Skip to main content

Noticia

F1

La verdadera prueba de que McLaren no confía en el motor Honda

Stoffel Vandoorne en parrilla

La colaboración técnica entre McLaren y Honda, iniciada en 2015, ha estado marcada por la falta de fiabilidad y eso no solo ha cansado a los seguidores del equipo…

Cuando cayó la noche en Abu Dhabi el miércoles, se cerró el telón a una larga temporada de Fórmula 1 con el último día de test en el Circuito de Yas Marina. Se acaba, también, una dura colaboración técnica entre McLaren y Honda que ha dado muchos dolores de cabeza a ambos. Esto ha permitido que uno de los ingenieros del equipo de Woking desvele uno de sus secretos, la prueba de que McLaren no tiene confianza en Honda.

Stoffel Vandoorne, en los test F1 Hungría

En el último día de pruebas en el Circuito de Yas Marina, McLaren ha tenido a Stoffel Vandoorne y a Lando Norris al volante de sendos MCL32 y, entre los dos, han completado un total de 221 vueltas. No ha habido problemas graves de fiabilidad, lo que muestra el gran avance que ha hecho Honda desde el inicio de la temporada.

Sin embargo, esto no ha sido suficiente para que McLaren siga confiando en los japoneses y por ello han firmado con Renault de cara a las tres próximas temporadas. En el equipo incluso hay grandes esperanzas depositadas en un motorista que promete dar un buen impulso a la escudería de Woking.

Se podría decir que incluso hay cierto alivio en los ingenieros, que no quieren seguir cambiando motores día sí y día también por problemas mecánicos. La mejor prueba ha llegado a través de Twitter, donde el ingeniero de pista de Stoffel Vandoorne, Tom Stallard, ha confesado la curiosa apuesta que tiene con su piloto.

Stallard compartió en Twitter la noticia de que los dos pilotos presentes en el test habían completado más de 200 vueltas y comentó: “Desafortunadamente, la tradición en McLaren F1 dice que si damos más de cien vueltas, el ingeniero de carrera tiene que comprar las cervezas. Ha sido un test caro para mí y para Will Joseph (otro de los ingenieros”.

Más allá de la curiosa anécdota, este tweet del trabajador de McLaren muestra el punto de desconfianza que han llegado a tener los integrantes de la escudería en su propio motor. Sin ir más lejos, en los test de pretemporada cada año era difícil que los coches de Woking superaran la media centena de giros a un circuito.

Esperemos, por el bien de la F1 en general, que en los próximos test invernales tanto McLaren como Toro Rosso – el primero con motor Renault y el segundo con Honda – puedan superar sin ningún problema esas cien vueltas que seguro tanto han dado que hablar estos tres años de McLaren-Honda.

 

Imagen: Sutton Motorsport

Lecturas recomendadas