Skip to main content
Imagen de perfil de Alex Morán
La opinión de
Alex Morán

¿Qué fue del tuning?

estilos tuning desaparecer

Aquel principio de los 2000.

¿Alguien se acuerda del tuning? Es una pregunta retórica: todos nos acordamos de él, aunque que sea de una manera positiva o negativa depende mucho de la persona. Fue un gigante hace ya algo más de una década, pero a día de hoy es inevitable ver que está de capa caída. ¿qué pasó con él?

Todos los coches nuevos que se van a lanzar en 2019

Fue un fenómeno producto de una serie de factores que se conjugaron en el momento justo y que, con el paso del tiempo se han ido diluyendo. Hagamos un repaso a de dónde salió, qué supuso y qué es lo que ha provocado su paulatina desaparición.

Los orígenes

Vaya por delante que, como persona que ronda la treintena, yo me “comí” el tuning estando todavía en mi tierna preadolescencia, siendo todavía impresionable, por lo que se trató de una tendencia que me dejó huella. Su estallido tuvo lugar justo cuando empezaba a interesarme por los coches y, debido a las circunstancias en las que se desarrolló, no me avergüenza decir que por aquel entonces consideraba que era algo que molaba.

VÍDEO: ¡Viva el tuning! Forgiato equipa este Porsche Targa Top

Desde siempre se han preparado coches, aunque sea algo que en nuestro país, por cuestión e legislación ITV, etc. no se haya desarrollado tanto como en otros. Sin embargo, el nivel al que se llegó a principios de los 2000 no se había visto nunca. Prácticamente de la nada comenzaron a verse por todos sitios (sobre todo en el extrarradio y las zonas periféricas de las grandes ciudades) coches tuning en los que cuanto más cantoso se fuera, mejor; las concentraciones tenían lugar casi cada fin de semana y los quioscos (eran otros tiempos) rebosaban con publicaciones referentes al tema.

¿De dónde salió todo esto? Podemos “culpar” al estreno de ‘A todo gas’ en el año 2001, al que siguió apenas dos años después el estreno de ‘Need for Speed: Underground’. El aire urbano y lo llamativo del movimiento caló rápido entre los jóvenes, que vieron en él una manera de expresión y de personalizar su coche para distinguirse de los demás.

La situación económica

Centrándonos en nuestro país en concreto, hay que señalar que el boom del tuning tuvo lugar en la era pre-crisis, esto es, con un mercado de la construcción al alza, en el que los sueldos eran considerablemente mejores que ahora y en el que la clase baja/obrera disponía de mayores recursos que ahora. Esto fue caldo de cultivo para propiciar el auge de la tendencia: había dinero ya no solo para comprar coches nuevos, sino también para dejarse en el vehículo una cantidad exagerada en opciones de personalización.

5 estilos de tuning que tendrían que desaparecer

La crisis

Pero llegamos a 2008 y comenzó una crisis económica en España que afectó a todos los ámbitos de la vida, sin ser el tuning la excepción. Una vez se cortó el grifo de dinero, no es de extrañar que la gente empezara a recortar en gastos superfluos, y no se nos ocurre algo más superfluo que llenar el maletero de altavoces o calzarle al coche unos paragolpes cargados de masilla.

La moda del tuning, como todas, iba a terminar pasando, pero está claro que el varapalo económico que afectó al país aceleró el proceso.

Los fabricantes

Pero, ¿y ahora que en teoría ya hemos salido de la crisis? (aunque no nos lo creamos ninguno y los brotes verdes sean los padres). ¿Cómo es que no vuelve el tuning? En primer lugar, hay que tener en cuenta que fue una tendencia que en su día ya contaba con detractores por lo inútil de la misma (en España al menos lo podríamos clasificar como "all show and no go") o por el escaso gusto estético del que hacían gala la mayoría de sus creaciones… y es algo en lo que, más de 10 años después, hay que darles la razón. Si ya tenía un tufillo barriobajero y “kinki” entonces, ahora es directamente insoportable.

Es motivo más que suficiente como para que no se retome, más allá de algún caso aislado que se ve de vez en cuando y que es un imán para la policía. Pero las propias marcas de coches se han encargado de que no vuelva ofreciendo ellas mismas las alternativas sin salir de la fábrica: desde hace algunos años las firmas han tomado consciencia de la importancia de la personalización para los clientes, así que les dan cada vez más opciones para llevarla a cabo dentro de sus propios configuradores. La necesidad de diferenciación está saciada y de paso se evitan los posibles problemas en ITV, etc.

Cementerio de elefantes

Todas las civilizaciones dejan tras de si ciertos vestigios, recordatorios de que alguna vez estuvieron allí. Si eres de barrio (como es mi caso), puntualmente te encontrarás con algún coche tuning circulando que te hará sacar una sonrisa o llevarte las manos ala cabeza pensando “y que es eso me gustara…”. Si no, basta con que busques en cualquier página de compra venta de vehículos para que encuentres ejemplares que intentan, en vano, ser vendidos, misión harto difícil cuando llevas unas llantas doradas y una carrocería pintada en rosa chicle y plateado.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas