Skip to main content

Noticia

Motor

VÍDEO: En algún lugar del mundo, la diversión se lleva a cuestas

Cómo se lo pasan algunos

Para divertirse sólo hay que tener ganas de hacerlo, como es el caso del conductor de este vídeo que lleva un ‘Side By Side’ acoplado en el techo de su vehículo. 

Te interesa: ¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

Dicen “que no es dónde si no con quién”. Por eso, en algún lugar del mundo, la diversión se lleva a cuestas, colgando una especie de buggy del techo de su coche sin ningún tipo de elemento de seguridad ni enganche aparente más que una pequeña baca. Y a juzgar por sus caras, podríamos arriesgarnos a decir que no se están aburriendo precisamente. 

Un remolque poco fiable 

Si la policía de este sitio se encuentra a este conductor, lo más seguro es que se lleve una receta a casa. Porque remolcar un ‘Side By Side’ acoplado encima de tu coche, encajado y sin ningún tipo de sistema de agarre, no es precisamente, la forma más segura de hacerlo. 

No te pierdas esto: VÍDEO: Se le ha ido la mano con el tuning de su coche

Los ‘Side By Side’ son un tipo de vehículos, muy parecidos a los típicos buggys, que se han ganado la fama por su categoría en el Dakar, categoría que se denomina así, ‘Side By Side’. Estos coches son divertidos, no tiene puertas, muy fiables y tienen un gran rendimiento en terrenos off-road, gracias a sus ruedas reforzadas y las protecciones del chasis. 

Con opciones a ganar

Los típicos vehículos con los que se sale a divertirse al desierto o a una zona de arenas y dunas. Pues bien, estos tipos llevan uno de estos vehículos encima de su propio coche. Las ruedas caen por delante y detrás del cristal y se aprecia que la carrocería está más baja, casi rozando el suelo por el peso del buggy. 

Sea como fuere, no es lo más seguro, ni lo más normal, pero no se ven cosas así todos los días. En este lugar del mundo, la diversión se lleva a cuestas, aunque eso signifique llevar un coche ‘Side By Side’ enganchado en el techo de un coche. Tiene tan poco sentido que nos encanta. 

Y además