Skip to main content

Prueba

Coches 4x4

Prueba Ford Edge 2019: más seguro, potente y eficiente

Ford Edge 2018

¿Le cuesta encontrar su sitio a un SUV grandullón como este?

Viajar a Suecia para poner a prueba el Ford Edge 2019 en condiciones extremas es una especie de regalo de cumpleaños adelantado. La verdad es que su aspecto no varía demasiado respecto al anterior Ford Edge, pero sí se actualiza en otros aspectos: asistentes a la conducción, motor y tracción 4x4. 

 

 

Cambios estéticos del Ford Edge 2018

No varían apenas sus dimensiones exteriores, ya que se sigue basando en la misma plataforma y mide 4,8 metros de largo. Eso hace que se mantenga como SUV de mayores dimensiones de Ford y que apunte hacia el Hyundai Santa Fe o Skoda Kodiaq como principales rivales.

Las diferencias estéticas las vas a encontrar principalmente en el frontal, ya que la anterior parrilla laminada se ha modificado y ahora es tipo panal de abeja o con la V de Vignale en el caso de la versión más alta de la gama, como puedes ver en la anterior galería. En la zaga los cambios son menos sensibles y se centran en los pilotos, que se han rediseñado y disponen de tecnología LED. Además, ahora las llantas disponibles son de 19 y 20 pulgadas, según las versiones (21" opcionales).

 

 

Motores del nuevo Ford Edge

La principal novedad del Edge 2018 es el motor 2.0 EcoBlue, que reemplaza a los TDCi que montaba la generación anterior. En España se va a ofrecer con dos niveles de potencia: 190 y 238 CV, aunque en otros mercados también se ofrece una variante 4x2 de 150 CV. El de 190 con cambio manual y el más potente siempre va unido al cambio PowerShift de ocho velocidades desarrollado internamente por Ford, que no acude a otros fabricantes especialistas en transmisiones como ZF. No obstante, el funcionamiento de esta caja no tiene tacha. Quizás no es tan rápida como la mencionada ZF, pero es sobradamente eficaz. Como novedad, se ha reemplazado la tradicional palanca por un selector circular con el modo Sport a modo de botón central.

Ford Edge 2018

En esta prueba del Ford Edge he podido percibir que el empuje del motor de 238 CV es muy lineal, casi desde el principio se muestra muy poderoso. Quédate con esto, que es lo que sentirás cuando hundas el pedal derecho, pero por si te van los tecnicismos apunta: cuenta con dos turbos, uno pequeño de alta presión y otro más grande de baja presión. Ambos trabajan en serie a bajas vueltas para lograr esa respuesta tan contundente desde el inicio de la que te hablo, ya que ofrece 500 Nm de par desde tan solo 2.000 rpm. Y cuando se sube de vueltas es el turbo de mayor tamaño el único que 'sopla' para alcanzar los 238 CV declarados.

Ford Edge 2018

Las prestaciones están a la altura de un coche de esta potencia, ya que acelera de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 216 km/h. El dato de consumo también es favorable, ya que declara una media de gasto de 6,7 litros. pero habrá que esperar a un análisis en mayor profundidad para descubrir su consumo real.

 

Prueba dinámica del Ford Edge 2018

Como te decía al principio, esta prueba ha tenido lugar en Suecia el lugar idóneo para descubrir cómo se ha revisado la tracción integral, que viene de serie en todas las versiones. Se trata de un sistema electrónico que distribuye automáticamente la potencia entre ambos ejes en solo 10 milisegundos. En condiciones normales se opta por derivar todo el par al eje delantero para optimizar el consumo, pero si detecta pérdidas de tracción lo deriva al eje trasero de manera muy natural e instantánea. Cuando digo natural, me refiero a que desde el puesto de conducción no se notan cambios bruscos en la respuesta y eso es algo que he percibido especialmente en un circuito completamente helado al que he tenido ocasión de acceder para probar las cualidades de este sistema. En condiciones de baja adherencia, el eje trasero gana protagonismo y ayuda a corregir la trazada. Incluso con el control de tracción desconectado (el ESP no se desactiva por completo) el sistema te ayuda a mantener la trayectoria y hasta los conductores menos expertos no tendrían problema en solventar una situación de riesgo de estas características si se les presentara la ocasión. Y esa es la principal ventaja de esta tracción total de Ford, que te facilita las cosas y hace que todo sea más seguro.

Ford Edge 2018

También he tenido ocasión de probar el sistema de tracción integral en un pequeño circuito (no demasiado exigente) de conducción offroad y aunque el 4x4 no es su cometido principal, cumple sin problemas. No obstante, no sería un vehículo que recomendaría para un uso muy habitual en campo.

La dirección puede ser ahora adaptativa (650 euros) en función de la velocidad. Esto se traduce en que resulta muy manejable a baja velocidad y hace que aparcar y callejear con un coche tan largo no sea una tarea que acabes odiando y, por otro lado, le da una buena manejabilidad en carretera. Tiene dos vueltas entre topes y sobre las deslizantes carreteras en las que he tenido ocasión de probarlo se agradece especialmente su rápida respuesta.

 

Nuevos sistemas de asistencia del Ford Edge 

El interior permanece bastante inalterado  y la distribución de la instrumentación no varía en exceso. Lo que sí mejora son las ayudas a la conducción disponibles.

 

 

No he tenido ocasión de ponerlos a prueba y tendremos que esperar a realizar un test en profundidad para descubrirlos en persona, pero el nuevo Ford Edge incorpora ahora nuevos sistemas de asistencia a la conducción que lo convierten en un vehículo mucho más seguro. Eso sí, debes tener en cuenta que la mayoría de ellos son opcionales. Este conjunto de medidas se denominan Ford Co-Pilot 360 y se podrían considerar como un paso previo a la conducción autónoma. Algunos de los más destacados son: control de crucero Adaptativo con tecnología de centrado en el carril y Stop & Go (detiene por completo el vehículo y reemprende automáticamente la marcha si la duración de la parada es inferior a 3 segundos), nuevo asistente de maniobra evasiva (toma el control de la dirección en caso de colisión inminente), alerta de tráfico cruzado y asistente de precisión con detección de peatones, entre otros muchos dispositivos.

Me parece un punto a su favor que apueste por la seguridad, pero al no ser elementos que vienen montados de fábrica, si sumas el precio de todas estas opciones y sus correspondientes paquetes, la factura final se incrementa en más de 2.000 euros.
 

 

Precio Ford Edge 2018

Se fabrica en Canada y aunque ya está disponible, las primeras unidades llegarán a España en el mes de febrero. El precio de partida es de 46.125 euros. Por tanto, es más caro que los rivales que mencionaba al principio. A continuación el listado completo de los precios del Ford Edge 2018.

Ford Edge 2.0 TDCi 4x4 190 CV Manual 6 Velocidades Trend - 46.125 euros
Ford Edge 2.0 TDCi 4x4 190 CV Manual 6 Velocidades Titanium - 49.125 euros
Ford Edge 2.0 TDCi 4x4 190 CV Manual 6 Velocidades ST-Line - 52.325 euros
Ford Edge 2.0 TDCi 4x4 190 CV Manual 6 Velocidades Vignale - 57.325 euros


Ford Edge 2.0 TDCi 4x4 238 CV Automático 8 Velocidades Titanium - 54.825 euros
Ford Edge 2.0 TDCi 4x4 238 CV Automático 8 Velocidades ST-Line - 58.025 euros
Ford Edge 2.0 TDCi 4x4 238 CV Automático 8 Velocidades Vignale - 63.025 euros

Lecturas recomendadas