Práctico

Impuesto de Circulación 2018: todo lo que debes saber

Impuesto de circulación 2018
Susana Viñuela

Aquí tienes unas claves para que no se te escape ningún detalle.

A muchos conductores se les plantean numerosas dudas a la hora de pagar el Impuesto de Circulación 2018, que es como se sigue conociendo popularmente el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica a pesar de que lleva denominándose así desde 1990. Además, por las cartas que recibimos en el buzón de AUTOBILD.ES, aunque se trata de una tasa municipal que debe abonarse cada año, hay quien sigue sin tenerlo claro. 

La primera de las dudas sobre el Impuesto de Circulación 2018 se plantea al leer “Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica”, puesto que si se trata solamente de un gravamen para esta clase de automóviles, ¿Tienes que pagarlo si conduces un coche eléctrico?

No te pierdas: El Impuesto de Circulación de los eficientes podría bajar

Sin embargo, si conduces un híbrido, híbrido enchufable o eléctrico sigues teniendo que pagar el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica. Una incongruencia de las gordas, dado el nombre de la tasa, pero al menos la mayoría de las ciudades aplican un descuento en el IC a esta clase de vehículos, que como en el caso de Barcelona, Sevilla o Madrid suele rondar el 70%. También hay trucos para ahorrar en el Impuesto de Circulación 2018 si tienes un vehículo convencional, como unificar todos los gravámenes municipales en un solo pago para obtener un pequeño descuento.

Te interesa: Podemos quiere poner un impuesto por usar el coche

Si conduces un clásico y en tu ayuntamiento está contemplado, también puedes pagar menos en el Impuesto de Circulación matriculando tu coche como histórico, incluso puedes estar completamente exento dependiendo de dónde vivas. Sin embargo, la mayoría opta por registrar su coche en el pueblo para reducir este gasto, en el siguiente enlace puedes ver cómo empadronar tu coche en otro municipio para pagar menos y a continuación puedes encontrar las dudas más frecuentes sobre el Impuesto de Circulación 2018.

1. ¿Quién debe pagar el Impuesto de Circulación 2018?

El IC debe ser abonado por el titular del vehículo en la fecha de 1 de enero de cada año natural, ya sea esta una persona física o jurídica, como aparezca en el Permiso de Circulación. Esto quiere decir que, si compras un vehículo usado a un particular, sea cuando sea, él debe aportar la justificación del pago de este tributo. 

2. ¿Dónde se abona el Impuesto de Circulación 2018?

Para pagar el IC hay que dirigirse al ayuntamiento donde resides, aunque la inmensa mayoría envía a los domicilios de sus vecinos una carta de pago con la que, simplemente, tienes que ir a la entidad bancaria designada por el consistorio para hacer una transferencia o un ingreso.

3. ¿Quién está exento del pago del Impuesto de Circulación 2018?

Lo cierto es que este gravamen tiene algunas exenciones: los vehículos destinados al transporte público de viajeros, para el uso agrícola, las ambulancias y los vehículos con matrícula diplomáticas y los que están adaptados a personas con movilidad reducida.

4. ¿Cuánto tengo que pagar por el Impuesto de Circulación 2018?

Es realmente complicado calcularlo ya que varía en función de un buen número de variantes. La primera es la Comunidad Autónoma en la que residas, ya que es la que se encarga de cobrarlo y, por tanto, de establecer la tarifa. La segunda es la tipología de vehículo del que se trate, ya que se grava de manera distinta a turismos, motocicletas, autobuses, camiones, tractores y remolques. La tercera es la potencia y lo contaminante que sea el vehículo, penalizando a los que más lo hagan y ofreciendo descuentos a los más limpios.

5. ¿Qué pasa si no pago el Impuesto de Circulación 2018?

Por suerte, no te va a perseguir la Guardia Civil con las sirenas puestas, dado que el IC es un asunto entre tú y tu ayuntamiento. Sin embargo, si alguna vez te han puesto una multa en tu pueblo o ciudad, habrás averiguado que los municipios tienen sus medios para cobrar lo que se les adeuda. Lo primero que recibirás es una notificación, luego otra y, quizá, otra más tarde. Al final, si las multas acumuladas superan los 500 euros, te embargarán.

Redactora

Comunicando, que es gerundio.