Prueba

El Alfa Romeo Giulietta, con cambio de doble embrague TCT

Juan Antonio Corrales

26/11/2012 - 17:10

El Alfa Romeo Giulietta TCT es tan bonito, deportivo y cautivador como siempre, pero suma ahora una transmisión de doble embrague rápida y efectiva, que lo convierte en una opción mucho más recomendable. Va asociado a dos motores: el 1.4 Turbo MultiAir y el 2.0 JTDM-2, ambos con 170 CV. Esta transmisión automática TCT sólo está aparejada con el acabado 'Distinctive'.

El Alfa Romeo Giulietta estrena el cambio de doble embrague TCT que ya monta el Mito. De esta manera, se une a la pugna de rivales que ya cuentan en su gama con este tipo transmisiones automáticas como el Volkswagen Golf o el Ford Focus.

El compacto italiano puede montar este cambio TCT en dos mecánicas: en la 1.4 Turbo MutiAir y en la 2.0 JTDM-2, ambas con 170 CV. Además, sólo está disponible con el acabado Distinctive.

El nuevo cambio de doble embrague TCT que monta el Alfa Romeo Giulietta adopta la solución de usar dos embragues, uno sobre las marchas pares y otro sobre las impares: es como si dispusieras de dos cambios en paralelo con marchas preseleccionadas.

Según la propia marca, el Alfa Romeo Giulietta TCT reduce consumo y emisiones hasta en un 10%. De hecho, la versión diésel solo emite 119 g/km, por lo que queda exenta de pagar el impuesto de matriculación. Así, el cliente sólo tiene que abonar 330 euros más sobre la versión manual. El precio de la variante diésel se queda en 28.897 euros, mientras que la versión de gasolina cuesta 26.840 euros.

A nivel de sensaciones, el cambio de doble embrague TCT me ha resultado rápido y eficaz, muy cercano en comportamiento a la referencia del segmento, el DSG de Volkswagen, aunque su capacidad de retención me ha parecido menor.

La motorización diésel 2.0 JTDM-2, con sus 350 Nm a 1.750 vueltas, es la que mejor le sienta al cambio de doble embrague, ya que las transiciones entre marchas son más vivas.

Si quieres disponer de levas, tendrás que pagar 147 euros extras y deberás saber una cosa, cuando estás en modo manual y el motor llega a su régimen máximo, la transmisión no cambia de forma automática. Deberás hacerlo tú mismo.

Afa Giulietta

Prueba a fondo Alfa Romeo Giulietta 2.0 JTDm TCT (por Enrique Trillo)

He podido probar a fondo el Alfa Romeo Giulietta 2.0 JTDm TCT tanto en ciudad como en autopista y carreteras de montaña, y debo decir que tiene un funcionamiento más que correcto. Es suave cuando circulas a baja velocidad y estás obligado a parar constantemente, como en un atasco. En esta situación ves que el Alfa Romeo Giulietta engrana una marcha tras otra sin que apenas lo notes. También se muestra muy eficaz en carretera, cuando pisas el pedal derecho a fondo y buscas pasar a la siguiente relación con la máxima rapidez. Además, cuenta con modo secuencial y levas en el volante (150 euros). No le puedo dar un ‘10’, porque me ha parecido algo perezosa a la hora de emprender la marcha desde parado, lo cual se hace todavía más evidente a la hora de aparcar. Pero no puedo negar que me ha dejado un buen sabor de boca.

El motor 2.0 JTDm de idéntica potencia que he podido conducir en esta prueba. No es un propulsor que me haya transmitido demasiada sensación de fuerza. Pero en combinación con el cambio TCT y el sistema 'Start-Stop' (de serie), hace posible que el consumo medio haya sido de 6,1 litros/100 km. 

Las sensaciones del Giulietta son una cosa, pero también es importante ver hasta qué punto la transmisión TCT ayuda al italiano a lograr unas buenas prestaciones. Y si te fijas en la ficha técnica, verás que es más que evidente que lo logra. No iguala los registros oficiales que promete la marca, pero el Alfa Romeo Giulietta arroja unos valores estupendos para un propulsor diésel. Sorprenden su aceleración de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos y, sobre todo, las recuperaciones, que permiten realizar adelantamientos con total solvencia, ya que pasa de 60 a 100 km/h en 4,7 segundos y de 80 a 120 km/h en 5,8.

En el apartado dinámico, Alfa siempre saca pecho. Y más con esta versión Distinctive, que monta de serie el diferencial electrónico Q2. Gracias a él se mejora la capacidad de tracción y se reduce sensiblemente el subviraje en el eje de las curvas. Para más inri, esta unidad de pruebas cuenta con suspensión deportiva y llantas con perfil más bajo, así que tiene unas reacciones mucho más directas.

En el comportamiento influye también el sistema DNA, que mediante la palanca situada en el túnel de transmisión modifica la respuesta en función del programa que elijas: Dynamic, Normal, All Weather.

Vistos los aspectos técnicos y su respuesta en curva, llega el momento de valorar el habitáculo del Alfa Romeo Giulietta. Aunque no descubro nada que no se supiera ya del Giulietta, me gustaría remarcar su buena configuración interior. La verdad es que cuando voy al volante me gusta casi todo del compacto italiano: ofrece una postura de conducción francamente buena, con unos asientos que recogen bien la espalda. Tiene un diseño sencillo, pero con innegables toques deportivos como las costuras rojas y los pedales de aluminio (ambos elementos forman parte del pack Sport, que incluye suspensión deportiva, llantas de 17 pulgadas, faldones deportivos... y cuesta 1.385 euros). Por otro lado, hay que reconocer que la disposición de los mandos es correcta y facilita un manejo intuitivo de los mismos.

Pese a todo, debo mencionar que la unidad de pruebas tenía un estresante crujido que llegaba a mis oídos desde la zona de la guantera y que podría acabar con la paciencia hasta del mismísimo santo Job. Probablemente se trate de un hecho aislado, pero hay que cuidar este tipo de detalles en coches de casi 30.000 euros...

Otra cuestión mejorable en el compacto italiano es la amplitud en la segunda fila de asientos. No es que sea excesivamente estrecho, pero sí es cierto que el espacio disponible para las piernas y los hombros es mejorable. Y lo mismo ocurre con el maletero, que ofrece una capacidad de 350 litros, una cifra que se sitúa por debajo de la media del segmento.

Lo bueno es que esta versión Distinctive cuenta con un equipamiento de serie abundante, que hace que su inversión sea más recomendable frente a sus rivales premium. No tendrás que pagar ni un solo euro extra por elementos como la ayuda para el arranque en pendiente, las luces LED, el equipo de sonido con seis altavoces o accesorios de confort como el reposabrazos central delantero y la salida de climatización en la segunda fila de asientos.

A continuación te dejo con un vídeo de cómo funciona el cambio automático de doble embrague TCT del Alfa Romeo Giulietta.

 

Lecturas recomendadas

Todo sobre Alfa Romeo

Alfa Romeo Giulietta  Giulietta

Acabados de Alfa Romeo Giulietta 2010 más populares:

Ver todos los acabados
Todo sobre Alfa Romeo Giulietta

Buscador de coches