Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Impuesto de matriculación: todo lo que necesitas saber

Impuesto de matriculación: todo lo que necesitas saber

Entre las tasas que gravan el precio de un coche nuevo está el Impuesto de Matriculación. Ahora bien, ni todo los vehículos lo pagan ni todos deben pagar la misma cantidad; depende de las emisiones oficiales marcadas por el fabricante en la ficha técnica. A continuación repasamos todo lo que necesitas saber sobre el impuesto de matriculación.

No te pierdas: Impuesto de Circulación 2017, todo lo que debes saber

Hay un requitiso imprescindible para sacar un coche nuevo del concesionario: matricularlo. Para ello, unos coches tienen que abonar el Impuesto de Matriculación, mientras que otros quedan exentos del pago. 

Aunque hay quien lo confunde, el de matriculación no tiene nada que ver con el impuesto de circulación (también conocido como numerito). La primera diferencia está en la temporalidad: el impuesto de matriculación se paga una sola vez, mientras que el circulación se abona todos los años. 

La tasa que se paga en concepto de matriculación la gestionan las Comunidades Autónomas, pero es la misma para toda la geografía nacional; a diferencia de la de circulación que es diferente (dentro de unos margenes) lo que ha dado lugar a la aparición de los denominados paraísos fiscales del automóvil.

¿Qué coches pagan el Impuesto de Matriculación?

La clave para saber si un coche nuevo debe o no pagar la matriculación está en su nivel de emisiones.

La cantidad a pagar depende del valor del coche antes de impuestos (el precio franco fábrica) ya que es un porcentaje de hasta el 14,75% del mismo. Desde 2008, la Ley establece cuatro tramos:

- Los vehículos con emisiones inferiores o iguales a 120 gr/km CO2, NO pagan impuesto de matriculación.

- Para emisiones mayores de 120 gr/km CO2 y menores de 160 gr/km CO2, la cantidad a abonar será el 4,5% del precio franco fábrica.

- Para emisiones mayores o iguales a 160 km/h y menores de 200 gr/km CO2, se paga el 9,75%.

- Los coches cuyas emisiones oficiales son mayores o iguales a 200 gr/km CO2, deben pagar el 14,75% de su valor por la matriculación.

Significa esto que cuanto menos consuma tu coche, menos tendrás que pagar por matricularlo. Se calcula que cerca del 80% de los coches están exentos del pago.

¿Dónde se paga?

La de matriculación es una tasa que se abona a la Agencia Tributaria (a través del impreso 576, 06 ó 05, dependiendo del tipo de automóvil). Pero, tranquilo, de este viaje se encarga el concesionario que luego suma la cantidad a abonar al montante de la factura.

Descuentos para minusválidos, familias numerosas...

Vivas donde vivas, el pago del impuesto de matriculación es idéntico en todas las comunidades autónomas pero, además de por las emisiones, la Ley contempla bonificaciones para quienes puedan demostrar que pertenecen a alguno de los siguientes grupos:

- Familias numerosas. 

Sólo pagan la mitad de lo que le correspondería al coche por sus emisiones. Ahora bien, para acceder a este descuento las familias numerosas deben cumplir los siguientes requisios:

       - La matriculación se debe realizar a nombre del padre, madre o ambos.

       - Salvo que sea por siniestro total, solo se aplica una bonificación cada cuatro años.

       - Salvo fallecimiento del titular, el coche no se puede vender en los cuatro años siguientes.

 

- Vehículos para minusválidos.

Los coches adaptados para minusválidos solo pagan el 4% de IVA y nada en concepto de matriculación. Pero deben cumplir los requisitos (con las excepciones anteriores) de que hayan pasado cuatro años desde la compra de otro coche y que no haya venta en los cuatro posteriores.

- Vehículos destinados a uso profesional.

Taxis, vehículos de autoescuelas, coches de alquiler (con muchas excepciones) y vehículos de matriculación especial (como los diplomáticos) quedan libres del abono de esta tasa.

¿Y los coches de importación?

El pago del impuesto de matriculación es uno de los trámites que más preocupan a quienes deciden comprar un coche en Alemania (por ejemplo).

En este caso, el valor de la tasa no se calcula en base al precio del vehículo sino de su valor en el mercado, de acuerdo con las tablas del Ministerio de Economía y Hacienda.

 

Hay que liquidar el impuesto de matriculación en un plazo de 30 días a contar desde el inicio de la introducción del vehículo importado en España. Si la importación es como consecuencia de un traslado de la residencia del titular, el plazo sería de 60 días. Cuando la fecha en la que entra el  vehículo no consta expresamente, se cuenta desde la fecha de adquisición o desde la que se considera al interesado residente en España (o titular de un establecimiento en el país), la más posterior.

Lecturas recomendadas