Skip to main content
Imagen de perfil de Mario Herráez
La opinión de
Mario Herráez

Opinión: ¿Tienen sentido los nuevos límites de velocidad a 30 km/h?

Nuevos límites de velocidad en España
La polémica está servida, y con razón.

En el mundo del motor cada semana hay una nueva polémica y ésta ha tocado la relacionada con los nuevos límites de velocidad a 30 km/h (e incluso a 20 km/h) que han entrado en vigor desde el martes. Se trata de un tema peliagudo como pocos que ha levantado muchas ampollas, pero, ¿tienen sentido?

La DGT se ha harto de repetir por activa y por pasiva, en cada ocasión que ha tenido, los enormes beneficios que tiene. De hecho, basta echar un vistazo a su timeline en Twitter para encontrar múltiples publicaciones al respecto:

Así, de la misma manera, es igual de fácil encontrar una cantidad ingente de respuestas diciéndole que no tiene ninguna razón de ser y que incluso algunos de los supuestos puntos a favor que hacen públicos… en realidad son mentira. Y lo cierto es que es así.

Haciendo primero de abogado del diablo, podemos estar de acuerdo en que al reducir las velocidades se rebajan también los riesgos de accidente y que, de tener estos lugares, al ir más despacio, las lesiones para peatones, ciclistas, etc. son menores, así como las posibilidades de que fallezcan al recibir un impacto. Pero hasta ahí, podemos estar de acuerdo.

Y es que cuando se hace referencia a que estas medidas mejoran la convivencia no podemos evitar levantar la ceja. Mejora la convivencia en ciudad, ¿pero para quién? Para cualquier usuario que no lleve un coche o una moto, porque a éstos se les está estrechando el cerco para hacer que las urbes sean un lugar mucho menos amigable para ellos. Si la corriente de sacar los vehículos del centro de las grandes ciudades ya era clara, esto apunta todavía más en esa dirección.

La DGT revela los tres motivos por los que baja los nuevos límites de velocidad a 30 km/h

Tampoco estoy de acuerdo con que esto vaya a reducir los atascos, el ruido y la contaminación, y que eso vaya a mejorar la movilidad sostenible.

Que se reduzcan los embotellamientos, si ocurre, será solo porque la gente harta deje el coche en casa y no circule, no por otro motivo. Respecto a la movilidad sostenible, no creo que esta movida vaya a llevar a la gente a comprarse un patinete o bicicleta eléctrica, pero todavía menos un coche de cero emisiones, pues las restricciones de velocidad son las mismas.

El tema del ruido y la contaminación merece mención aparte. Circulando a 20 o 30 en lugar de a 50 no solo no va a haber menos ruidos y emisiones, si no que va a haber más. Los vehículos, en vez de circular en tercera a medio régimen, van a tener que estar en segunda más revolucionados, lo que es todavía más ruidos, produce más emisiones contaminantes y, como regalo extra para los conductores, hace que el coche gaste más.

Circular a 30 km/h puede provocar averías en tu coche

Y no es el único punto por el que sufrirá la cartera, porque no nos engañemos, estas medidas van encaminadas a recaudar mucho más dinero. Se han anticipado multas de entre 100 y 600 euros, pero lo lógico es que por norma general sean las más cuantiosas, puesto que hasta los conductores se acostumbren a los nuevos límites de velocidad, van a caer como moscas. Con límites de 30 km/h circular a 50 no es tan grave (100 euros sin puntos), pero una de las vías de 20 km/h el montante sube a 300 euros y dos puntos. Pasarse ligeramente de ahí (algo que hacemos todos) se castiga en el segundo caso ya con 400 euros y cuatro puntos.

Las ciudades serán lugares algo más seguros y mucho más lentos, pero no más limpios ni menos ruidosos… aunque la recaudación por parte del estado sí que va a engordar.

Y además