Prueba

Motos

Prueba BMW C Evolution 2017: la moto eléctrica de referencia

Prueba nuevo BMW C-Evolution 2017. Fotos: Álex Aguilar.
Nota

8

Rodrigo Fersainz

Probamos el BMW C Evolution 2017, la moto eléctrica de referencia contra las leyes antipolución de las ciudades, que se ha renovado este año y tiene más autonomía, una interesante -y sí, divertida- alternativa de movilidad... si puedes eres capaz de amortizarla.

Se ha quedado buena tarde para recordar la distinción entre "motoristas" y "moteros". Y te recomiendo que sigas leyendo esta prueba del nuevo BMW C Evolution 2017, especialmente, si te consideras de los primeros.  Porque la moto eléctrica de BMW se ha renovado este año para ser más práctico que nunca y postularse como una alternativa más realista a esa movilidad urbana que no quiere preocuparse de matrículas pares, impares... ni de otras medidas restrictivas por alta contaminación

Cinco motos eléctricas para todos los públicos.

Si casi ningún scooter está concebido para escapar a la montaña a hacer curvas (aunque ahora haya muchos fabricantes que los denominen y 'vistan' como 'GT'), un eléctrico como el BMW C Evolution, menos aún. Pero aquí viene lo bueno: la diversión comienza cuando te deslizas por la ciudad como un rayo, con aceleraciones de vértigo (de 0 a 50 km/h en 2,7s y de 0 a 100,en 6,2), sin ruidos distintos a los aerodinámicos (aquí suena un ligero zumbido) y a los propios de la rodadura y llegando a tiempo a todas tus gestiones sin 'echar humo', literalmente, por pasarte horas perdido en atascos interminables.

Por no hablar de lo bien que le sientan los elementos específicos que esta máquina tiene distintos a cualquier otro scooter de la gama C en la marca: display digital propio, cuatro modos de conducción, marcha atrás hasta 3 km/h... y una forma de pilotarla a la que cuesta un poco acostumbrarte, pero que, más pronto que tarde, te acabará enganchando. 

El primer día de pruebas empieza lloviendo, pero todos tranquilos, que nada da calambre: quito enchufe y cortacorriente del puño derecho -que actúa como elemento de seguridad para no salir disparado por error-, busco la llave de contacto para abrir el maletero, bajo el asiento, meto el cable con el transformador incorporado (que como ves en las fotos, incluye la posibilidad de elegir el tipo de corriente al que quieres recargar el vehículo, según la capacidad de la red eléctrica de la que dispongas) y distribuyo alguna cosa más como equipaje. La verdad es que el hueco es pequeño -sólo cabe un casco tipo jet- y si le restas el espacio que ocupa este cable de carga y la documentación, la capacidad real es irrisoria.

Ahora trato de desbloquear la dirección y primer susto: he perdido la llave. Acostumbrado ya al sistema keyless de otras BMW -y dado que la llave en este caso es negra y especialmente minúscula-, tardo en avistarla en la penumbra del garaje. ¡Ah, claro, que está colgada aún del lateral, junto al asiento! En fin, si la moto fuera mía, supongo que tardaría poco en acostumbrarme, aunque sigo pensando que el sistema es un poco incómodo para esa filosofía de 'arrancar y salir' que debe primar en cualquier scooter que quiera ganarse el apelativo de "práctico". 

Prueba nuevo BMW C-Evolution 2017. Fotos: Álex Aguilar.

Por fin, giro la llave esperando calentar un rato el motor al ralentí mientras me cierro cremalleras y ajusto casco y guantes (rutinas de motero veterano) y me vuelvo a dar una colleja a mí mismo que amortigua el sotocasco a la altura del volante: "Estúpido, que estamos hablando de motos eléctricas. E-LÉC-TRI-CA".  

¡Esto marcha!... (Por fin)

Tras el silencio cómplice sólo interrumpido por algún pitido agudo y después del consiguiente festival de lucecitas en el completo y elegante cuadro estilo BMW i3, llega la hora de la verdad. Giro tímidamente el acelerador y, a penas sin retardo, la rueda trasera amenaza pelea, porque aún estamos en el garaje y el suelo está recién fregado y muy escurridizo. Avanzo un poco... Todo controlado.

Y como en esta prueba todo es un poco extraño, empiezo realmente a moverme ¡marcha atrás! porque tengo que maniobrar en este Tetris de aparcamiento que hemos formado hoy en el garaje de AUTO BILD. Ya había probado un sistema parecido en las BMW K 1600, pero aquí es un poco diferente, porque es el propio botón el que revoluciona el motor eléctrico. Por seguridad, el sistema se desactiva en cuanto dejas de pulsar el botón y la velocidad máxima a la que retrocedes está limitada a 3 km/h... pero eso es mucha 'tela' para hacerlo de espaldas y sobre dos ruedas. Zumbido, pulsaciones al máximo... ¡y conseguido!

Prueba: BMW i3.

Hacia delante o hacia atrás, en estos primeros momentos de adaptación, siempre es bueno acordarse de que, en proporción, el peso del conjunto es mayor que el de cualquier scooter equivalente y sólo disfrutarás de tener ese sobrepeso a causa de las baterías en posición central y abajo -igual que te digo una cosa te digo la otra- cuando estés en movimiento.

Ya en superficie -voy a tener que ir cronometrándome cuánto tardo en salir del garaje con este artefacto e ir bajando tiempos, como en los simulacros antiincendios que hacíamos en el cole- y en modo Dynamic, no pasa ningún coche, así que acelero como un rayo y me incorporo al tráfico a bastante más velocidad de lo que quisiera. Ojo cuidado, mejor pasar al modo Road e ir habituándose a las reacciones. Ahora sí que disfruto de que el centro de gravedad sea bajo y el reparto de pesos, (se aprovecha correctamente el lastre de las baterías) correcto, con lo que callejeo con mayor soltura de la que imaginaba. 

La postura de conducción es bastante cómoda, sin tener tantas posibilidades de acomplarse en el conjunto como en su hermana de combustión, la BMW C650 LT. Pero sirve. En pos de la eficiencia, también se nota que el parabrisas delantero es especialmente recortado y no hay posibilidad de elevarlo. 

Aceleraciones excesivas para novatos

BMW dice textualmente en su web: "Para que los usuarios con carné de conducir del tipo A1 y B también puedan experimentar todo lo que promete el C Evolution, se ofrece una versión de 11 kW (15cv), con una potencia máxima de 35 kW (48 CV) y una autonomía de hasta 100 km". Y es de agradecer para quienes no tengan el carné de moto, pero en realidad es una cuestión más legal que prestacional. Porque sería injusto decir que esta motocicleta, incluso en su versión tope -la que estamos probando aquí, sin limitar-, es peligrosa o difícil de conducir en cuanto le coges un poco el truco. 

Tipos de carné de moto.

Así que, en pos de la diversión -que, definitivamente, es mucha- y la eficiencia necesaria en esta clase de vehículos, sigo con el test de esta curiosa máquina. Poco a poco, en Road o Dynamic, es fácil irse viniendo arriba, y como tienes 'gas' (digo, todo el par motor) desde abajo, vas aprovechando los huecos como nunca, situándote justo allí donde quieres estar. Pero en ninguna motocicleta es muy recomendable pasar a demasiada velocidad respecto al tráfico que te rodea, así que en una de estas, un coche decide, sin poner el intermitente izquierdo, salirse de la atascada fila de una incorporación a la derecha... y al encontrármelo justo delante, me veo obligado y de forma brusca a probar los frenos, que responden muy bien. Menos mal que el ABS de serie cumple y que todo trabaja bien para detener las grandes inercias longitudinales de esta BMW C Evolution, porque si no, hubiera tenido algo más que un susto.  

De nuevo, a tiro de botón, decido buscar una conducción más sosegada, pero hasta para esto hay que practicar en todo scooter eléctrico que se precie, sobre todo si incorpora un modo como este EcoPro. Con él, al igual que sucede en el BMW i3, en este modo, además de recargar más que nunca en frenadas y deceleraciones, puedes prescindir casi totalmente del freno de servicio, pues retiene deliberadamente, como su hermano de cuatro ruedas, hasta activar la luz roja trasera para avisar de que te vas a detener.

Autonomía real: 120 km 'estirables' 

En el polo opuesto, si pones el modo Sail -Vela- aprovecharás mejor las inercias: tú notarás que no retiene nada y yo casi me como un radar al que me aproximé demasiado rápido al soltar el puño derecho.

¿Cómo se es, entonces, más eficiente? Depende. A veces, es mejor dejarse llevar para no acelerar; otras, reteniendo un poco para regenerar más y, de paso, ahorrar discos con el freno motor; y si tienes pendientes prolongadas y ves una ristra de semáforos rojos por la avenida en la que circulas, pues la máxima retención posible te ayudará también a ser lo más eficiente posible. Y todo, gracias también a un display que ayuda especialmente a controlar el gasto en tiempo real y la autonomía (es realista decir que hay 120 km estirables hasta los 160 km oficiales y en condiciones idílicas)... 

Capirossi prueba una moto eléctrica.

En carretera, sólo te parará la mencionada autonomía si le das demasiado gas (alcanza los 168 km/h), pero el chasis responde bien y no echarás en falta más potencia ni más velocidad punta si ruedas en parámetros legales... Y cuando acabes del día y vuelvas al enchufe, desde luego que tendrás clara una cosa: sin rugidos de motor ni petardeos de escape, también te habrás divertido y mucho en todas las situaciones.

Por cierto, otra de las preguntas recurrentes: ¿cuánto se tarda en cargar? Unas cuatro horas y media para el 100% de la batería y algo menos de cuatro para el 80% (en ambos casos, con un enchufe normal, de 220 V y 12 A). 

¿Te ha convencido el nuevo BMW C Evolution? Echa números (el precio es de 14.100 euros) y busca tomas de corriente. Y si te cuadra, serás el más eco y más trendy de la ciudad... y parte del extrarradio. 
 

Datos técnicos de BMW C Evolution 2017

  • Brazo basculante del tren motor con máquina E refrigerada con líquido; motor sincrónico con excitación permanente e imanes de superficie, interior
  • 168 km/h
  • 72 Nm de 0 a 4.650 rpm
  • 35 kW (48 CV) a 4.650 rpm
  • Horquilla invertida Ø 40 mm (delante) y basculante monobrazo, amortiguación de articulación directa y 7 ajustes de precarga (detrás)
  • Dos discos de freno, 270 mm de diámetro, con 2 pinzas flotantes de 2 pistones (delante) y monodisco, 270 mm de diámetro, pinza flotante de 2 pistones. ABS de serie.
  • 2.190/947/1.255 mm
  • 275 kg
  • 765 mm
  • 120/70 R 15 y 160/60 R 15
  • A2 y A
  • 14.250 euros

Conclusión

Lo mejor

Aceleración, dinamismo, calidad, autonomía mejorada, modos de conducción, diversión.

Lo peor

Precio, poco espacio bajo el asiento, llave independiente para el cofre.

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!