Skip to main content

Prueba

Prueba del Kia Niro: ¡ya hay precio para España!

Prueba Kia Niro
Nota

7

Ya hay precio para el Kia Niro, el primer modelo de la marca pensado desde el principio para la tecnología híbrida. Estará en España a finales de septiembre con un precio de partida de 19.985 euros. AUTOBILD.ES lo ha probado y aquí puedes leer las primeras impresiones.

Hace unos meses, AUTOBILD.ES viajó a Corea para ser uno de los primeros medios en todo el mundo en probar el Kia Niro, el primer Hybrid Utility Vehicle del mercado y, también, el primer coche pensado desde el principio por Kia para aprovechar al máximo la tecnología de baterías unida a un motor de combustión. Después, la marca publicó las dos primeras fotos del Kia Niro, que solo pudimos probar completamente tapado por camuflaje, pero ya conocemos su precio: 19.985 euros (sin plan PIVE). Ahora hemos conducido el modelo definitivo, sin ropajes que lo oculten, para conocer más detalles sobre el vehículo, que se presentó mundialmente en el Salón de Chicago. Tienes la prueba al final de estas líneas, pero antes, seguro que te interesa conocer más detalles; sigue leyendo... Y no te pierdas este vídeo del Kia Niro en movimiento y con nuestras impresiones de conducción.

No te pierdas: "Prueba del Kia Cee´d 2016: no solo más atractivo"

Aunque el Kia Niro sea exclusivamente un SUV híbrido, su estética no resulta ni mucho menos tan ‘peculiar’ como la de otros modelos asiáticos nacidos con baterías en su interior. Los medios invitados a la presentación del Kia Niro sí pudimos verlo en detalle y, de hecho, tengo que decir que mi primera impresión sobre su estética no fue deslumbrante. No es que no sea atractivo, pero no esperes un diseño tan rompedor como el de algunos de los últimos modelos de Kia. El Niro está claro que quiere atraer al gran público.

El Niro llegará a España después del verano de 2016, casi medio año después de que se inicien sus ventas en Corea y se venderá en todo el mundo con el mismo aspecto, de ahí que su línea sea un poco más conservadora. El interior resulta muy similar al del Optima, todo racionalidad y ergonomía, aunque con quizá algún que otro botón de más y dificultad para encontrar algunas de las funciones. Eso sí, en cuanto a tecnología, creo, este modelo no tiene parangón en su segmento. Hay que aclarar que, para Kia, los rivales del Kia Niro serán el Nissan Qashqai, el Renault Kadjar o el VW Tiguan por el lado SUV  y los Toyota Prius, Ford C-Max y Toyota Auris HD en el de los híbridos. Sin embargo, yo lo coloco claramente más en el primer grupo por aspecto y dinámica de conducción.

El Niro de Kia llegará con dos novedades mundiales bajo el brazo: una cámara trasera encastrada en el engranaje del brazo del limpiaparabrisas –lo que mejora mucho la visibilidad a la hora de hacer maniobras- y sistema que optimiza el funcionamiento de algunos equipos para reducir el consumo guiado por GPS. Esto no es nuevo en el sentido de que algunos modelos ya lo montan, todos premiun eso sí, aunque en Kia han logrado sofisticarlo un poco más: si introduces tu destino en el navegador, el vehículo aprovechará las bajadas para cargar las baterías y, en algunas subidas, puede llegar a desconectar automáticamente la climatización para reducir el consumo, lo cual es una novedad mundial.

El HUV de Kia lleva un buen número de medidas para este fin, como unas estéticas tomas de aire verticales en el frontal que envían una cortina de aire hacia los pasos de rueda para mejorar la aerodinámica. El nuevo SUV híbrido de Kia está, además, construido en un 50% con aceros de ultra alta resistencia, con lo que se ha mejorado la rigidez torsional de paso que se lograba una reducción de peso del 5%, lo cual ayuda a mejorar también su dinámica de conducción como comprobé durante este primer test del Kia Niro.

 


El Kia Niro mide 4.355 mm de largo, 1.805 mm de ancho, tiene una altura de 1.535 mm y una batalla de 2.700 mm, así, aunque por sus formas compactas no se diría, resulta casi idéntico en tamaño que un Nissan Qashqai, solo que es 45 mm más bajo. Y con respecto a un Kia Sportage, por ejemplo, el Niro resulta unos 100 mm más corto. El habitáculo del Kia Niro resulta muy espacioso, con asientos cómodos, que recogen el cuerpo adecuadamente y es especialmente ancho a la altura de los hombros. Según sus responsables, las baterías no restan amplitud al maletero, de 427 litros (1.425 con los respaldos abatidos); se colocan bajo el asiento posterior, lo que deja sitio para una rueda de repuesto -será de emergencia en nuestro mercado, muy probablemente-. En la unidad de demostración había además un subwoofer en uno de los laterales de este espacio. 
 

Prueba del Kia Niro

El Kia Niro de la prueba viene equipado hasta arriba con por ejemplo volante calefactable y asientos calefactables o ventilables, aunque me ha llamado mucho la atención que lleva un cargador inalámbrico para el móvil: un ingeniero me ha dicho que la eficiencia de este sistema es del 97%. El Niro dispone de tres modos de conducción y, lo que es mucho, muchísimo mejor por tratarse de un  Hybrid Utility Vehicle: su motor eléctrico y el de combustión están gestionados por una caja automática de seis velocidades. Esto ya lo hace para mi gusto uno de los mejores híbridos del mercado.

La seguridad del Kia Niro ya ha sido evaluada en el IDIADA de Tarragona y, según los parámetros Euro NCAP, el modelo básico recibirá cuatro estrellas, que llegarían a cinco si equipa sus numerosos asistentes disponibles. Me ha encantado la suspensión de este modelo, que en el trayecto de prueba demostró ser capaz de mover con agilidad el coche en adelantamientos por carretera –curvas hubo pocas- y, además, es capaz de filtrar de maravilla baches bastante importantes. La dirección y el cambio contribuyen a que la conducción de este modelo sea tan dinámica, como suave. De hecho, también le apunto al nuevo SUV híbrido coreano una de las direcciones más precisas de su segmento, aunque el aro del volante podría ser un pelín más grueso.

 

El Kia Niro lleva un motor de combustión 1.6 GDI de 105 CV unido a otro eléctrico de 32 Kw (unos 141 CV en total), alimentado a su vez por una pequeña batería -la más ligera y eficiente empleada por la marca hasta la fecha- de 1,56 kWh (el Niro dispondrá en un futuro de una versión enchufable Kia Niro Plug-in, con una pila de un tamaño mucho mayor). Aunque en los relojes de la izquierda en el cuadro se muestra la potencia eléctrica y la recuperación de energía en frenadas y deceleraciones, salvo por eso, casi nada te ayuda a diferenciar si estás probado en Kia Niro o un coche convencional porque todo funciona con una gran suavidad y mucho silencio, debido a un gran aislamiento acústico.

Tras conducir el Kia Niro unos 40 kilómetros y después de haber probado el nuevo Kia Optima Hybrid, tengo que decir que me quedaría con el SUV, me resulta mucho más agradable de conducir y, encima, el consumo que me ofreció fue muy inferior: 6,72 l/100 km, sin haberle prestado atención a la eficiencia durante esta primera prueba del Kia Niro. Los datos homologados para este modelo son de 88 g/km de CO2 (3,8 l/100 km para el gasto de combustible); está exento del impuesto de matriculación. No es un segmento especialmente popular en España el de los SUV híbridos y, a tenor del esfuerzo de los coreanos en dotar a este modelo de un montón de equipamiento y tecnología, será una opción tan racional y versátil que casi seguro se convertirá en un gran éxito.


Prueba Kia Niro: impresiones de conducción

Un modelo que nace como híbrido ya es toda una declaración de intenciones, pero la marca coreana sabe lo que está haciendo con su nuevo Kia Niro: las ventas en el segmento de los crossover van a crecer, las matriculaciones de los vehículos con mecánicas que combinan gasolina y electricidad, también -según muestran análisis de tendencias e investigaciones de mercado-, así que… El resultado de la ecuación es sencillo, ¿no?

 

Basado en una plataforma completamente nueva (la primera de la compañía para coches ecológicos, señalan), este crossover de Kia estrena asimismo grupo propulsor. Al pulsar el botón de puesta en marcha, la primera de las promesas del fabricante se cumple: el nivel de ruido que llega al interior es mínimo. Cierto, vamos en modo eléctrico (el sistema elige cuándo rodamos únicamente con este motor, algo que podríamos hacer durante dos o tres kilómetros, como máximo, y cuándo no), pero el paso al térmico es casi igual de silencioso. Escuchamos el sonido propio de las cubiertas rozando las calles de Frankfurt, poco más.

Ese aislamiento continúa en carretera, donde el Kia Niro puede mantener velocidades de crucero razonables. El mayor peso que se asocia tradicionalmente a los vehículos híbridos no es tan acusado en este caso, ya que el modelo coreano se muestra aplomado, hasta ágil (ahora iremos a este apartado). Nos gusta la dirección, sin una asistencia excesiva, y el funcionamiento de la transmisión automática de doble embrague. Se trata de la 7DCT desarrollada para el Cee'd, pero ha sido retocada para el Niro: se ha restado una marcha, dejándola en seis, para que la respuesta sea más directa e inmediata. No hay levas tras el volante, pero es posible manejar el cambio en modo manual desde la palanca.

A finales de año habrá, en opción, un kit de remolque que nos permitirá tirar de hasta 1.300 kg.

Pasamos a una vía secundaria y el trabajo realizado en el chasis, que ya nos parecía muy aceptable, empieza a revelarse como algo digno de mención. Kia ha dotado al Niro de llantas de 16 y de 18”, tarando la amortiguación por separado para cada una de estas medidas (tiene toda la lógica del mundo, si bien no muchos fabricantes lo hacen). La suspensión es más firme en el último caso… quizá demasiado para un crossover: notamos cada bache, cada junta de dilatación, con un golpe seco. Redunda positivamente en el dinamismo y la efectividad, pero habrá quien eche de menos algo de confort. 

Para hacer hueco en la gama, el Niro se encaja por debajo del Kia Sportage. Es más pequeño (125 mm menor), pero su batalla tiene 30 mm más, lo que beneficia el espacio interior. En su habitáculo no sólo encontramos amplitud –que también- sino, además, una calidad en los acabados y un equipamiento propio de coches pertenecientes a segmentos superiores. Y esto, por una vez en la historia de las presentaciones de vehículos, no lo recalca la automovilística, sino los asistentes al evento. Hay plásticos blandos en el salpicadero, los que no lo son tienen buen aspecto, todo está bien rematado. En la consola central están los mandos para ventilar o calefactar los asientos, una pantalla táctil con gráficos y resolución muy decentes y un sistema de aire acondicionado que funciona de forma sencilla y lógica (creedme, no es tan fácil dar con algo así). Veremos con qué especificaciones llega a España -su ‘aterrizaje’ está previsto para finales de septiembre y aún no se conocen los precios, pero tiene en mente rivales como el Nissan Qashqai, Renault Kadjar o híbridos superventas como el Toyota Auris, para que nos hagamos una idea-. La cosa promete.

Ficha técnica del Kia Niro

Potencia: 141 CV a 5.700 rpm

Velocidad máxima: 162 km/h

0 a 100 km/h: 11,5 seg.

Consumo combinado: 3,8 l/100 km (4,4 l/100 km para las llantas de 18").

Emisiones CO2: 88 g/km (101 g/km para las llantas de 18").

Texto: Noemí Alonso

¿Buscas un punto de vista diferente? Mira la prueba del Kia Niro de nuestros amigos de Top Gear.

Conclusión

Lo mejor

Tecnología híbrida. Cámara trasera con mejor visibilidad

Lo peor

Aro del volante demasiado fino. 4 estrellas EuroNCAP sin el equipamiento de seguridad opcional

Lecturas recomendadas