Skip to main content

Práctico

Motor

5 trucos para usar la calefacción del coche y gastar menos

Cómo limpiar el climatizador del coche
Hasta en esto, puedes ahorrar un buen dinero sin pasar frío.

 Con los años, valoras especialmente el confort, especialmente, si recorres muchos kilómetros al año. Pero claro, a nadie le hace ilusión malgastar dinero, y menos, si es en algo que puedes conseguir por mucho menos. Y, en ocasiones, hay quien se olvida del chip de la eficiencia en cuanto sale de casa y no sabe que las pautas para economizar también se pueden aplicar al coche. Hoy te traemos un buen ejemplo de ello, en forma de 5 trucos para usar la calefacción del coche y gastar menos. ¿Te lo habías planteado? 

Pues sí, también los hay y son bastante efectivos a medida que los vas poniendo en práctica. El confort a bordo es, además, un elemento que también influye en la seguridad vial, porque hace que: 

  • Disminuya la fatiga
  • Mantengas la concentración mucho mejor. 
  • Disminuya tu tiempo de reacción ante cualquier imprevisto. 
  • Disminuyan las distracciones al volante. 

Igual que en verano (mira el vídeo de abajo) no se debe circular mareado por el calor, al borde de la deshidratación o con dolor de cabeza provocado por una temperatura excesiva en el habitáculo, en otoño y en invierno no es aconsejable hacerlo con las manos y los pies helados, los músculos agarrotados y un exceso de ropa de abrigo que también está contraindicado para el sentido común. 

Además, te debes ponerte al volante con: 

  • Guantes que no sean específicos para conducir, ya que perderás contacto con la dirección y hay un grave riesgo de que se te escurra el volante y pierdas el control del vehículo.  
  • Gorros que tapen los oídos. Teóricamente, está prohibido cubrir las orejas por completo, porque podrías perderte las señales acústicas reglamentarias de otros conductores. 
  • Pasamontañas, que, además de tapar los oídos, restrinjan el campo de visión -especialmente, la lateral-. 
  • Bufandas anudadas al cuello que te sobren a los 5 minutos o que puedan engancharse con el reposacabezas o cualquier otro elemento y que en caso de accidente puedan presentar todavía más riesgo de provocarte asfixia. 
  • Abrigo abultado y de tejido deslizante: además de sentir pronto la tentación de quitártelo en marcha, este tipo de atuendo hace que el cinturón de seguridad no pase por donde debe ni se ajuste correctamente a tu cuerpo, además de no retenerlo bien y en las zonas de tu anatomía para los que ha sido diseñado.  
  • Botas que no te permitan tener un tacto adecuado de los pedales y cuya altura y sujeción no permitan hacer  el juego de tobillos como es debido o acelrar/pisar el freno a tiempo.  

De hecho, hasta te podrían poner una multa de tráfico por vestimenta inadecuada, aunque no sea algo muy habitual.  

Por eso, además de adecuar tu ropa a las necesidades de la conducción, aquí van otros 5 trucos para usar la calefacción del coche y gastar menos: 

1 Aprovecha el sol

Si no está nublado, seguro que es el momento de aparcar al sol. Igual que en verano te decimos que el 'efecto horno' hace inviable permanecer en el habitáculo con el motor parado y que todos los años fallecen personas y animales por quedarse en el coche 'unos minutos de nada', el astro rey puede ser en otoño e invierno un magnífico aliado para la eficiencia

Skoda Octavia RS techo solar

Trata de estacionar en zonas expuestas al sol y, si dispones de techo acristalado, retira la cortina. Esto hará aumentar la temperatura interior unos grados, de tal manera que cuando vuelvas a tu coche, podría ser innecesario conectar la calefacción. O al menos, durante un tiempo...

Ford SYNC 4

Es el momento, si no lo has hecho ya, de que desmontes bacas y cofres portaequipajes que no vayas a usar, con el fin de no entorpecer la llegada de luz natural y de no ofrecer una resistencia al avance totalmente injustificada, que también aumentará el gasto. 

2 Deja que el motor 'despierte'

Que sí, que la impaciencia es humana. Pero ten en cuenta que en parado, calentar el interior de un coche es algo 'forzado', por lo que todo el sistema de calefacción tiene que ponerse a trabajar de cero, sin que el motor haya empezado a generar calor por sí mismo ni se pueda beneficiar del flujo aerodinámico (véase el punto 3). Y además, durante los primeros segundos/minutos, saldrá aire frío de las toberas, así que... 

¿Por qué no debes arrancar un coche empujándolo cuesta abajo?

Por tanto, arranca el coche para que el sistema no 'tire' de batería y ni la desgaste de forma prematura. Y cuando la mecánica alcance su temperatura óptima de trabajo (si lo haces antes, esto le costará más, porque extraerás demasiado calor antes de tiempo y el aceite no lo habrá lubricado todo bien), será el momento de encender la 'cale'. 

En cualquier caso, siempre que le des al contacto, procura no hacerlo con los asientos calefactables puestos ni la luneta térmica encendida: pasados unos minutos, hasta que inicies la marcha, es probable que ninguno de estos 'gadgets' te haga falta. Y habrás vuelto a reducir otro poco el gasto sin renunciar al confort a bordo. 

3 Flujo aerodinámico

Lo suyo es que apagues la recirculación de aire para que todo el flujo que llegue del exterior pase por el radiador de la calefacción con la mayor fuerza posible y llegue antes y más caliente al habitáculo.Para que este truco surta mejor efecto, no olvides mantener las rejillas exteriores del coche libres de hojarasca -tan típica del otoño- y de cualquier elemento que las obstruya, como ramas, polvo, excrementos de animales...

Además, con este sistema, lo más probable es que no haya que conectar el ventilador, por lo que tu coche estará ahorrándose un consumible y tú, consumo de carburante. Lo malo es que en muchos coches actuales ya no es posible la entrada de aire del exterior si no conectas todo el sistema de climatización

4 Ni subas mucho los grados

No subas los grados desde el principio. Es mejor seleccionar una temperatura intermedia (22-23ºC) y que el coche la vaya proporcionando, tanto si dispones de uno antiguo, con mandos mecánicos de ruedas y palancas, o si tienes el último modelo de climatizador electrónico.  

Consejos para cuidar el aire acondicionado

Este truco para usar la calefacción del coche y gastar menos es especialmente importante, porque consumirás más si demandas mucho más 'esfuerzo' a la máquina como para alcanzar 29ºC, por ejemplo, cuando a ti lo que te interesa es que el habitáculo esté cuatro o cinco grados menos caldeado. Porque el sistema derrochará energía en: 

  • Calentar más de la cuenta las resistencias internas de 'mueble' de la calefacción. 
  • Aumentar la potencia del ventilador. 
  • Estar más tiempo conectado y a tope
  • Restar potencia al propulsor del coche, con lo que la mecánica también gastará más para continuar satisfaciendo lo que demande el conductor. 

5 Apaga poco antes de llegar

Se previsor hasta el final. Y del mismo modo que por salud y por economía te recomendamos en verano bajar la intensidad hasta apagar el aire acondicionado uno minutos antes de llegar a tu destino (para combatir el golpe de calor y el despilfarro energético), aquí no está de más suprimir la calefacción unos minutos antes de llegar. 

De hecho, si el calor acumulado en el interior es suficiente, al apagar el sistema, malgastarás menos recursos y, además, ni tú ni tus acompañantes sufriréis tanto contraste térmico al abrir la puerta y bajarte del coche. 

 

Y además