Skip to main content

Prueba

Prueba Porsche 718 Cayman GTS PDK: se va el Cayman...

Prueba Porsche 718 Cayman GTS PDK
Nota

9

Este Porsche 718 Cayman GTS se irá poco a poco, pero no para Barranquilla. Se alejará irremediablemente de tu campo de visión, gracias a su demoledora eficacia en carretera.

VÍDEO: Primeras imágenes del Skoda Kodiaq RS

Hacía tiempo, mucho tiempo, que no pasaba por mis manos un coche tan noble al conducirlo rápido como este Porsche 718 Cayman GTS de la prueba. Potente, ligero, equilibrado en sus reacciones al límite, fácil de conducir… tanto me ha gustado que mi anterior mito, el Porsche 911 creo que va a pasar a un segundo plano. Pero antes de contarte cómo va, déjame que echemos un vistazo a su interior.

No te pierdas: Así se pone el Porsche 718 Cayman GTS a 294 km/h en una autopista

Todo en su sitio y muy bien presentado, con la calidad habitual de Porsche. Esta versión GTS añade los denominados asientos deportivos plus, que están a mitad de camino entre una butaca normal de un turismo convencional y un bacquet de competición, tirando más hacia este último gracias a unas sujeciones laterales sobresalientes. Eso sí, están muy cerca del suelo, con lo que entrar y salir, si eres alto, te costará un poco. Aunque, ya sabes, sin sacrificio no hay gloria...

Vídeo: ¿Sabes todos los datos del Porsche 718 Cayman GTS? ¡Ahí van!:

Donde sí puedes triunfar sin sufrir es con sus dos maleteros. Sí, dos, uno delantero y otro trasero, de 150 y 125 litros; uno, el primero, más profundo (yo diría que demasiado) y el otro, el de detrás, con argollas y huecos laterales con tapa tipo guantera.

El motor se sitúa justo por delante de este maletero, en una posición central muy cercana a los dos asientos disponibles. Y quizá sea esa la razón por la que su sonido es tan perceptible a bordo. Un sonido que se transforma en melodía si realizas una conducción deportiva, o en un ruido de lo más molesto si vas de viaje y ya llevas un par de horitas conduciendo por autovía. 

Volviendo a esta increíble mecánica, se ha pasado del anterior seis cilindros atmosférico y 340 CV a este de cuatro con turbo y 25 CV más, es decir, 365 CV

Empuja como un verdadero diablo, eso sí, mucho más malo a partir de las 3.500 rpm y hasta bien pasadas las 7.000 rpm. Ese sonido del que te hablaba se puede hacer más deportivo con un botón, puesto que en esta versión GTS el escape deportivo viene de serie. Acciono otro botón, esta vez giratorio, el de los modos de conducción, dispuesto en el volante. Pongo la posición Sport+ y su cambio PDK parece leerme la mente y cambiar cuando yo lo hubiera hecho. Inigualable. Su aceleración es brutal y parece que esos caballos se multiplican por dos gracias a la rapidez de esta caja automática de doble embrague y siete relaciones. Más, si echas un vistazo, por ejemplo, a lo que tarda en pasar de 80 a 120 km/h… menos de tres segundos.

Con estas reacciones, puede parecer complicado manejar este vehículo si se suceden las curvas… nada de eso. Es de lo más noble que puedes encontrar. Los cambios rápidos de dirección son su hábitat preferido y sus reacciones son tan equilibradas que muy al limite desliza de ambos ejes prácticamente al unísono, algo de lo que te darás cuenta de inmediato. Y es que su firme suspensión, junto a una dirección que es de las más comunicativa que he tenido en mis manos, hacen que conducir rápido sea como coser y cantar, incluso sin tener experiencia. Es difícil de explicar, pero te sentirás conectado a este Porsche 718 Cayman y él se sentirá conectado a ti… y todo sin tener que enchufarle tu melena, como en Avatar (yo hubiera ido listo...).

Por solo 272 euros, te recomiendo que montes la suspensión deportiva opcional PASM, ya que reduce la altura del chasis en otros 10 mm (de serie, ya viene bajada en 10 mm respecto al Cayman normal). No es mucho más dura y tendrás todavía mejor información de lo que sucede bajo las ruedas. Eso sí, siempre que el asfalto esté en buenas condiciones. Porque si está muy roto, las sacudidas no te dejarán concentrarte en una conducción rápida. Respecto a su sistema de frenos, ahí no merece la pena que te gastes 8.349 euros en los cerámicos, ya que solo les sacarás partido en tandas en circuito… los de serie son más que suficientes para detener sus 1.400 kilos en unos 35 metros circulando a 100 km/h. Y con una potencia y tacto exquisitos, que solo se pueden enturbiar si los castigas de forma muy reiterada, bajando un puerto de montaña muy fuerte, por ejemplo. 

Vídeo: Porsche 718 Cayman contra el Porsche 924 Carrera GT:

Si echamos un vistazo a su equipamiento, no puedo estar más en desacuerdo con la política de Porsche. Un coche como este debería incluir de serie elementos ya básicos en otros generalistas, como el control de crucero (367 euros) o climatizador bizona (869 euros).

Y es que no es barato: desde 88.500 euros. Es lo que cuesta la versión con cambio manual (3.700 más con el muy recomendable PDK que montaba esta unidad). Desde luego, si te gastas esta pasta en este biplaza es que debes saber muy bien lo que haces. Y te daré la razón. Porque a pesar de que debas desembolsar otro buen dinero en equiparlo al nivel que merece, tendrás un vehículo con el que no te cansarás de conducir y disfrutar. Y no me extrañaría oírte cantar a pleno pulmón eso de… “se va el Cayman, se va el Cayman…” mientras le pisas a fondo y ves a tu seguidores hacerse cada vez más pequeñitos en el retrovisor…

Opinión

Pocos deportivos hay en el mercado tan eficaces y, a la vez, tan nobles de conducir, como este 718 Cayman GTS. Sé que el cambio automático PDK es caro y que a los puristas no les entusiasmará, pero su funcionamiento es una pasada y daría por bien empleados los casi 4.000 euros que cuesta. En su equipamiento le faltan un montón de cosas, a mi juicio, imprescindibles. Con eso hubiera tenido una nota final de casi 10.

Conclusión

Lo mejor

Doble maletero, sonido, conducción, dirección comunicativa,

Lo peor

Altura reducida carrocería, dificultad acceso y salida, equipamiento opcional

Lecturas recomendadas