Skip to main content
Lg

Por qué deberías comprar un móvil con el máximo grado de resistencia

El LG V30 ha superado las pruebas más duras de resistencia

Antes de comprar o alquilar una nueva casa en la que vivir te interesas por la solidez de su construcción para que no se desplome a la primera de cambio. Lo mismo sucede cuando vas a comprar un coche o cualquier otro vehículo, y antes de comprarlo te aseguras de que cumple con unos mínimos de solidez y seguridad. Pero, ¿y al comprar tu móvil, también compruebas que sea resistente o te basta con que solo sea bonito?

Elegir un smartphone no es una tarea sencilla. Debe tenerse en cuenta sus especificaciones técnicas, sus dimensiones y, sobre todo, vigilar que no se te salga del presupuesto establecido. Pero ya que vas a pagar una buena suma de dinero por él, por qué no elegir un móvil que además sea resistente a impactos, caídas o salpicaduras que, por mucho cuidado que tengas, seguro que el teléfono sufrirá en algún momento de su vida útil.

Moviles diseñados para resistirlo todo

Según las últimas estadísticas en España, de media, cambiamos de móvil cada 20,5 meses. La rotura o el desgaste excesivo del smartphone se sitúa como una de las principales causas para su sustitución. Ante estas estadísticas, en LG se han puesto manos a la obra diseñando móviles más resistentes y duraderos para que el paso del tiempo no sea una de las razones por las que cambiar tu teléfono. El LG V30 es el último ejemplo en el que se unen un diseño muy cuidado y una gran resistencia.

Seguramente habrás oído hablar de la certificación IP68. La protección IP o Ingress Protection (Protección contra la penetración de objetos en un material) es un certificado otorgado por un organismo internacional independiente tras realizar un test con el que se pone a prueba la resistencia al polvo y a los líquidos.

El número IP que acompaña este certificado indica qué grado de resistencia tiene el dispositivo. El primer dígito de ese número indica el nivel de resistencia al polvo, mientras que el segundo hace referencia a la protección frente a líquidos.

Grado Tamaño de objeto penetrante Grado de protección contra polvo (primer dígito IP)
0 -

Sin protección

1

50 mm

Un objeto igual o mayor de 50 mm solo puede penetrar parcialmente en el material

2

12.5 mm

Un objeto igual o mayor de 12.5 mm solo puede penetrar parcialmente en el material

3

2.5 mm

Un objeto con un diámetro igual o mayor de 2.5 mm no puede penetrar el material

4

1 mm

Un objeto con un diámetro igual o mayor de 1 mm no puede penetrar el material

5

Protección contra polvo

El polvo puede entrar en el interior, pero no lo suficiente como para estropear el dispositivo

6

Protección total contra el polvo

El polvo no puede penetrar en el dispositivo

Los test para obtener la certificación IP están orientados a determinar la resistencia de los dispositivos a partículas de polvo de distintos tamaños y la estanqueidad de los componentes. Sometiendo a los dispositivos a pruebas de exposición a chorros de agua e inmersión en agua y estableciendo diferentes niveles de resistencia en función de la dureza de las pruebas que sea capaz de superar el dispositivo.

Grado

Protección

Grado de protección contra polvo (segundo dígito IP)

0

Sin protección

El agua penetrará sin dificultad

1

Salpicaduras

El agua no penetra cuando gotea desde una altura de 20 cm durante 10 minutos

2

Salpicaduras

El agua no penetra cuando gotea desde una altura de 20 cm durante 10 minutos. Se repite la prueba cuatro veces desde diferentes ángulos

3

Agua en espray

No debe entrar agua en espray durante 5 minutos en un ángulo de 60 grados, con una presión de 80-100 kN/m2 a 10 litros por minuto

4

Chorro de agua

No debe entrar agua durante 5 minutos en cualquier ángulo, con una presión de 80-100 kN/m2 a 10 litros por minuto

5

Chorro de agua

No debe entrar agua arrojada en un chorro de 6.3 mm de diámetro a una distancia de 3 metros durante 3 minutos en cualquier ángulo, con una presión de 30 kN/m2 y 12.5 litros por minuto

6

Chorro de agua potente

No debe entrar agua arrojada en un chorro de 12.5 mm de diámetro a una distancia de 3 metros durante 3 minutos en cualquier ángulo, con una presión de 100 kN/m2 y 100 litros por minuto

7

Inmersión

El dispositivo debe aguantar la inmersión completa a una profundidad máxima de 1 metro, durante 30 minutos, sin que entre agua

8

Inmersión

El fabricante fija unos valores de profundidad y tiempo de inmersión, pero deben ser superiores a los de grado 7. Normalmente la profundidad sube a 3 metros

9K

Chorro de agua caliente

El dispositivo resiste chorros de agua de hasta 80 grados

Leer más: Esta actualización sitúa al LG V30 como el mejor móvil para escuchar música, por encima del iPhone X o el Galaxy S9

El LG V30 ha superado con éxito esta batería de pruebas de resistencia, obteniendo una de las certificaciones más preciadas para los smartphones: la certificación IP68.

Las pruebas de protección IP incluso hacen distinciones en si un determinado dispositivo es resistente a los chorros de agua, lo cual implica una determinada presión y, por tanto, una mayor resistencia o si demuestra un buen sellado en su construcción superando un determinado tiempo sumergido a una cierta profundidad.

En el caso del LG V30, ha obtenido una protección IP68, lo cual indica que continuará funcionando tras una inmersión de más de 30 minutos a una profundidad de unos 3 metros.

LG V30, listo para la batalla del día a día

A pesar de que contar con la certificación IP68 ya indica que un móvil tiene una resistencia por encima de la media, esta protección no garantiza la resistencia frente a uno de los mayores peligros para tu smartphone: las caídas.

LG V30

Por mucho cuidado que tengas al usarlo, el riesgo de caídas es una sombra que planea constantemente en torno a tu móvil. Son actos habituales que repites centenares de veces al día al usar el smartphone con una mano, al bajarte del coche, al dejar tu móvil sobre una mesa e incluso al meter el teléfono dentro del bolso o del bolsillo del pantalón.

¿Sabías que hay móviles que han sido diseñados para resistir impactos y caídas? Seguramente pensarás que estos móviles tendrán un diseño horrible, lleno de tornillos y protecciones de plástico, amén de un tamaño y peso considerables. ¡Nada más lejos de la realidad! De hecho, el LG V30 ha superado con éxito numerosas pruebas de resistencia a las caídas, demostrando una robustez poco habitual en un smartphone de gama alta.

Leer más: El LG V30S ThinQ es la prueba de que la inteligencia artificial va a revolucionar la telefonía móvil

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos diseñó una de las baterías de pruebas más duras del mundo englobadas bajo el estándar MIL-STD 810G, con las que se cuantifíca la resistencia de los dispositivos con los se que equipan a sus tropas. De ese modo, el ejército americano solo comprará dispositivos que hayan superado las pruebas de resistencia necesarias para obtener el certificado MIL-STD 810G.

En estas pruebas no solo se pone a prueba la protección contra el agua o el polvo, también su comportamiento ante temperaturas extremas, caídas y vibraciones intensas, radiaciones e incluso resistencia a disparos.

Qué es el estándar MIL-STD 810G y por qué debería tenerlo tu móvil

El estándar MIL-STD 810G va mucho más allá de las pruebas de resistencia que deben superar los dispositivos en los test para conseguir la certificación IP68. Eso sería poco más que un paseo si lo comparamos con la dureza de los tests del estándar militar.

Por eso llama la atención que, un móvil de alta tecnología y de diseño vanguardista LG V30, sea capaz de superar sin mayores problemas uno de los test de resistencia más exigentes.

El test MIL-STD 810 está formado por diferentes categorías, siendo la categoría G una de las más extremas por la dureza de las pruebas que los dispositivos deben superar.

Una de las pruebas más duras de este test consiste en resistir una niebla constante con un 5% de densidad salina durante 4 días para comprobar la resistencia a la corrosión. Con esta prueba se pone de manifiesto la calidad de los materiales empleados en la construcción del terminal, en el que una mala elección en la aleación de metal empleado en el chasis puede arruinar el test evitando que el dispositivo obtenga el certificado.

LG V30

A estas pruebas de corrosión se unen otras de resistencia a temperaturas extremas, en las que se somete al móvil a intensas temperaturas de hasta 140° y a bajas temperaturas de entre -21° y -33°, así como una prueba mixta de shock térmico en el que se somete al terminal a cambios repentinos con temperaturas que fluctúan entre los 140° y los -33°. ¡Y debe continuar funcionando!

Con estas pruebas de resistencia térmica no solo se pone a prueba la robustez de los componentes. También llevan al extremo la seguridad de elementos tan importantes como la batería, analizando el riesgo de explosión causado por el sobrecalentamiento o al ser penetrada por un objeto externo, como un disparo, por ejemplo.

LG V30

Los tests de resistencia a caídas e impactos contra hormigón son, tal vez, los más llamativos de todos ya que en ellos se lleva al límite la resistencia de los materiales con los que se ha fabricado el móvil.

Teniendo en cuenta que el LG V30 cuenta con una pantalla Fullvision de 6 pulgadas que ocupa prácticamente todo el frontal, y que su trasera cuenta con un acabado en cristal, sorprende que este smartphone de LG haya superado con éxito una de las pruebas de resistencia más duras. ¿Todavía piensas que el cristal es el material más frágil?

Entre las pruebas que se llevan a cabo para comprobar la resistencia de los móviles, encontramos una gran variedad de caídas desde diferentes alturas, como las de 120 cm, con las que se simula la caída desde la mano; desde 90 cm, para simular las producidas desde una mesa o al guardarlo en un bolsillo; o desde 50 cm, donde se pone a prueba la resistencia de los móviles a las caídas desde el bolsillo al sentarte, al salir del coche o desde el sofá. En todas ellas, el móvil debe salir ileso y continuar funcionando sin problemas.

LG V30

Obviamente, esperamos que tu smartphone no tenga que sufrir en sus carnes ningún enfrentamiento armado, pero contar con la certificación MIL-STD 810G en tu smartphone te da la seguridad de que tu teléfono soportará sin problemas las pequeñas caídas e impactos que se producen de forma fortuita en tu día, sin tener que lamentar que, a la mínima caída, la pantalla o la trasera de cristal queden rotas en mil pedazos.

El LG V30 no es el primer smartphone de LG que ha superado esta dura prueba y obtiene el certificado de resistencia de grado militar, ya que la marca surcoreana mantiene un firme compromiso con sus usuarios, diseñando terminales más duraderos para que resistan mejor el uso y el paso del tiempo, y puedan ser usados sin problemas hasta que el usuario decida cambiarlo, no porque el móvil se haya roto en una caída accidental.