Skip to main content

Noticia

Motor

VÍDEO: Se le ha ido la mano con el tuning de su coche

¡Qué horror!

El momento del tuning terminó hace tiempo, pero todavía quedan algunas monstruosidades como las de este vídeo. Al dueño se le ha ido de las manos. 

Te interesa: ¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

Al comienzo de los 2000, una moda nacida en Japón pegó muy fuerte entre los conductores: el tuning. Los conductores comenzaron a realizar modificaciones a sus modelos de serie, en la carrocería, las luces, los tubos de escape, los motores... Los coches parecían sacados de los comics manga. Pero está época de mal gusto, tan pronto llego se fue, para alivio de muchos y desgracia de otros. Aún así, todavía quedan fans del motor que hacen cosas como estas… 

El coche cortado por la mitad

Una de las preparaciones más demandadas por este tipo de conductores era modificar los bajos de sus coches. Ensanchaban las carrocerías reduciendo la altura con el suelo a unos escasos centímetros, tanto, que a veces iban rozando con el asfalto y echando chispas mientras circulaban. 

No te pierdas esto: VÍDEO: con tanto tuning ninguno se libra de pegar en los bajos... ¡qué destrozo!

Nada práctico, pero muy utilizado por los tuning. Este conductor ha llevado este concepto a un nivel superior. El coche parece estar cortado por la mitad, como si le faltase parte de la carrocería. Justo debajo de esos enormes pasos de rueda se ven unas gomas girar. 

Coches tuneados

La sensación al verlo circular es como si el coche no tuviese ruedas y fuera raspando con la carrocería por el suelo. En vez de ponerle unos bajos más grandes, ha decidido bajar la carrocería entera para comerse, literalmente, el espacio en el que van los neumáticos.  

Mira esto: VÍDEO: Prepara el babero, este es el garaje que sueñas tener

Para gustos los colores, pero en nuestra opinión, a este conductor se le ha ido la mano con el tuning de su coche. Aunque el objetivo de esta modificación, que será no pasar desapercibido, se ha conseguido más que de sobra… No habrá ni un cuello qué no se gire al verlo pasar, para bien o para mal. 

Y además