de instrumentos, da la impresión de estar algo anclado en este sentido.

El espacio en la segunda fila es más que aceptable y el maletero resulta muy práctico, más que por su gran capacidad, que no está mal (472-1.478 litros), por su modalidad, ya que su doble fondo divisible te permite configurar el espacio de carga a tu antojo. Y si abates los asientos posteriores y el del copiloto (también plegable), logras una superficie de hasta 2.563 mm de longitud.

En lo relativo a la tecnología, cabe destacar que estrena el sistema multimedia RLink 2 y, te permite equiparlo con una buena variedad de sistema de seguridad, como el aviso de vehículos en el ángulo muerto, el reconocimiento de señales o el asistente activo de frenada.

Un elemento innovador como extra del propio fabricante es la bola de remolque escamotearle. Normalmente, si la quieres la debes pedir en el concesionario y que te la monten como accesorio añadido. en este caso ya viene como opción oficial y eso te evita homologaciones e incordios posteriores. Además, al ser escamotearle, no te molesta para aparcar en el día a día. ¡Buena idea!

El Kadjar se comercializa desde el 15 de junio de 2015 con los siguientes precios de partida oficiales (sin descuento) para cada una de las versiones disponibles:

Renault Kadjar TCe 130: 19.850 euros

Renault Kadjar dCi 110: 21.850 euros

Renault Kadjar dCi 130: 24.600 euros

Al margen de estos modelos ofertados hasta el momento, he preguntado a los responsables de la marca acerca de las futuras versiones que podrían llegar al Kadjar, como ya publicamos en e su momento: el Kadjar híbrido enchufable y el Kadjar Renault Sport. Esta es su respuesta:

Sobre el Kadjar PHEV “ese es un tipo de tecnología en la que Renault está interesada y, por tanto lo estamos estudiando, pero a día de hoy no hay ninguna decisión tomada al respecto”. 

Y respecto al Kadjar Renault Sport reconocen que “la plataforma CMF C/D está perfectamente dimensionada para acoger versiones deportivas con gran potencia, así que es una posibilidad. No obstante, no hay ninguna decisión en firme a este respecto”. No obstante, me confirman que es un tema que está sobre la mesa, porque el Kadjar se va a fabricar  de forma independiente (al margen de Palencia, donde se fabrica para el resto del mundo) en China, a partir de 2016 y “una variante Renault Sport sería muy interesante para aquel mercado en términos de imagen. Y si se acaba lanzando en China, lo normal es que también llegue a Europa.

 

Hemos probado 2 versiones del Renault Kadjar

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Enrique Trillo

Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.

Todo sobre Renault

Renault Kadjar Kadjar

Acabados de Renault Kadjar 2015 más populares:

La valoración de Auto Bild

7

Todo sobre Renault Kadjar

Rivales del Renault Kadjar

Buscador de coches