Skip to main content

Noticia

Motor

VÍDEO: Pierde el control en una persecución y un árbol parte su coche en dos

Para el desguace...

Este vídeo no es apto para sensibles… Este conductor pierde el control en una persecución y un árbol parte su coche en dos de una forma brutal. 

Te interesa: VÍDEO: mismo accidente, pero uno se salva por suerte y otro por talento

Las persecuciones de coches son muy divertidas de ver en las películas… Fuera de la ficción son realmente peligrosas, y suelen terminar con graves daños materiales y humanos la mayoría de las veces. Las más frecuentes las protagoniza la policía persiguiendo a un delincuente que se ha dado a la fuga. En este caso un conductor pierde el control en una persecución y un árbol parte su coche en dos, literalmente. Menudo golpe… 

El peligro de las persecuciones

Si algunos conductores ya sufren accidentes de tráfico circulando de una forma tranquila, imaginad las posibilidades que hay de sufrir un golpe en una persecución de coches en la que se conduce a una velocidad excesiva y prestando atención a otro vehículo. Pasan cosas como las de este video… 

No te pierdas esto: VÍDEO: Salvada doble en moto... alguien se tiene que cambiar de calzoncillos

Lo más peligroso como se puede ver en el vídeo, es que los protagonistas de una persecución circulan a velocidad muy distinta al resto del tráfico. Se saltan semáforos en rojo y se la juegan en cada momento. De hecho, el vehículo adelanta a un grupo de coches por el arcén. 

Salva ese obstáculo, pero circula a tanta velocidad que acaba perdiendo el control del coche y se choca directo contra un árbol que acaba partiendo el coche en dos. El impacto es brutal y el vehículo queda totalmente destrozado… Un accidente de tráfico letal. 

Mira esto: VÍDEO: Elon Musk se da un golpe con su Tesla Cybertruck y sigue como si nada

Estos son los riesgos que tienen las persecuciones de coches o prácticas como las carreras ilegales con tráfico. Es poner en riesgo tú vida y la de los demás conductores. Las persecuciones de coches mejor las dejamos para el cine… En la carretera prudencia y cabeza. 

Y además