Skip to main content

Noticia

Motos

VÍDEO: Domina el caballito como nadie y se la acaba pegando como muchos

Por mucho que controles en moto... hacer el caballito es peligroso

Este vídeo no es recomendado para sensibles. Este motorista domina el caballito como nadie, pero se la acaba pegando como muchos o incluso peor… 

No te pierdas esto: VÍDEO: Este motorista se da cuenta demasiado tarde de su error

En los deportes de riesgo (o maniobras como está), un sólo despiste puede convertir algo excepcional y lleno de habilidad, en un verdadero desastre. Este motorista tiene habilidad y experiencia más que de sobra, y domina el caballito de forma espectacular. Pero, repito, un sólo despiste o mínimo error en una práctica tan peligrosa puede terminar de esta forma tan dolorosa. ¡Qué golpe!

Quién juega con fuego… 

Hacer el caballito en la moto no es nada recomendable, no te descubrimos nada. Tienes mucho más que perder que ganar. Hacerte el guay durante unos segundos, poniendo tu integridad física en riesgo. Y aunque seas muy bueno con la moto, como lo es este motorista, te la puedes pegar como todos. 

Te interesa: VÍDEO: Ojo a este invento, que es mejor que tocar el claxon para todo motorista

Obviamente, el caballito es una maniobra que no cumple en ningún caso con las normas de circulación. De hecho, siendo razonables, casi no cumple con ningún tipo de lógica. La idea es ir montado en un vehículo a dos ruedas y circular unos metros tan sólo contactando con el suelo con una de ellas. El riesgo es máximo. 

Motorista

Pero, para algunos motoristas, este tipo de prácticas son uno de sus hobbies favoritos. Sin embargo, aquí está la prueba de que por mucho que controles, en cualquier momento todo puede torcerse. Este motorista hace el caballito como nadie y se la acaba pegando como muchos. 

Caso aparte es que, ya que vas a hacer un caballito, por lo menos, intenta llevar la indumentaria correcta para minimizar los daños en caso de tener un susto y no vayas en manga corta... El accidente pone los pelos de punta. Pierde el control y sale despedido por encima de la moto. Pero tranquilos, el motorista se levanta por su propio pie, con la diferencia de saber qué por mucho que domine el caballito, se la puede pegar como todos. 

Y además