Skip to main content

Práctico

Cómo asegurar las lunas del coche

Parabrisas

¿Interesa?

Entre todas las coberturas de seguro que puedes contratar, los cristales y ventanillas son una de las principales que tendrían que sopesar puesto que, al contrario de otros elementos, si que son bastante susceptibles de salir perjudicados en gran cantidad de situaciones. Pero, ¿es algo que interesa? Y, de ser así, ¿cómo asegurar las lunas del coche? Te contamos todos los detalles.

Todos los coches que se van a lanzar en 2019

La cobertura de lunas se ocupa de reparar el daño que estas sufran, pero dentro de unas condiciones concretas. A priori solo se aseguran la luna delantera, la trasera y las laterales, quedando el techo solar panorámico a expensas de si la aseguradora lo incluye o no, mientras que retrovisores y ópticas están excluidos.

VÍDEO: Convierte tu móvil en pantalla para el parabrisas del coche

Además, hay que tener en cuenta que solo se cubre una rotura total o parcial del cristal en cuestión, y que por norma general los pequeños rayones o impactos de pequeñas chinas u ocasionados por el uso convencional no están incluidos.

Seguro a primer riesgo

Es un tipo de póliza que está disponible en multitud de seguros y que, en lugar de cubrir el 100% de los daños, solo cubre la cantidad estipulada en el contrato. Esto tiene como ventaja que el coste de la contratación es menor, pero, por el contrario, hace que el usuario tenga que pagar la diferencia entre la cantidad contratada y el coste total de las reparaciones.

En caso de robo

Salvo por un impacto, en cuyo caso otra cobertura general de la póliza se encarga de los daños, es en un intento de robo cuando es más probable que se destroce una de las ventanillas. En este caso, con tener cobertura de robo basta para que el seguro se haga cargo de los daños, no es necesario tener aseguradas las lunas.

Para esto sirven los puntitos del parabrisas

“Consorciable”

Puede sonar a chino, pero es un adjetivo que quieres tener en tu coche. Que se declare “consorciable” significa que en caso de desastres naturales, el Consorcio de Compensación de Seguro indemnizará a su dueño por los daños derivados. ¿Qué hay que hacer para conseguir dicha categoría? Tener contratada una de estas tres coberturas: lunas, robo o daños propios.

¿Interesa asegurar las lunas?

Si no se tiene la cobertura de robo o daños propios (y por ende no se tiene categoría de “consorciable”), sí; así como si tenemos un vehículo que utilicemos a menudo en caminos de tierra o similares. Sin embargo, en términos generales, su coste en relación a lo que nos compensa no es excesivamente bueno, ya que oscila entre los 50 y los 100 euros, precio superior a lo que cuesta a una ventanilla lateral (aunque en caso de que sea el parabrisas el que resulte dañado si es una inversión algo mejor)

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas