Skip to main content

Noticia

En vídeo: el Range Rover Evoque y el badén más grande del mundo

Range Rover Evoque y el badén más grande del mundo

Para que luego te quejes de los badenes que hay al final de tu calle...

Pese a las quejas de los conductores, los badenes siguen siendo uno de los elementos preferidos por los ayuntamientos para reducir la velocidad en sus calles.

¿Qué sucede si pasas a toda velocidad por los badenes?

No hay que negar que en la mayor parte de las ocasiones cumplen su cometido. Circulas por una vía urbana, ves que te acercas a un badén y reduces la velocidad, pero a cambio de un grado de sufrimiento para la suspensión de tu coche directamente proporcional a la velocidad con la que hayas encarado el obstáculo.

Aquí tienes el vídeo para que no pierdas detalle:

El hecho de tratarse de un resalto contra el que el vehículo impacta, aunque sea a bajas velocidades, hace que sufran tanto el neumático como, sobre todo, las suspensiones, que deben digerir una irregularidad anómala en el asfalto.

Cierto es que esto depende del tipo de badén, ya que un reductor de velocidad es pequeño mientras que uno de lomo de asno o un paso de peatón son más contundentes, pero en todos los casos afecta a los componentes mecánicos. 

Retiran el primer badén que se activa con la velocidad

Me centro.

Land Rover ha creado el badén más grande del mundo para encararlo con el Range Rover Evoque en un spot de lo más curioso.

En las imágenes no hay ni trampa ni cartón. El resalto que han construido es más alto que algunos de los viandantes que lo encuentran en su camino. Por eso, buena parte de los conductores que se encuentran con él prefieren darse la vuelta antes de intentar cruzarlo; otros lo intentan sin éxito; mientras que ciclistas y runners lo pasan como una sonrisa. 

Hasta que llega un flamante Range Rover Evoque pintado en color blanco y lo pasa sin problemas (eso sí, el conductor tiene aprendida la técnica porque si te fijas no lo encara de frente sino que toma una trayectoria en diagonal).

Así es cómo el Range Rover Evoque se enfrenta al badén más grande del mundo: 

Lecturas recomendadas