Skip to main content
Imagen de perfil de Jorge Morillo
La opinión de
Jorge Morillo

Ford Edge 2019, ¿mejor comprar diésel o gasolina?

Ford Edge 2019
El Ford Edge 2019 es el SUV de más alto rango de la marca del óvalo, sin duda una buena compra para los que quieren un vehículo de intachable presencia y espacio a raudales. Pero, ¿con qué motor conviene más comprarlo? Lo vemos.

El Ford Edge 2019 es uno de esos SUV que triunfa claramente en territorio americano por su tamaño. No obstante, desde su llegada a Europa Ford también ha logrado vender un buen número de unidades. Su última renovación, que modifica lo que teníamos desde 2016, apuesta por una serie de variaciones en su diseño, una mejora en el equipamiento y, lo que nos interesa hoy, una gama mecánica renovada. ¿Por qué motor debemos apostar para mover este mastodonte?

No te pierdas: Todas las novedades de 2019

Si tenemos que contestar la pregunta con la que empezábamos este artículo, lo cierto es que la respuesta es bastante sencilla. Ford solamente vende el Edge en nuestro mercado con motores diésel. Aunque siendo sinceros, es el tipo de propulsor que te hubiese recomendado aunque se vendiese también con alguno de gasolina. Su tamaño y sus demandas así me hacen pensar.

VÍDEO: El Ford Edge, al detalle

Dicho esto, vamos a comentar la gama mecánica del Ford Edge 2019 en Europa y, después, decantarnos por alguna de las opciones. El antiguo 2.0 TDCi, que se ofrecía con potencia de 179 y 2019 CV, ha sido sustituido por otro 2.0 EcoBlue que, igualmente, viene en dos versiones. Serían tres si Ford no hubiese dejado en el tintero la variante de 150 CV para nuestro mercado, pero la realidad es esa. Tendremos que decantarnos entre la de 190 y la de 238 CV.

No te pierdas: Todos los detalles del Ford Edge 2019, en nuestra prueba

¿En qué se diferencian estas dos versiones del mismo motor? En el número de turbos presentes y en el consumo homologado -y real, claro-. Respecto a lo primero, el menos potente tiene un solo turbo, mientras que el otro tiene dos. El consumo medio no presenta una diferencia dramática, pues el propulsor de 190 CV anuncia un gasto de 5,8 l/100 km, mientras que el de 238 se va hasta los 6,8. Persolamente pienso que es una diferencia bastante asumible si tenemos en cuenta el extra de prestaciones que nos proporciona, algo importante si tenemos en cuenta el peso a mover.

Otro de los puntos a favor de la mecánica de 238 CV es que se asocia directamente a una caja de cambios automática de ocho velocidades por convertidor de par. Ésta es de nuevo desarrollo, y sustituye a la antigua PowerShift. El motor de 190 CV del Ford Edge 2019 se asocia por decreto a una caja de cambios manual de seis velocidades. Ambos, eso sí, tienen tracción total.

¿Qué motor del Ford Edge 2019 elegimos?

Si tenemos en cuenta todo lo explicado, un servidor se decantaría siempre por el motor más potente de los dos disponibles en Europa. Aporta un extra en todos los sentidos, además de la comodidad que siempre va de la mano de un cambio automático, especialmente en situaciones de tráfico urbano. La única pega que tiene la versión de 238 CV es que su precio es bastante superior a la otra, ya que sus costes de base están separados por algo más de 8.000 euros.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además