Skip to main content

Práctico

En qué debes fijarte si vas a comprar un Porsche 911 usado

Porsche 911 usado

¿Debo arriesgar 30.000 euros en un 911?

Después de 14 años, un Porsche 911 de la generación 997 deja de tener un precio inaccesible. Pero no es oro todo lo que reluce, te contamos en qué debes fijarte antes de comprar un Porsche 911 usado.

¿Nunca te has planteado hacer realidad un sueño? En plan: ¿Y si...? Y no hablo de invertir en otro SUV familiar, ni en una nueva vivienda, sino en algo mucho menos coherente. Hablo de tener tu propio Porsche 911.

VÍDEO: Prueba a fondo nuevo Porsche 911, ¿es el mejor del todos los tiempos?

¡No te preocupes! Soñar despierto, y más con algo así, es algo muy común. Y no es tan inalcanzable como puede parecer a simple vista. En el mercado de ocasión, si buscas con tiento, encontrarás posiblemente un 911 que te puedas permitir. Pero claro, los modelos refrigerados por aire, hasta el 993 inclusive, se han revalorizado mucho porque se han convertido en piezas de colección muy deseadas.

Primero modelos, refrigerados por agua

En el caso de la primera generación refrigerada por agua, el 996, se ha convertido en una excomunión porque los puristas denuncian que la diversión al volante bajó varios puestos. Pero, ¿qué pasa con su sucesor, el Porsche 997? Con sus faros redondos al estilo clásico, es una auténtica declaración de intenciones. Este modelo se lanzó en 2004 y llegó a los corazones de los fans del 'nueveonce'. Hoy es un modelo más atractivo y atemporal que nunca. Los primeros Porsche Carrera y Carrera S de esta serie ya tienen un precio inicial desde unos 30.000 euros. ¿Merece la pena aprovechar este momento para comprar todo un icono del automóvil?

Hay una persona que puede tener la respuesta: Axel von Blittersdorf. Atiende en su taller de Hamburgo a numerosos clientes que tienen un 911. Cuando uno llega a su taller, sorprende de ver multitud de ejemplares del 997 aparcados uno al lado del otro. Enseguida me lo aclara: el motor es de este modelo es su talón de Aquiles. Los bloques 3,6 y 3,8 litros (Carrera S) y las eternas fugas de los anillos selladores de los cigüeñales. Y sucede algo desconcertante, algunos motores alcanzan su muerte a los 250.000 kilómetros, mientras que otros lo hacen a los 50.000.

En uno u otro caso, siempre resulta tremendamente caro repararlo. Una puesta a punto del motor pueden ser unos 20.000 euros y un motor totalmente nuevo de Porsche puede ascender a 25.000. Me dice Blittersdorf: "Tenemos clientes que se han dejado sus ahorros en un 911. Y cuando, al cabo de medio año, el motor decide claudicar, el sueño se desvanece". La garantía Porsche Approved puede dar cierta seguridad. Pero claro, eso supone añadir un fuerte coste al mantenimiento, puesto que hablamos de una suma de más de 1.500 euros por año. Un coste que muy pocos están dispuestos a asumir por un modelo de 15 años. 

El precio de mantener un Porsche

Hasta las revisiones más rutinarias pueden pulverizar tu plan de ahorro familiar. Una revisión completa que incluye un cambio de bujías te saldrá por unos 1.200 euros. Y de media, hay que cambiar cada 60.000 kilómetros las pastillas y discos delanteros. Eso son unos 800 euros. Entre los fallos clásicos del 997 está la pieza defectuosa que une el brazo de suspensión con la carrocería, el volumen del audio que se estropea o el óxido en las abrazaderas del escape. La construcción general del sistema de escape no alcanza la solidez de la generación anterior. Su sustitución te saldrá por unos 2.100 euros. En el 911 también se rompe una pieza en la parte delantera que une los dos radiadores. Si este elemento de aluminio falla, hay que cambiarlo, y te costará 1.700 euros.  

Las sondas Lambda no tienen una vida eterna pero a las del 997, además, se les agarrota la rosca de tornillo. Eso hará que su desmontaje tenga una mano de obra mayor. Las nuevas sondas supondrán, como poco, otros 1.500 euros. Dennis Neumann, del taller 9elf especializado en Porsche, advierte: "Intentar ahorrar puede salir caro. No se debe optar por piezas no originales y más baratas". Desde luego, no tiene mucho sentido rascar recambios en un coche de este tipo. 

A su favor, hay que decir que la pérdida de valor residual es casi inexistente. Mientras que un coche normal de 40.000 euros, después de tres años, cuesta la mitad, el 997 apenas se deprecia. Por cierto, el cambio automático por convertidor de par (que era opcional) está menos valorado que la tradicional caja manual de seis velocidades. Por otro lado, lo mejor es olvidarse de las versiones con tracción integral o cabrio con su capota de lona totalmente eléctrica. Pueden ser fuente de problemas. Lo mejor es hacerse con un 911 puro, porque estos extras pueden romperse. 

Por supuesto, hay que comprar siempre un ejemplar con un historial y mantenimiento impecable. De este modo, te asegurarás que no tendrás problemas a corto plazo y disfrutarás de la conducción del 997.

La opinión del redactor

El 997 es un coche muy deseado. Pero los numerosos problemas que puede tener son muy preocupantes. Con la nueva generación de motores, a partir de 2008, el 'nueveonce' se volvió mucho más fiable.

Y además