Skip to main content

Noticia

Motor

Visitamos la factoría de Palencia en la que se fabrica el Renault Austral para todo el mundo

Así es la fábrica del Renault Austral en Palencia

El Renault Austral tiene la dura tarea de convertirse en el sucesor del exitoso Renault Kadjar a partir de otoño, cuando salga a la venta.

Y esto en sí es una buena noticia, pues la fábrica de Renault en palencia ha sido la elegida para encargarse de la fabricación del Austral un modelo especialmente importante para la marca, y no es para menos: supone un importante salto de calidad y se acerca a modelos de marcas premium en áreas como la pintura o el ensamblado.

Pero además hay una cosa por la que nos gusta el nuevo Renault Austral, y es que desde Palencia  se va a exportar a todo el mundo.

Bueno, todo el mundo no porque hay mercados en los que no está presente la marca. Pero sí en el resto de los que se vaya a vender el nuevo SUV.

 

La factoría de Palencia se inauguró en 1978 y en ella se han fabricado modelos tan importantes para la marca como el Renault Clio I. Hasta la semana pasada se fabricaba el Renault Kadjar y, aunque están en fase de ajuste, ahora empiezan a salir las primera unidades de Austral.

Según el director de la fábrica, José Martín Vega, la fábrica tiene un "layout casi ideal", con una gran avenida, lo que les permite disfrutar de una buena distribución con una calle principal a lo largo de la que se distribuyen las diferentes partes: embutición, soldadura, pintura y montaje.

Embutición: de repente, llega el aluminio

Bueno, de repente no llega el aluminio, ya que hace décadas que se utiliza en automoción. Pero sí es novedad en Palencia, donde el año pasado procesaron apenas 1,7 kilotoneladas (1,7 millones de kilos) de este material por 31 KTn de acero. Como podrás imaginar, esto cambiará radicalmente cuando cojas velocidad de crucero...

Como el nuevo Austral tendrá partes en aluminio como las puertas o el capó, esto supone un reto para la fábrica, ya que se corta y se maneja de manera diferente al acero "de toda la vida" y además la soldadura pasa a otro nivel. Aquí se utilizan también anclajes para unir partes de diferentes materiales.

Soldadura: 400 nuevos robots gracias al Austral

Así es la fábrica del Renault Austral en Palencia

Aunque en los últimos tiempos han estado fabricando el todopoderoso Renault Mégane y el Kadjar, la cadena de producción ha tenido que adaptarse al nuevo modelo. En este parte se añaden los puntos de soldadura entre las diferentes partes con una precisión de décimas de milímetro para que los paneles queden perfectamente alineados.

Y es que, durante la visita a la factoría, escucho varias veces la expresión "calidad premium". Aquí también: "necesitamos una precisión nunca vista para ofrecer un producto premium".

En total, el Austral lleva unos 5.000 puntos de soldadura, de los que unos 3.700 se hacen en Palencia en una coreografía hipnótica en la que 1.320 robots (400 de ellos son nuevos) hacen su trabajo con precisión con una cadencia actual de 64 coches a la hora.

Pintura: un área delicada... y encima llegan los bitono mate

Así es la fábrica del Renault Austral en Palencia

"Es la primera vez que un grupo tan grande entra en esta parte", nos dicen a los periodistas que asistimos a la visita. Y es que la zona de pintura es delicada: basta un pelo o una mota de polvo del exterior para que todo el trabajo se vaya al garete.

Una de las novedades de Palencia es la posibilidad de aplicar pintura en dos tonos, algo que llevan haciendo años en Valladolid (donde está una de las tres fábricas; la tercera es la de motores y cajas de Sevilla) con el Captur, un modelo del que se vende un 80% de las carrocerías en este acabado.

Pero con la llegada del Austral también aparece la novedad de que se puede pedir una pintura de acabado mate y además bitono. Julio Alonso, responsable de esta parte me cuenta que en realidad la pintura mate que veo es la misma que la brillante, pero la diferencia está en el barniz: es decir, que la base es igual.

"Hacemos física y química", asegura, para después recordar que este área restringida hay que protegerla mucho del exterior y que en Renault son los primeros en aplicar una pintura bitono brillo/mate en producción industrial de alto volumen.

El procedimiento es curioso: se pinta todo el coche de gris, para luego proteger la parte de abajo a mano y después rematar el techo en negro brillante.

En total son capaces de hacer 68 coches a la hora hoy por hoy (la cadencia irá en aumento). En el caso de los bitono, baja 19 y con la pintura mate es más lenta: 3 coches cada 60 minutos.

Una de las joyas de la corona de la parte de pintura es la "cabina lumiére": una sala iluminada de tal modo que los coches que entran ahí son analizados por un especialista que verifica que el proceso ha sido el adecuado: un ojo entrenado que hace un control visual de la pintura para que todas las piezas sean del mismo color, que la superficie esté de acuerdo a lo esperado...

"Esta es una parte que usan las marcas "premium". Vuelven a repetir el mantra, pero lo cierto es que solo las marcas de lujo utilizan este tipo de equipamiento. En Palencia les viene de su colaboración con Mercedes.

Montaje: donde las partes se convierten en el todo

Así es la fábrica del Renault Austral en Palencia

Con 63.459 metros cuadrados, esta zona es la más grande de la fábrica de Palencia hasta el punto de que el 40% de los 1.822 empleados están presentes aquí.

Hacen 60 coches a la hora en la actualidad entre las carrocerías de Mégane (compacto, familiar y R.S.) y Austral. El nuevo SUV "necesita un 15% más de tiempo de ensamblado que el Kadjar", asegura Eduardo Domingo, el jefe de Montaje.

La razón es fácil de comprender: el nuevo Austral tiene un 260% más de calculadores, un 14% más de conectores y un 50% más de fijaciones que el Kadjar, un modelo muy presenta aún, pues la última unidad salió de la cadena de montaje unos días antes.

En total, el montaje lleva cuatro horas. El proceso empieza con las partes ya pintadas. Una cosa que siempre me llama la atención es que se montan las puertas, se pinta todo el coche y luego al entrar en las zonas de montaje se vuelven a sacar.

Más allá de eso, como en toda la factoría palentina, no hay vehículos movidos por humanos: todo son los denominados AGV, unos pequeños vehículos autónomos que siempre siguen el mismo camino y se detienen si detectan un obstáculo. Con estos, la siniestralidad por problemas relacionados con el transporte de piezas y demás tiende a cero.

El plato fuerte de la cadena de producción está al final. Tras haberse encontrado la parte de arriba con la plataforma en un curioso proceso en el que se atornillan las partes de manera automática, llega el final del proceso. 

Con el coche ya completo, se le carga el software por wifi y a partir de ese momento es plenamente operativo. Toca el turno de arrancarlo, hacer unas 100 comprobaciones adicionales (paralelo, frenos, estanqueidad) y sacarlo a una pista, donde se comprueba que todo funciona correctamente.

Como dato curioso, el 98 por ciento de los modelos arrancan a la primera. El resto, suelen fallar por problemas menores realcionados con la carga del software y se solucionan casi al instante.

En cuanto a Renault Austral, aunque ya están produciéndose algunas unidades, la fabricación "en serio" comenzará a partir de la semana 41 del año, cuando se ampliará medio turno de trabajo en la fábrica para poder satisfacer la demanda global del nuevo modelo.

Renault Austral

Versiones populares

Renault Austral
Ver todas las versiones

Etiquetas:

SUV

Y además