Los coches eléctricos de Toyota: décadas de investigación y desarrollo

25/09/2017 - 08:47

La marca anunció recientemente la creación de una división para desarrollar de manera específica coches eléctricos.

¿Cuántos coches eléctricos de Toyota conoces? La marca nipona lleva años (muchos) investigando para desarrollar un vehículo de cero emisiones, y, por ello, a lo largo de su historia son muchos los vehículos eléctricos que han presentado, además de otros de diversas tecnologías como es el caso del Toyota Mirai, el primer modelo de pila de combustible de hidrógeno fabricado en serie en el mundo. Hacemos un repaso por algunos de los EVs (Electric Vehicles) más destacados de la historia reciente de Toyota. ¿Cuántos de ellos conoces?

Empecemos por el último modelo en unirse a la familia de coches eléctricos: i-TRIL. Se trata de un vehículo compacto de 3.000 mm de longitud y 1.510 mm de altura, con una autonomía de 300 km entre recarga y recarga y una novedosa configuración de asientos ‘Uno-más-dos’ que aporta amplitud para viajar en solitario o espacio suficiente para llevar pasajeros. Recientemente presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra 2017, destacó también por su novedosa tecnología de inclinación activa (Active Lean) que le permite tomar las curvas de forma similar a una motocicleta, inclinando la parte delantera de la carrocería y las ruedas sin perder el equilibrio.

Toyota i-TRIL

Pero antes de que el Toyota i-TRIL viese la luz, la marca japonesa había dado muchos pasos en el campo de las cero emisiones, ya que ha fabricado varios prototipos y coches de producción eléctricos en las últimas décadas. Para poner un ejemplo, nos remontaremos al Salón de Tokio de 1997, donde la marca presentó el Toyota eCom.

El eCom es un pequeño compacto de dos plazas cuyo hábitat natural serían los entornos pequeños (ciudades, campus, resorts...). Este coche eléctrico de Toyota, que tenía una velocidad de 62 km/h y una autonomía de 96 km, montaba un motor eléctrico de 18,5 kW de potencia, que obtenía la energía de una batería de níquel metal hidruro (NiMH). 

A la vez que se presentó el eCom, Toyota puso a la venta, solo en Estados Unidos, el Toyota RAV4 EV, un modelo que se vendió a pequeña escala hasta 2003. Este SUV eléctrico de Toyota ofrecía unas prestaciones más que destacables para su época (velocidad máxima de 126 km/h y una autonomía de 153 kilómetros) gracias a su motor eléctrico de 50 kW, alimentado por una batería de níquel metal hidruro. 

La segunda generación del RAV4 eléctrico se vendió (fundamentalmente en California) entre 2012 y 2015. Su batería, ya de iones de litio (Li-Ion), le otorgaba unos 166 kilómetros de autonomía.

Coches eléctricos de última generación

El trabajo de Toyota en el campo de los coches eléctricos ha dado otros frutos mucho más cercanos en el tiempo.

Antes que el ya mencionado i-TRIL, Toyota presentó (concretamente, en 2012) el prototipo Toyota i-ROAD, un vehículo eléctrico muy ligero que ocupa casi lo mismo que una moto (90 cm de ancho). Actualmente se está probando con usuarios finales en programas de carsharing o coche compartido en Japón y Francia. Se trata de un sistema de movilidad urbana basado en estos vehículos eléctricos ultracompactos conectados al transporte público que permiten desplazamientos ‘última milla’ limpios, eficientes y cero emisiones.

En cuanto a sus datos y prestaciones, el i-ROAD tiene capacidad para dos personas, y es ideal para distancias cortas. Tiene una autonomía aproximada de  unos 50 km, y monta un par de motores eléctricos de 2 kW incorporados en las dos ruedas delanteras. Su batería Li-Ion se carga completamente en tan solo tres horas a través de cualquier toma de corriente doméstica. 

toyota i-road

Otro ejemplo: la serie FT EV (Future Toyota-Electric Vehicle). Esta culminó en 2011 con la tercera versión (FT EV III), un utilitario de cuatro plazas cuya batería Li-Ion conseguía una autonomía de 105 km.

La saga FT EV precedió al lanzamiento del Toyota iQ EV, un cuatro plazas urbano en el que se apostó por una batería pequeña (Li-Ion) pero ultrarrápida de recargar. Así, lo más importante no era solo la autonomía (85 km), sino sobre todo los 15 minutos que bastan para recargarlo. Además, su consumo de electricidad es muy bajo (13,5 kWh /100 km). El motor eléctrico del iQ EV entrega 47 kW, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 14,7 segundos y alcanza una velocidad punta de 125 km/h.

Toyota iQ EV: la mínima expresión eléctrica

Trabajando en el futuro eléctrico

Toyota tiene claro que la clave para el desarrollo del coche eléctrico está en sus baterías de litio. Por ello, ha presentado una innovación de alcance internacional que que le permite aumentar la autonomía de las baterías un 15% gracias la observación del comportamiento de los iones de litio durante la carga y descarga.

Este descubrimiento de Toyota abre la puerta a la utilización de baterías capaces de condensar cada vez más energía en menos espacio, una virtud fundamental en el desarrollo de sus futuros coches eléctricos.

Una división dedicada solo al desarrollo de coches eléctricos

En su objetivo por desarrollar mecánicas cada vez más eficientes y menos contaminantes, Toyota no solo ha investigado en el campo de los híbridos (fundamental para el objetivo de alcanzar las cero emisiones). Además, la marca lleva décadas desarrollando y fabricando prototipos eléctricos, muchos de ellos muy actuales y de última generación.

Además, la marca trabaja en el campo de los eléctricos. Toyota anunció recientemente la creación de una división para desarrollar de manera específica coches eléctricos. Se trata de una sociedad interna de capital riesgo (compuesta por Toyota Motor Co., Toyota Industries CO., Aisin Seiki Co., y Denso Corporation) que acaba de comenzar su actividad. Esta sociedad será la encargada de implantar procesos destinados a acelerar la llegada de vehículos eléctricos al mercado.

Más de Espacio Toyota