Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Motos

5 ventajas de la moto eléctrica frente al coche eléctrico

gogoro scooter electrico taiwán frontal lateral

Si te empiezas a plantear la movilidad enchufable, ojo con las motos eléctricas, porque empiezan a ser más interesantes que nunca. ¿Por qué? Aquí tienes muchas razones:

La electrificación no es el futuro, sino el presente. Desde hace ya varios años, muchos más vehículos de lo que imaginas ya montan sistemas en los que la electricidad permite mejorar el rendimiento. Y, por si fuera poco, las motocicletas enchufables ya son una realidad que van creciendo en número... y te van a interesar mucho más de lo que crees. Aquí tienes 5 ventajas de la moto eléctrica frente al coche eléctrico

1 Precio de compra

De momento, ningún vehículo de dos ruedas sin gasolina ha resultado especialmente económico de adquirir, pero las cosas están cambiando también en este sentido. Mientras que hay modelos muy tecnológicos y prestacionales y que superan los 12.000 euros (la BMW C-Evolution, cualquier representante de la gama Zero...), empiezan a aflorar motos eléctricas mucho más modestas y económicas (como el ciclomotor de la marca Lifan, por ejemplo, que cuesta 1.995 euros), que resultan mucho más fáciles de amortizar. 

2 Relación peso/potencia

Otra de las grandes ventajas de la moto eléctrica frente al coche eléctrico, a priori, es que debido a su menor peso, necesita menos potencia para moverse a la misma velocidad.

La entrega inmediata del par motor -propia de todo vehículo enchufable es más fácil de aprovechar-, tanto si se trata de un modelo muy básico como si es algo más complejo, si incluye sistemas de regeneración de energía...

Este mayor 'tirón' a golpe de acelerador es especialmente recomendable en la conducción urbana. ¿Quiere esto decir que un ciclomotor eléctrico acelerará más que un Tesla Model S, por ejemplo? En absoluto. Lo que queremos decir es que para salir 'con alegría' de un semáfoto, el vehículo más ligero, en principio, necesitará consumir menos energía. 

3 Autonomía, coste por kilómetro y mantenimiento

Al hablar de autonomía, una de las grandes cuestiones del vehículo eléctrico, la moto puede apuntarse un tanto importante frente al coche eléctrico: pesa menos, no dispone de tantos consumibles (calefacción de aire -algunas sí disponen de calientapuños y asientos calefactados-, aire acondicionado/climatizador, radio, luces interiores de cortesía, navegadores...).

Además, los scooters eléctricos suelen aprovechar mejor la autonomía disponible. Por ejemplo, si 50 km teóricos ya se han quedado más que escasos para un turismo (tener un coche en el garaje compensa si lo puedes usar más allá de la ciudad), para el uso eminentemente urbano, la moto o el ciclomotor puede ser especialmente interesante si echas números. Y si encima son enchufables, esos 50 kilómetros te servirán más que de sobra para el día a día y el coste por kilómetro será más que favorable, no sólo por el gasto de electricidad frente al gasto de gasolina, sino por el mantenimiento. 

Cómo calcular cuánto gasta un eléctrico

De hecho, los motores eléctricos son a priori menos complejos, por lo que las piezas de las que hay que ocuparse al año son menos numerosas. Esto debería abaratar el mantenimiento anual que tienes que calcular, así como el coste por kilómetro recorrido también total.

4 Recarga (tiempos e infraestructura)

En este punto, la moto eléctrica también puede ser muy ventajosa frente al coche eléctrico. Por ejemplo, al tener que mover menos peso, necesitar menos potencia y llevar baterías menos voluminosas, sofisticadas y pesadas, y conformarse con autonomías más modestas (insistimos que para una concepción más urbana de la movilidad), el tiempo de carga debería ser menor. 

Asimismo, la sección del cable del cargador debería ser menos exigente con cualquier instalación eléctrica, tanto dentro como fuera de casa. Es más, si adquieres un modelo de moto eléctrica en la que puedas extraer la batería (algo que se va imponiendo), no sólo será un interesante antirrobo, sino que al hacer la recarga en tu domicilio o en tu lugar de trabajo, lo más probable es que no dependas de la aún escasa, deficitaria y mal mantenida red actual de puntos de recarga que hay en España. 

5 Aparcamiento

Por si estas ventajas no te han hecho plantearte muy en serio la posibilidad de tener una moto eléctrica en propiedad, piensa en la enésima cualidad de estos vehículos frente al coche: depende de los Ayuntamientos, pero lo normal es que las motocicletas y los ciclomotores puedan aparcar en las aceras si éstas son lo suficientemente anchas y no hay otra norma, en ese punto exacto, que lo prohiba.

5 preguntas clave sobre las etiquetas ecológicas

Incluso los coches con etiqueta ECO que pueden aparcar gratis en las zonas de estacionamiento regulado se encuentran con el problema del sitio libre. En las motos esto no sucede, con lo que amortizarás más fácilmente tus desplazamientos. 

Lecturas recomendadas

Más de EICMA 2018: todas las novedades del Salón de la Moto de Milán