Noticia

Estilo de vida

La Viena de Sissí: escapada de dos días

Susana Martín

07/23/2015 - 11:31

Hablar de Viena es hacerlo de una ciudad imperial, de palacios y grandes jardines, de majestuosidad e historia. Si buscas una escapada de fin de semana, la ciudad de Sissí emperatriz puede ser el destino perfecto.

Visitar Viena en un fin de semana es posible; será tiempo más que suficiente para que conozcas los principales monumentos de la ciudad, empaparte de su ambiente, e inclso quedarte con ganas de volver para descubrirla más a fondo. Para que disfrutes al máximo de Viena en un par de días, te proponemos un circuito basado en su zona imperial: la ciudad de Sissi emperatriz.

Viena: recorriendo la ciudad de Sissi

Ninguna emperatriz ha sido tan famosa como Sissi. Después de su boda con el Emperador Francisco José, Sissi se trasladó a la capital y ciudad residencial de Viena; a día de hoy, muchos lugares siguen evocando a la monarca.

Sobre todo, las dos viviendas donde se pueden ver el increíble rastro de Sissi: el Palacio de Schönbrunn y el Hofburg. Mientras estuvo en Viena, vivía con su marido, hijos y una gigantesca corte. En el Parque de Palacio Schönbrunn también se encuentra el Kaiserliche Wagenburg, donde hay una zona propia de exposición dedicada a la emperatriz austriaca.

La Ruta del Champán, en Francia

En el Hofburg, concretamente en los Apartamentos Imperiales, se encuentra hoy el Museo Sissi. Se exponen numerosos objetos de su vida, desde su primer diente de leche hasta la lima con la que fue asesinada. En la superficie del Hofburg se encuentra la Iglesia de los Agustinos, en la que Sissi se casó con el Emperador Francisco José el 24 de abril de 1854. Justo en la esquina del Volksgarten, Sissi está presente en forma de monumento en una tranquila pero hermosa esquina. El que fue el jardín de rosas imperial florece cada año con 400 tipos diferentes de rosas.

El Museo Sisí, los Apartamentos Imperiales y la Colección de Platería de la Corte se pueden visitar con la misma entrada. El 'Sisi-Ticket', que cuesta 25,50 euros (con la tarjeta Vienna-Card, 23 euros), incluye entradas al palacio de Schönbrunn para hacer la visita grande con auriculares, a los aposentos imperiales con el Museo Sisí y la Cámara de la Platería en el Palacio Imperial, así como al Depósito de muebles imperiales, Museo del Mueble de Viena.

El mejor lugar donde poder degustar los mismos sabores que Sissi es en el Kohlmarkt (web), en la antigua panadería k.u.k. Hofzuckerbäckerei Demel; aquí se puede probar el helado de color violeta 'Veilcheneis' (helado de violetas), al que no podía resistirse la delgadísima emperatriz.

El último viaje que Sissi realizó finalizó en el panteón imperial: en 1898 fue asesinada en Ginebra por un terrorista. Encontró su última sepultura en Viena, al lado de su esposo y su hijo, el príncipe heredero Rodolfo.

No todo es la emperatriz

Además de descubrir más a fondo figura de Sissi, un fin de semana en Viena es tiempo suficiente para conocer otros sitios emblemáticos de la ciudad. Por ejemplo, la Biblioteca Nacional Austriaca (cercana al Hofburg), una de las bibliotecas históricas más bonitas del mundo.

La Ópera de Viena es otro imprescindible. Tened en cuenta los horarios de visita (puedes consultarlos aquí). Si te sobre tiempo, no dejes de visitar otros edificios importantes de Viena: el Ayuntamiento, la Bolsa, el Parlamento, el Burgtheater o la Iglesia Votiva.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Susana Martín

Susana Martín

Redactora

Adicta a todo lo que vaya sobre ruedas.

Buscador de coches