Logo Autobild.es

Vas a alucinar con lo que cuesta reparar este Fisker Ocean, y no es broma

Vas a alucinar con lo que cuesta reparar Fisker Ocean, y no es broma

Este Fisker Ocean sufrió un siniestro total tras recibir un pequeño golpe en la puerta. No te imaginas lo que cuesta repararlo. Te lo contamos aquí.

Los golpes en las puertas y los pequeños roces en la carrocería son algunos de los daños más frecuentes que se producen diariamente. Normalmente, las compañías de seguros gestionan estas reparaciones sin ningún tipo de problema. Sin embargo, cuando el vehículo en cuestión es un Fisker Ocean, las cosas pueden complicarse. 

Un pequeño accidente que terminó en tragedia

Después de que alguien golpeara el Ocean de Joy Wanner mientras tenía la puerta del vehículo abierta, los daños parecían menores. Sin embargo, al cabo de unas semanas, la compañía de seguros de Wanner declaró como siniestro total el SUV de la empresa Fisker, que estaba al borde de la quiebra. 

Warner creía de verdad en Fisker. Optó por comprar el Ocean, su segundo vehículo eléctrico. Sin embargo, su entusiasmo se desvaneció casi de inmediato. "Fue una montaña rusa emocional", cuenta a Carscoops

Fisker Ocean

"Un día funcionaba bien y, al siguiente, una nueva luz de advertencia parpadeaba o sonaba. Era muy frustrante pagar tanto dinero por un coche para que te fastidiara cada vez que lo usabas", explica el dueño del Fisker Ocean. 

Una factura de más de 50.000 dólares 

El accidente de la puerta del Fisker ocurrió el pasado 15 de marzo. Sin embargo, Wanner no sabía qué pasaría cuando llegó el perito al cabo de cuatro días. Tras la inspección, detectaron dos problemas principales. En primer lugar, había daños superficiales en el pliegue de la puerta

Puerta del Fisker Ocean
Puerta del Fisker Ocean

En segundo lugar, una bisagra también estaba rota. El perito estimó inicialmente que costaría 910 dólares arreglarlo, pero también admitió que, en realidad, sería mucho más alto, ya que no estaba familiarizado con el vehículo. 

El mayor escollo del coche eléctrico ha sido superado: carga del 10 a 80% de su batería en sólo 10 minutos

Esos dos componentes dañados resultaron insalvables debido a la falta de piezas disponibles, tal y como afirma Wanner. También señala que la propia Fisker no ha sido de gran ayuda durante este proceso. "Todavía no he recibido ni siquiera un título de Fisker. Es imposible obtener respuestas o ayuda", afirma.

Poco más de 30 días después del accidente, la compañía de seguros le extendió un cheque por valor de 53.303 dólares. "Perdimos más de 20.000 dólares de inversión en este coche eléctrico y no puedo despedirme lo suficientemente rápido", dijo Joe a un grupo de fans del Fisker Ocean en Facebook. Pero no sólo eso, sino que, al aparecer, la lista de problemas iba in crescendo. 

"Los retrasos en la entrega, la mala gestión del papeleo, los problemas con los informes y la obtención de números de casos que desaparecen en el aire, las misteriosas luces y sonidos de advertencia, estar atrapado en el interior del vehículo, un sistema de navegación anticuado y poco fiable, un llavero barato apenas operativo…” 

Vas a alucinar con lo que cuesta reparar Fisker Ocean, y no es broma

“Este vehículo se quedó muy, muy por debajo de nuestras expectativas y muy por debajo de mis altos estándares. Espero que Henrik Fisker pierda hasta el último centavo que tenga y les deseo la mejor de las suertes", dijo Wanner. 

volvo ex30

“De ninguna manera invertiremos en otra empresa emergente” 

Más allá del impacto financiero, esta experiencia ha hecho que Wanner pierda la fe en casi todas las marcas nuevas de coches eléctricos. En su búsqueda de un sustituto para el Ocean, exploró varias opciones, incluida la consideración de un Rivian, pero finalmente decidió no comprarlo.

"De ninguna manera invertiremos en otra empresa emergente de vehículos eléctricos... aprendimos la lección", dijo. Al final, se decantó por un Tesla Model Y por varias razones, como la autonomía, las prestaciones, la red de recarga y la relación calidad-precio. 

"No buscamos venganza. Realmente creímos en esta empresa, pedimos el vehículo y esperamos más de 2 años para recibirlo, e invertimos en acciones. Cuando lo encargamos, era el eléctrico con mejores prestaciones. Eso cambió rápidamente. En general, el coche es genial. Conducía muy bien. El software era una pesadilla y la empresa una broma. Todo muy triste", concluye. 

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.